Las amenazas de terrorismo y ciberdelincuencia convierten a la seguridad privada en un sector en auge

El director de los Títulos Propios de la UPO para obtener la habilitación de Detective Privado, Eugenio Pizarro, asegura que el sector demanda profesionales cualificados y especializados

 Los recientes ciberataques sufridos por numerosas empresas a nivel mundial, la ciberdelincuencia o el terrorismo yihadista ponen en alerta a la población y la sociedad demanda medidas de seguridad más especializadas y orientadas a la protección de las áreas más vulnerables. Por este motivo, se crean nuevas divisiones dentro de las empresas de seguridad y se exigen a los profesionales nuevas capacidades y cualificaciones, tal y como asegura Eugenio Pizarro, director de los títulos propios de la UPO que habilitan para Detective Privado.

Un sector, el de la seguridad privada, que desde 2015 aporta síntomas de recuperación y crecimiento y que factura más de tres mil quinientos millones de euros ocupando a cerca de noventa mil trabajadores. Además, como señala el profesor Pizarro, “España es uno de los únicos países del entorno donde el número de trabajadores de la Seguridad Pública venía duplicando a los de la Seguridad Privada, por lo que la tendencia de crecimiento de esta última es imparable ya que cuenta con numerosos nichos de empleo y actividad hasta acercarse a la media europea”.

Ante esta demanda, el sector exige profesionales cualificados y especializados ya que su función es “fundamental para garantizar a la sociedad el principio constitucional a la seguridad” no solo deben prevenir y proteger ataques a la propiedad ajena, pública o privada, sino que su perfil es mucho más completo, y pueden “realizar funciones de investigación (detective privado), protección de personas (escolta), protección de transporte de seguridad y explosivos, sistemas electrónicos y físicos de seguridad, etc., así como la protección de infraestructuras estratégicas y críticas”, apunta Pizarro.

Para dar respuesta a ello, la Universidad Pablo de Olavide ha apostado desde hace una década por la formación de profesionales de alta responsabilidad en el sector de la seguridad privada y el director de estos cursos señala que ha podido comprobar cómo se han aplicado estos conocimientos a importantes entidades y empresas como Metro de Sevilla, Airbus, Fibes o Emasesa, entre otras.

Además, en los últimos dos años se ha puesto en marcha los Diplomas de Extensión Universitaria en Seguridad y Sociedad y Técnicas de Investigación, dos títulos propios que junto al de Detective Privado que comenzará el próximo curso, componen la oferta formativa para obtener la habilitación de Detective Privado, orientado a quienes deseen ejercer esta profesión. Tres cursos continuaos al final de los cuales el alumno obtendrá el título de Detective Privado, tal como establece la normativa vigente de la Secretaría de Estado de Seguridad. Más de 1.800 horas de formación a lo largo de tres cursos que buscan “formar a los alumnos como profesionales cualificados, no únicamente titulados”.

Para el director de estos títulos, la formación debe contar con tres pilares básicos: conocimientos teóricos del ámbito jurídico, técnicas de investigación, y lo más importante, conocimientos prácticos para desenvolverse en la profesión. De hecho, señala que “en España tenemos a los detectives más formados, lo cual es una doble garantía: por un lado, el conocimiento jurídico que les impedirá vulnerar derechos de terceros, pero también una garantía de éxito en las investigaciones y defensa de las mismas ante los tribunales”.

La metodología, aplicada en grupos reducidos para garantizar el perfeccionamiento, redunda en la importancia de los aspectos prácticos en los que se desenvolverán los alumnos, combinando en ellos tanto las materias teóricas como las técnicas. Una metodología semipresencial en la que contarán con profesores y especialistas en Derecho y jueces, para las materias más teóricas; profesionales de la Seguridad Pública, para las materias más técnicas y detectives privados para las materias más prácticas. Además, entre los temas abordados destacan el tratamiento del Derecho en sus diferentes áreas (constitucional, penal, civil), normativas de seguridad y técnicas de investigación.

Estos títulos propios de la UPO, gestionados por la Fundación Universidad Pablo de Olavide, se realizan desde el curso 2015/2016 en colaboración con el Instituto de Planificación y Gestión y con el apoyo de la Asociación de Profesionales de Seguridad Privada APROSIP. De esta forma, el próximo año se completará la primera promoción de detectives privados de estos estudios.

Para más información: Diploma de Extensión Universitaria Seguridad y Sociedad, Técnicas de investigación y Detective Privado