“El yihadismo sitúa a Ceuta y Melilla en el mismo grado de victimización que enclaves como Jerusalén o Grozni”

El profesor de la Universidad Pablo de Olavide, Manuel Ricardo Torres Soriano, ha asegurado que aunque España comparta con otros países occidentales los mismos argumentos de culpabilización por parte de los grupos terroristas yihadistas, como ser aliado activo de los Estados Unidos, formar parte de la coalición militar internacional que ‘ocupa’ tierras musulmanas y desempeñar una actividad contraterrorista intensa, “posee unas características singulares que agravan la amenaza, puesto que el yihadismo percibe a España como ocupante ilegítima de Al Andalus”.

El experto en terrorismo yihadista ha añadido además que a esta peculiaridad histórica, se añaden las reivindicaciones sobre Ceuta y Melilla: “Su ubicación geográfica en el norte de Marruecos, junto con la abundante población musulmana de ambas ciudades, ha servido como base para que el yihadismo sitúe Ceuta y Melilla en el mismo plazo de victimización que otros enclaves emblemáticos, como Jerusalén o Grozni”.

Torres Soriano ha realizado estas declaraciones con motivo de la organización del curso on line de la Universidad Pablo de Olavide “Análisis del Terrorismo Yihadista, Insurgencia y Movimientos Radicales, VIII Ed”, que dirige. El principal objetivo de este programa formativo es formar a especialistas para que puedan desempeñar con eficacia labores profesionales relacionadas con el análisis y la gestión pública de los problemas relacionados con el terrorismo y la violencia política.

El mito de Al-Andalus como tierra arrebatada al Islam sigue muy presente en el imaginario del terrorismo yihadista, entendido como una referencia simbólica que se utiliza para señalar no sólo un periodo de esplendor que debe ser recuperado, sino también para afirmar que la yihad no finalizará hasta que el Califato se extienda por todas las tierras musulmanas, incluyendo la “perdida Al-Andalus”, la cual supone el punto de cierre en Occidente de este proyecto político-religioso. “A pesar de que esta invocación tiene un importante componente retórico, no debe despreciarse su impacto sobre la amenaza que sufre España”, según este experto.

En su opinión, España está en el punto de mira de la propaganda yihadista, lo que es un indicativo claro del grado real de la amenaza que afronta nuestro país. De esta manera, el profesor ha explicado que “uno de los indicadores más relevantes del nivel de amenaza terrorista sobre un país es la actividad propagandística de las organizaciones terroristas. Así, los grupos no sólo reiteran sus demandas y tratan de legitimar su existencia y acciones, sino que también facilitan una gran cantidad de información sobre prioridades y objetivos. En 2016 se alcanzó el mayor número de menciones a España en la propaganda de estas organizaciones”.

En este sentido, y según el último informe de Europol para el año 2016, España fue el tercer país de la Unión Europea donde más detenciones de terroristas se produjeron, sólo superado por Francia y Reino Unido, cifras que evidencian “el grado de actividad terrorista en nuestro país, pero también la eficacia de nuestras agencias de seguridad”, concluye el director del curso.

Para ampliar la información sobre este curso: ANÁLISIS DEL TERRORISMO YIHADISTA, INSURGENCIA Y MOVIMIENTOS RADICALES, VIII ED

La UPO y el Colegio de Médicos ponen en marcha el título “Experto en cuidados paliativos y atención integral”

El rector de la Universidad Pablo de Olavide, Vicente Guzmán, y el presidente del Colegio Oficial de Médicos de Sevilla, Juan Bautista Alcañiz, han firmado hoy el convenio para la impartición del nuevo Título Propio 

El rector de la Universidad Pablo de Olavide, Vicente Guzmán Fluja, y el presidente del Real e Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Sevilla, Juan Bautista Alcañiz Folch, han firmado hoy en el Rectorado el convenio de colaboración entre ambas entidades por el que se pone en marcha el nuevo Título Propio de la UPO “Experto en Cuidados Paliativos y Atención Integral al Paciente y su Entorno”.

 

El objetivo de este nuevo título, gestionado por la Fundación de la universidad, es fomentar el desarrollo y la formación profesional del personal médico y de quienes realizan sus actividades en el entorno de la salud, así como en las actividades dirigidas a mejorar la atención a las personas enfermas. Para ello, la dirección académica de la titulación ha recaído en Francisco Oliva Blázquez, profesor del Departamento de Derecho Privado de la UPO, y la dirección ejecutiva en Sebastián Martín Recio, médico colegiado.

 

La concepción multidisciplinar e integral de este curso permitirá a los profesionales implicados en el abordaje del paciente terminal, adquirir conocimientos generales y específicos de otras áreas diferentes a su trabajo profesional de partida. Se trata de aportar al alumnado un conocimiento general del proceso de la muerte, de las demandas y necesidades de los pacientes terminales, sus familias y entornos más próximos. De este modo, estudiantes provenientes de áreas como la psicología o el trabajo social, del ámbito propiamente médico y de enfermería, mediante clases y talleres específicos en las áreas clínico médicas y de enfermería, adquirirán conocimientos sobre los cuidados paliativos; en talleres de dinámicas grupales, se formarán sobre los procesos vivenciales del duelo y del afrontamiento de la muerte, o conocimientos muy concretos del área jurídica relacionados con la legislación referida al derecho a la muerte digna, a la eutanasia y a las últimas voluntades o testamentos vitales. En su primera edición, este título cuenta con quince alumnos que reciben su formación en el aula 10 de edificio 13 y cuyas clases se prolongarán hasta el mes de julio. El plan de estudios se divide en cuatro módulos: área jurídica; clínico médica; psicológica; y antropológica, cultural y espiritual.

 

El rector se ha referido al convenio suscrito como el primer paso de una colaboración con el Colegio de Médicos que se ampliará con el tiempo porque “vivimos en un mundo cambiante, con exigencias profesionales mayores y de actualización de conocimientos”. “Los cuidados paliativos son una necesidad que existe en la sociedad y corresponde a las entidades públicas dar respuesta a ella, incrementando la oferta en este aspecto. Así, la universidad cumple con su cometido, prestando el mejor servicio posible a las personas”, ha señalado Vicente Guzmán.

 

Por su parte, Juan Bautista Alcañiz ha calificado de honor la firma de este convenio porque “desde el primer momento, tuvimos la oportunidad de plantear esta colaboración en todo lo que estuviese relacionado con nuestra profesión. La docencia y la formación continua es uno de los pilares del Colegio de Médicos y prueba de ello es la valoración periódica continua a la que se someterán los galenos cada seis años”. El presidente del Colegio se ha referido al Plan Andaluz de Cuidados Paliativos de la Junta de Andalucía como una demanda social importante y una obligación formativa para los galenos y galenas.

 

El Colegio Oficial de Médicos de Sevilla se remonta a 1895 cuando el Ministerio de Fomento le concede el carácter de Corporación Oficial. Sus objetivos fundamentales son la ordenación del ejercicio de la profesión médica, la representación exclusiva de la misma y la defensa de los intereses profesionales de los colegiados y colegiadas.

“El ser humano aprende por imitación, todo lo que somos lo transmitimos de una forma consciente o no”

Alma Serra, directora del Máster en Educación Emocional e Inteligencias Múltiples de la UPO, alude al ritmo frenético en el que vivimos como causa de los problemas en el desarrollo del alumnado

 

¿Es posible que los adultos no transmitamos nuestro emocionario a los más pequeños? “Imposible”, así responde Alma Serra, directora ejecutiva del Máster en Educación Emocional e Inteligencias Múltiples de la UPO, que comienza la próxima semana su segunda edición, y para quién “la neurociencia está dando pasos agigantados en relación con el estudio de las neuronas espejo y su determinante influencia en áreas como la educación o la psicología social”. El ritmo frenético de la sociedad actual influye en los adultos y por ende en los niños provocando dificultades en el desarrollo del alumnado: “niños hiperestimulados, incapacidad para mantener la atención durante un tiempo determinado, relaciones violentas, reacciones emocionales incoherentes, aislamiento…”.

La educación se convierte en este escenario en el motor perfecto para el desarrollo y la estimulación de los más pequeños, y ante tales retos el modelo de educación emocional se presenta como el más plausible, “es imposible educar  sin emociones porque el ser humano es consustancialmente emocional”, afirma Serra. Un nuevo modelo para gestionar emociones en el aula eliminando el autoritarismo, la imposición, el miedo, la desmotivación y la lucha de poder.

 

La clave es la autorregulación, desde el nivel fisiológico al cultural, pasando por el psicológico, social y espiritual. Un niño educado desde este nuevo paradigma emocional es capaz de aprender. “Es importante señalar que la creatividad, el desarrollo personal y la libertad de elección no genera a alumnos más inteligentes per se, si no va de la mano de la autorregulación psicológica y para que una persona se autorregule, necesita límites internos y externos” apunta la directora.

 

En este sentido, el de la autorregulación del niño, influye la educación en las aulas, tanto es así que Serra apuesta por formar a educadores que sean capaces de identificar las necesidades del alumno y saber satisfacerlas por sí mismos para poder fomentar la autorregulación en el aula. “Nuestro máster es el camino para saber qué competencias tengo como docente, identificar cuáles quiero desarrollar, cuáles necesitan mis alumnos desarrollar y ponernos manos a la obra con ello”, indica Serra.

 

Como complemento, esta segunda edición del máster, introduce en los contenidos del curso un programa de Mindfulness que busca completar el desarrollo del docente a la hora de permitir y canalizar la autorregulación de sus alumnos. “Desde nuestro enfoque, para autorregularse hay que parar, respirar, conectar, escuchar y escucharse y desde ahí, ponerse en el lugar del otro y resolver lo que ocurra en cada momento”, una técnica, la que explica Serra, que día a día está obteniendo excelentes resultados tanto en aplicaciones clínicas como educativas.

 

El Máster en Educación Emocional e Inteligencias Múltiples de la UPO, como título propio, gestionado por la Fundación, busca formar a educadores en un nuevo modelo cuyo referente sea una nueva forma de entender la relación docente-alumno, con técnicas como el mindfulness, referente actual en desarrollo personal. “Mindfulness es empatía con la persona que tenemos delante, es escucha interna y externa, es respecto a nosotros mismos, nuestro sistema, nuestro entorno y la naturaleza”, apunta Serra.

 

Unos estudios con una formación eminentemente práctica en la que los alumnos, como futuros educadores, interiorizarán técnicas prácticas de trabajo con niños, adolescentes y adultos para desarrollarlas en el día a día en el aula o en espacios de enseñanza no formales. El máster se imparte de forma presencial de octubre a junio, los miércoles y jueves en horario de 16,00 a 21,00 horas en la Universidad Pablo de Olavide.

 

Más información en: Máster en Educación Emocional e Inteligencias Múltiples

La Universidad Pablo de Olavide inaugura la primera edición del Máster en Psicología Legal y Forense

Es un título propio pionero en la provincia y que responde a la relevancia que esta disciplina está adquiriendo actualmente

Eugenio Pizarro, director académico del título, afirma que “la presencia de peritos profesionales en el ámbito judicial se ha convertido en imprescindible”

 

La Universidad Pablo de Olavide ha inaugurado la primera edición del Máster en Psicología Legal y Forense, un título propio gestionado por la Fundación UPO, que se presenta como pionero en la provincia y que responde a la relevancia que esta disciplina está adquiriendo en nuestro país, donde cada día jueces y abogados demandan más informes periciales tanto en el ámbito penal como en el civil.

 

Por ello, Eugenio Pizarro, director académico de este Máster, señala que “la presencia de peritos profesionales en el ámbito judicial se ha convertido en imprescindible, y esta presencia requiere de un trabajo especializado que sepa dar una respuesta adecuada y eficaz a las necesidades del ámbito judicial y pericial”.

 

La evaluación psicológica forense se ha extendido a múltiples campos. Si nos ceñimos sólo a los ámbitos civil y penal, es preciso decir que jueces, fiscales y abogados suelen solicitar dictámenes periciales sobre las posibles alteraciones mentales de los autores de delitos graves, como en casos de violencia contra la pareja, agresiones sexuales u homicidios; sobre la predicción del riesgo de violencia futura en personas que han cometido un delito violento; la credibilidad del testimonio en víctimas de abuso sexual infantil o sobre el daño psicológico en las víctimas de delitos violentos.

 

Y a nivel práctico, “lo que es sumamente importante, los dictámenes periciales, a diferencia de las evaluaciones clínicas, se van a caracterizar por la enorme influencia que pueden tener en el futuro de los sujetos evaluados. En el sistema penal, por ejemplo, la imputabilidad de un acusado, así como la apreciación de eximentes o atenuantes, dependerá en gran medida de la evaluación forense”, tal y como señala el profesor de la UPO.

 

En este sentido, si bien el informe pericial no es vinculante para el juez, “qué duda cabe que tiene un peso relevante en sus decisiones”, apunta Pizarro. Aunque no existe todavía regulación en España, se prevé que en un futuro cercano solo puedan presentar informes sobre el comportamiento dentro del ámbito judicial, aquellos que puedan demostrar una formación adecuada para asumir la realización de informes y que les capacite para el ejercicio profesional.

 

Para suplir estas carencias, ya que solo se imparten títulos similares en Madrid, Barcelona, Valencia y Granada, la UPO ha puesto en marcha este máster: “Entendemos que apostar por la formación de profesionales en el campo de la Psicología jurídica amplía las posibilidades de empleabilidad de los mismos, permitiendo desarrollar sus funciones en las áreas de Psicología aplicada a los tribunales, penitenciaria, atención a víctimas, Psicología pericial familiar, mediación, riesgos laborales o indemnizaciones por daños”, sostiene el director de máster.

 

Con la realización de este título, los alumnos podrían ofrecer sus servicios y trabajar en oficinas de atención a víctimas de delitos y/o faltas, juzgados, prisiones, centros de menores, programas de intervención de familias en conflicto, servicios de mediación civil y familiar o programas de atención a mujeres maltratadas.

 

El máster está indicado especialmente para licenciados o graduados en Psicología, Derecho y Criminología, con el fin de adquirir los conocimientos necesarios para la elaboración de informes periciales en el ámbito judicial, según sus respectivas especialidades. Así como orientar o asesorar como expertos a los órganos judiciales o adquirir habilidades para la elaboración y defensa de informes forenses, entre otras capacidades.

 

Además, este título propio combina clases presenciales y virtuales para facilitar al alumno la gestión de su tiempo de estudio y para responder a aquellos profesionales que están trabajando y desean ampliar su formación con este máster. Las clases presenciales se impartirán los jueves, de septiembre a abril, en horario de 16,00 a 20,00 horas en el Edificio 25, Seminario 101.

 

Más información en: Máster en Psicología Legal y Forense

 

“La persona que se suicida no quiere acabar con su vida, sino poner fin a su sufrimiento”

El director del Máster en Conducta Suicida de la UPO, Andoni Anseán, asegura que el suicidio es uno de los grandes tabúes de la sociedad española y está asociado a un fuerte oscurantismo mediático

Las muertes por suicidio son la principal causa de muerte no natural en España, produciendo más del doble de fallecimientos que los accidentes de tráfico, 13 veces más que los homicidios y 67 veces más que las acaecidas por violencia de género, pero socialmente no se ven. Entre los varones de 15 a 29 años es la primera causa absoluta de muerte y la segunda, después de los tumores, en mujeres de esa franja de edad. Así lo asegura el psicólogo Andoni Anseán Ramos, director del Máster en Conducta Suicida de la Universidad Pablo de Olavide y presidente de la Fundación Salud Mental España para la prevención de los trastornos mentales y el suicidio (FSME).

Sin embargo, el suicidio sigue siendo uno de los grandes tabúes de la sociedad española y está asociado a un fuerte oscurantismo mediático. Como afirma Anseán, “no está tampoco en las agendas políticas, sociales o sanitarias. Nosotros les llamamos las muertes invisibles porque parece que, socialmente, no se ven”.

Las cifras hablan por sí solas. En el año 2015 fallecieron por suicidio en nuestro país un total de 3.602 personas, de acuerdo a los datos del Observatorio del Suicidio del FSME, recopilados a partir de las estadísticas del INE de ese año, las últimas disponibles en la actualidad. En coherencia con el mayor volumen de población, Andalucía registra el mayor número de suicidios en España, concretamente 682 en 2015, aunque su tasa está en la media estatal, en torno a 8 muertes por 100.000 habitantes. En el caso de Sevilla, fallecieron por suicidio 127 personas, de las que un 83 por ciento (105) fueron hombres.

Aunque el instinto de supervivencia es innato en las personas, este instinto puede quedar en segundo plano y la persona puede atentar contra su propia vida. Esto ocurre cuando “el sufrimiento es insoportable y no se ve otra solución a ese sufrimiento más que la muerte. No hay que olvidar que nadie que es feliz se suicida, que el suicida no quiere morir y mucho menos matarse y que no quiere acabar con su vida, sino con su sufrimiento. En otros casos, como pueden ser trastornos psicóticos, el suicidio puede ser resultado de obediencia a órdenes alucinatorias o, en casos como las fases maníacas, pueden llevar a comportamientos arriesgados e impulsivos que pueden desembocar en un suicidio”, sostiene Andoni Anseán.

Como siempre, depende de cada caso y situación. Y es que en relación a las causas de un suicidio, el director del máster explica que “hay tantas causas como personas que se suicidan. Detrás de ellas hay una mezcla personal de factores de riesgo y factores precipitantes que, junto con la ausencia o disminución de factores protectores hacen que una persona presente conducta suicida, entendida ésta como ideación, intento o suicidio”.

La familia y otras personas allegadas sufren especialmente el hecho de que una persona decida quitarse la vida. Tanto, que la demolición emocional que se sufre tras un suicidio es devastadora, además de inesperada, y su duelo es uno de los más complicados de elaborar. “La OMS refiere que por cada suicidio hay seis personas afectadas directamente. La muerte por suicidio genera mucha culpa entre los allegados. En muchos casos, tendrán que aprender a convivir con ella, junto con la pena por la pérdida, de por vida”, apunta el presidente de la FSME.

Aún así, el suicidio se puede prevenir: “Esta prevención debe girar en torno a la sensibilización social, la formación de profesionales, la limitación de acceso a medios letales, la protocolización de actuaciones, la coordinación entre diferentes instituciones, la atención a supervivientes, etc. Es decir, sabemos cómo prevenir el suicidio, pero no lo hacemos”, apunta Andoni.

 

Sin embargo, “en general, en España no se realizan acciones preventivas de esas muertes evitables. A nivel autonómico, las experiencias son todavía escasas y muy recientes. Es el caso de Andalucía, que participó en su día en el proyecto europeo Euregenas, pero que actualmente no posee plan, programa o estrategia autonómica de prevención del suicidio, aunque incluye actuaciones dentro del III Plan Integral de Salud Mental”, declara Anseán.

 

En el Máster de Conducta Suicida de la Universidad Pablo de Olavide, cuya tercera edición comenzará el próximo mes de noviembre, se abordan todos los temas que influyen en la conducta suicida. Hay una primera parte de aproximación epidemiológica, histórica y cultural, que sirve para sensibilizar al alumnado sobre este problema; otra parte de evaluación del riesgo suicida, otra sobre intervención en la conducta suicida y otra sobre las personas que sobreviven al suicidio de un ser querido.

 

“Después del máster, el alumno será un gran experto en el tema, especialmente en cuanto a su detección y abordaje. Es un programa docente de alta especialización que capacita para la prevención, intervención y postvención en conducta suicida”, concluye Andoni Anseán.

 

Para más información sobre el máster: MÁSTER EN CONDUCTA SUICIDA

 

La UPO acoge el examen final de los alumnos del Máster en Interpretación de la Guitarra Clásica

Es un acto público en el que interpretan diferentes piezas musicales de todos los periodos de la historia y que les permitirá obtener el título.

Estos alumnos participarán también en el Festival de la Guitarra que se celebrará en Sevilla el próximo mes de octubre

 La Universidad Pablo de Olavide ha acogido durante el día de hoy el examen final de la segunda edición del Máster en Interpretación de la Guitarra Clásica. Un acto público en el que los alumnos tienen que interpretar diferentes piezas musicales de todos los periodos de la historia para demostrar su conocimiento y destreza y que les permitirá obtener este título de postgrado.

Este acto que ha comenzado a las 09,00 de la mañana en el Paraninfo de la UPO y que se celebrará hasta las 16,00 horas, contará con las interpretaciones de los alumnos Christian Cruz, Agatha Moreau, Elizabeth Myers, Thomas Bégin y Marlène Demers-Lemay ante un jurado presidido por Raúl Fernández Sánchez-Alarcos, director académico del máster, Francisco Bernier, director ejecutivo de este título y Antonio Duro, profesor del Conservatorio Superior de Sevilla.

Además, estos alumnos participarán en el programa del próximo Festival de la Guitarra que se celebrará en Sevilla en el mes de octubre y han finalizado recientemente su participación en el segundo ciclo “Sonidos del Alcázar a la Guitarra”, una iniciativa de este título propio en el que los estudiantes han expuesto sus dotes artísticas en alguno de los seis conciertos celebrados entre los meses de abril y junio en la Capilla Gótica del Alcázar de Sevilla.

Con todas estas actividades, la guitarra se convierte en el elemento esencial y nexo de conexión entre los alumnos de este máster, procedentes de países como Estados Unidos, Polonia, Japón, Canadá, México, Paraguay, Francia, Portugal, Italia, Filipinas, Autralia y España. Una conexión en torno a la guitarra como instrumento que “permite diferentes aproximaciones al hecho musical, desde la más básica pasando por lo popular a la música más culta”, según señala Bernier.

Este máster ofrece también la posibilidad de grabar un disco a uno de los egresados de cada promoción. De hecho, actualmente se está preparando la grabación del disco de José Carlos Cabrera, egresado de la primera edición.  El disco que versará sobre la obra del compositor paraguayo Agustín Barrios Mongoré, será grabado por Constrastes Records, con sede en Londres, y distribuido internacionalmente por Universal Music Group.

El objetivo principal de este máster, gestionado por la Fundación Universidad Pablo de Olavide, es ofrecer una formación avanzada y especialización profesional en el campo de la interpretación musical, promoviendo el sentido crítico para potenciar el trabajo auto-dirigido o autónomo. Tal y como señala el director ejecutivo, “queremos preparar a los músicos al máximo nivel para la entrada al mundo laboral profesional, y proporcionar el conocimiento, la flexibilidad y la imaginación para que pueda desarrollar una praxis profesional en la vida artística actual”.

Este título tiene una duración de un año académico y ya está abierto el plazo de preinscripción para la tercera edición del máster que comenzará en octubre y se impartirá en la Universidad Pablo de Olavide y en la Sala de la Fundación Cajasol. Además, las clases que se impartirán los viernes y sábados hasta el mes de junio “permiten al alumno estar en contacto con siete grandes artistas del mundo de la guitarra clásica de forma intensiva”.

Para acceder a este máster los alumnos previamente deben pasar una prueba que consiste en interpretar un programa de treinta minutos, grabarlo y enviar el vídeo. Posteriormente la comisión académica decidirá entre los alumnos que demuestren un nivel académico acorde a los estudios, ya que éstos “buscan ser un modelo de especialización para aquellos que demuestran poseer una amplia base de conocimientos”. Se dirige principalmente a licenciados, graduados y titulados superiores de enseñanzas artísticas oficiales que aspiren a una formación específica y rigurosa.

Entre los temas abordados en los planes de estudio destacan las músicas de los siglos XV, XVI, XIX y XX, así como también la especialización en guitarra de la música de cámara y latinoamericana. Un total de 60 créditos ECTS impartidos de manera presencial y que aporta competencia artística y científica al alumno referida a la música de todos los estilos y épocas, así como aptitud pedagógica y organizativa en el ámbito artístico-musical.

Bernier apunta que son muchos los beneficios que aporta la música, señalando que es además la manera que tiene el ser humano para expresarse y representar diferentes sensaciones, ideas o pensamientos. Y más concretamente sobre la guitarra afirma que “es un instrumento polifónico con unas cualidades sonoras y colorísticas inmejorables que le proporcionan una gran capacidad para emocionar y seducir al oyente”, algo que le convierte en el instrumento de cuerda más querido y tocado del mundo.

Más información en: Máster en Interpretación de la Guitarra Clásica

 

 

 

 

 

Las amenazas de terrorismo y ciberdelincuencia convierten a la seguridad privada en un sector en auge

El director de los Títulos Propios de la UPO para obtener la habilitación de Detective Privado, Eugenio Pizarro, asegura que el sector demanda profesionales cualificados y especializados

 Los recientes ciberataques sufridos por numerosas empresas a nivel mundial, la ciberdelincuencia o el terrorismo yihadista ponen en alerta a la población y la sociedad demanda medidas de seguridad más especializadas y orientadas a la protección de las áreas más vulnerables. Por este motivo, se crean nuevas divisiones dentro de las empresas de seguridad y se exigen a los profesionales nuevas capacidades y cualificaciones, tal y como asegura Eugenio Pizarro, director de los títulos propios de la UPO que habilitan para Detective Privado.

Un sector, el de la seguridad privada, que desde 2015 aporta síntomas de recuperación y crecimiento y que factura más de tres mil quinientos millones de euros ocupando a cerca de noventa mil trabajadores. Además, como señala el profesor Pizarro, “España es uno de los únicos países del entorno donde el número de trabajadores de la Seguridad Pública venía duplicando a los de la Seguridad Privada, por lo que la tendencia de crecimiento de esta última es imparable ya que cuenta con numerosos nichos de empleo y actividad hasta acercarse a la media europea”.

Ante esta demanda, el sector exige profesionales cualificados y especializados ya que su función es “fundamental para garantizar a la sociedad el principio constitucional a la seguridad” no solo deben prevenir y proteger ataques a la propiedad ajena, pública o privada, sino que su perfil es mucho más completo, y pueden “realizar funciones de investigación (detective privado), protección de personas (escolta), protección de transporte de seguridad y explosivos, sistemas electrónicos y físicos de seguridad, etc., así como la protección de infraestructuras estratégicas y críticas”, apunta Pizarro.

Para dar respuesta a ello, la Universidad Pablo de Olavide ha apostado desde hace una década por la formación de profesionales de alta responsabilidad en el sector de la seguridad privada y el director de estos cursos señala que ha podido comprobar cómo se han aplicado estos conocimientos a importantes entidades y empresas como Metro de Sevilla, Airbus, Fibes o Emasesa, entre otras.

Además, en los últimos dos años se ha puesto en marcha los Diplomas de Extensión Universitaria en Seguridad y Sociedad y Técnicas de Investigación, dos títulos propios que junto al de Detective Privado que comenzará el próximo curso, componen la oferta formativa para obtener la habilitación de Detective Privado, orientado a quienes deseen ejercer esta profesión. Tres cursos continuaos al final de los cuales el alumno obtendrá el título de Detective Privado, tal como establece la normativa vigente de la Secretaría de Estado de Seguridad. Más de 1.800 horas de formación a lo largo de tres cursos que buscan “formar a los alumnos como profesionales cualificados, no únicamente titulados”.

Para el director de estos títulos, la formación debe contar con tres pilares básicos: conocimientos teóricos del ámbito jurídico, técnicas de investigación, y lo más importante, conocimientos prácticos para desenvolverse en la profesión. De hecho, señala que “en España tenemos a los detectives más formados, lo cual es una doble garantía: por un lado, el conocimiento jurídico que les impedirá vulnerar derechos de terceros, pero también una garantía de éxito en las investigaciones y defensa de las mismas ante los tribunales”.

La metodología, aplicada en grupos reducidos para garantizar el perfeccionamiento, redunda en la importancia de los aspectos prácticos en los que se desenvolverán los alumnos, combinando en ellos tanto las materias teóricas como las técnicas. Una metodología semipresencial en la que contarán con profesores y especialistas en Derecho y jueces, para las materias más teóricas; profesionales de la Seguridad Pública, para las materias más técnicas y detectives privados para las materias más prácticas. Además, entre los temas abordados destacan el tratamiento del Derecho en sus diferentes áreas (constitucional, penal, civil), normativas de seguridad y técnicas de investigación.

Estos títulos propios de la UPO, gestionados por la Fundación Universidad Pablo de Olavide, se realizan desde el curso 2015/2016 en colaboración con el Instituto de Planificación y Gestión y con el apoyo de la Asociación de Profesionales de Seguridad Privada APROSIP. De esta forma, el próximo año se completará la primera promoción de detectives privados de estos estudios.

Para más información: Diploma de Extensión Universitaria Seguridad y Sociedad, Técnicas de investigación y Detective Privado

La excelencia en la prestación de servicios y el respeto al medio ambiente, retos del sector hostelero español

El director del Máster en Dirección y Administración de Empresas Hosteleras de la Universidad Pablo de Olavide, Jesús Cambra, asegura que España tiene un gran potencial turístico

 El sector turístico en España vive un momento de esplendor después de que el Foro Económico Mundial lo situase por segundo año consecutivo como líder en competitividad turística por la seguridad, las infraestructuras y el patrimonio cultural. Así lo asegura Jesús Cambra Fierro, director del Máster en Dirección y Administración de Empresas Hosteleras de la UPO, título propio gestionado por la Fundación Universidad Pablo de Olavide.

No es para menos. El turismo es una actividad que representa casi el 13 por ciento del empleo nacional y ocupa a más de 2,5 millones de personas, lo que supone el 12 por ciento del PIB. En esta línea, Jesús Cambra sostiene que España “tiene un gran potencial vinculado a los recursos naturales, cultura, gastronomía…, recursos que se complementan con la calidad de la oferta hostelera y la seguridad respecto a otros destinos que tradicionalmente se consideraban competidores”.

Para el director del máster, el futuro del sector se enfoca hacia “la excelencia en la prestación de los servicios y hacia una actividad que genere menos impacto medioambiental, que sea respetuosa con el Medio Ambiente y que ayude a desarrollar la comunidad local”. Por todo ello, es imprescindible que los trabajadores de la hostelería complementen la calidad del servicio con conocimientos en áreas como marketing, administración, recursos humanos, etc.

Debido a este panorama, los profesionales se encuentran ante el reto de mejorar la oferta y la calidad del servicio, sobre todo a la hora de abordar las “carencias formativas y cierto margen de mejora en la gestión, algo que el Máster en Dirección y Administración de Empresas Hosteleras pretende solventar”, señala Jesús Cambra, quien también desglosa las habilidades básicas para ser un buen directivo: don de gentes, empatía, cross-culturalidad, dominio de idiomas y comprender las necesidades del cliente.

Tras nueve ediciones y un total de 300 alumnos, ya se ha aprobado para el próximo curso académico la puesta en marcha de la décima edición de estos estudios universitarios de máster, que comenzaron como un diploma de especialización y cuyo objetivo principal es, según su director, “preparar a los alumnos para desempeñar puestos de responsabilidad en el sector, tanto a nivel de gestión hotelera como de empresas de restauración en un contexto global”.

Pueden acceder a este programa formativo, podrán hacerlo tanto alumnos con formación universitaria como aquellos profesionales del sector que acrediten su capacidad para acceder a ciclos formativos de grado superior; egresados del Programa Universitario para Mayores de la UPO y aquellos que demuestren experiencia profesional relevante en el ámbito de los estudios, que recibirán el título de experto.

Es destacable, además, el alto índice de empleabilidad de estos estudios de máster, cuyos egresados se encuentran trabajando en el sector en países como Estados Unidos, Jamaica, México, República Dominicana, Italia, Francia y España. En nuestro país, las comunidades con más tasa de empleabilidad de alumnos son Andalucía, Islas Baleares e Islas Canarias.

El Máster en Dirección y Administración de Empresas Hosteleras dará comienzo en su nueva edición en el próximo mes de octubre y se impartirá en las dependencias de la Escuela Superior de Hostelería de Sevilla. Entre los temas que se abordarán destacan la dirección comercial y marketing, el derecho aplicado, la administración y control de gestión o las operaciones hoteleras. El objetivo último es ofrecer una formación completa para que “los futuros responsables del sector sean sensibles a aspectos sociales y medioambientales, tomando conciencia del impacto de su actividad en el entorno”, concluye el director del máster.

 

Para más información: MÁSTER DIRECCIÓN Y ADMINISTRACIÓN DE EMPRESAS HOSTELERAS

 

 

 

 

El mal uso y abuso de las nuevas tecnologías provoca conflictos en los que es clave la figura del mediador

El director del Máster La Mediación: Estrategias y Metodologías de Prevención y Resolución de Conflictos de la UPO, José Luis Sarasola Sánchez-Serrano, explica cómo aborda un mediador los nuevos conflictos que surgen en la actualidad

 Un correo electrónico que no debió enviarse, los mensajes de Whatsapp, las publicaciones en las redes sociales o el uso indiscriminado de las nuevas tecnologías está provocando nuevos problemas que afectan a la vida familiar, a la pareja o a la conciliación profesional y personal. Nuevos conflictos que como explica el profesor José Luis Sarasola, director académico del Máster La Mediación: Estrategias y Metodologías de Prevención y Resolución de Conflictos, son diferentes a los que se producían antes y por ello deben abordarse de otra manera.

Actualmente, “en una comida familiar con cinco personas es frecuente que haya cuatro que estén mirando y atendiendo el móvil; en las clases, muchos alumnos consultan sus teléfonos o tablets mientras el profesor está explicando; en las empresas se envían correos a los trabajadores fuera de su horario laboral” y estas situaciones dañan las relaciones personales o profesionales. Por ello, el máster plantea como novedad un módulo en el que se aborda que son las tecnologías, cuáles son los peligros que conllevan, cuáles son los nuevos conflictos que se producen y cómo pueden resolverse desde la mediación, alcanzando un acuerdo consensuado entre las partes.

Sin embargo, a pesar de las leyes aprobadas, la mediación como sistema de resolución extrajudicial de conflictos aún no está consolidada y las cifras de demandas siguen aumentando. En este sentido, el profesor Sarasola apunta que “de cada 100 casos que pasan a mediación, no alcanzan el éxito un 40 por ciento” y que es necesario un trabajo conjunto de la Universidad, los docentes, los alumnos y la administración pública con competencias en la materia para lograr invertir estas cifras. Además, afirma “que tengamos una ley, un decreto o una orden que desarrolle la mediación, no sirve si la opinión pública sigue pensando que cuando tiene un conflicto la solución se dirime mejor en un juzgado que en un acuerdo entre las partes mediante una solución consensuada”.

Entre los rasgos que definen un buen mediador, José Luis Sarasola señala que “la mejor cualidad es que deben ser personas que busquen consenso”, aunque también destaca que es muy importante que sean buenas personas, empáticas y asertivas. Como explica “el mediador nunca impone una solución, la solución, aunque al mediador le parezca mala, será la que han consensuado y acordado como la más adecuada para sus problemas las partes en conflicto que hayan acudido al proceso de mediación”. El fin del mediador es buscar soluciones que las dos partes acepten libremente, que sientan que están siendo bien tratadas en la negociación, que las dos partes den su anuencia para alcanzar el acuerdo.

Entre los conflictos que recurren con más frecuencia a la mediación se encuentran: la mediación familiar (en caso de separación o divorcio); la mediación comunitaria (conflictos con personas que ejercen la prostitución, botellones, ruido, inexistencia de equipamiento público, la ubicación de un equipamiento no demandado por la comuinidad…, problemas en los que un barrio se enfrenta contra otro por no haber sido adjudicatario de un servicio que el otro dispone, unas personas contra otras o del propio barrio contra la administración) y la mediación intercultural (en la sociedad hay cada vez más personas inmigrantes y tienen unas costumbres que a veces interfieren en su convivencia con los vecinos).

Sin embargo, también hay problemas que no son susceptibles de ser abordados a través de la mediación y como apunta el profesor Sarasola son aquellos en los que media una denuncia que ya están en marcha, si la persona está incapacitada porque está en prisión, si existe una condena previa o los casos de violencia de género.

El Máster La Mediación: Estrategias y Metodologías de Prevención y Resolución de Conflictos es un título propio de la Universidad Pablo de Olavide, gestionado por la Fundación y que en esta primera edición ha contado con 18 alumnos. Un programa que han cursado fundamentalmente graduados y diplomados o licenciados en Trabajo Social, Educación Social y Derecho pero que como reconoce su director está enfocado a que se conozca y profundice en la mediación y se aprenda a ejercer como mediador por lo que va dirigido a cualquier profesional interesado en este ámbito. Además, “la mediación y la cultura del entendimiento va cada día calando más, no sólo como profesión sino también como formación auxiliar porque nos aporta técnicas, habilidades y conocimientos que permiten ejercer mejor como profesional”.

La depresión, la ansiedad y el insomnio, los tres problemas de salud mental con mayor incidencia entre la población

El director del Máster en Gestión Clínica y Sanitaria en Salud Mental de la UPO, Andoni Anseán, asegura que el ritmo tan acelerado que vivimos actualmente favorece el padecimiento de problemas de salud mental

La depresión, la ansiedad y el insomnio son los tres problemas de salud mental con mayor incidencia y prevalencia entre la población. Así lo asegura el psicólogo Andoni Anseán Ramos, director del Máster en Gestión Clínica y Sanitaria en Salud Mental de la Universidad Pablo de Olavide, quien ha señalado además que la esquizofrenia, el trastorno bipolar, los trastornos de la personalidad o las adicciones también afectan de manera importante a las personas en la sociedad actual.

Los datos no son muy esperanzadores, puesto que la tasa de prevalencia de las enfermedades mentales va en aumento. La depresión es el mejor ejemplo de ello. Actualmente es la tercera causa de años vividos con discapacidad y la OMS calcula que en 2020 será la primera, por delante de cualquier otra enfermedad física.
El ritmo tan acelerado que vivimos actualmente y el alto nivel de exigencia de la sociedad puede favorecer el padecimiento de enfermedades mentales, puesto que impone unas exigencias estresantes y que, ante determinados perfiles vulnerables, da lugar a trastornos mentales. Además, “influye mucho el fenómeno de psiquiatrización de la vida cotidiana, de procesos vitales normales, como las separaciones, el duelo o el desempleo. Son motivos que antes no llegaban a las consultas y ahora suponen casi una cuarta parte de la Atención Primaria y, en cuanto a especializada, se calcula que el 25 por ciento de las demandas en Salud Mental no poseen trastorno mental diagnosticable”, explica Andoni Anseán.

Por lo general, las enfermedades mentales son más difíciles de abordar que las físicas, puesto que “no conocemos ni una sola causa de los trastornos mentales, ni tenemos marcadores biológicos para identificarlas, lo que las hace especialmente complejas a nivel clínico. No obstante, conocemos suficientemente la forma de prevenirlas y abordarlas, sólo que requieren un mayor esfuerzo de atención”, según este experto.
Sin embargo, existen formas de prevenir el padecimiento de trastornos mentales propiciando la concienciación y sensibilización social sobre ellos. Además, para ello el psicólogo cree fundamental realizar “un abordaje en edades tempranas y una enseñanza de la gestión de emociones. A nivel sanitario también se puede hacer una detección precoz y una intervención personalizada que minimice los efectos de un trastorno mental”. Y manifiesta que el día que esté igual de normalizada la atención y prevención de los trastornos mentales que otras enfermedades, se habrá avanzado mucho en este sentido.

Aunque las enfermedades mentales afectan cada vez a un mayor número de personas en nuestro país, en opinión de Anseán no existen recursos suficientes en la sanidad española que permitan atender adecuadamente a estos enfermos: “La reforma psiquiátrica de los años 90 se cerró en falso, dejando inacabada una alternativa real a los hospitales psiquiátricos. Aunque se ha avanzado bastante en los últimos 30 años, queda mucho por hacer. La crisis económica reciente no ha venido más que a dificultar este avance”, sostiene el director del máster.

El Máster en Gestión Clínica y Sanitaria en Salud Mental de la Universidad Pablo de Olavide se compone de 60 asignaturas relacionadas con la atención a la salud mental y su gestión. Una, macro, dedicada a las políticas sanitarias en salud mental. Otra, de mesogestión, dedicada a la dirección de centros y servicios de salud mental. La tercera aborda la microgestión o gestión clínica en esta materia y la cuarta, por último, a los nuevos retos de atención en salud mental.

Según el director del máster, los alumnos aprenderán a gestionar redes, centros y servicios de salud mental, y podrán conocer también los nuevos retos de atención a la salud mental. El máster capacita para poder optar a puestos de gestión en el ámbito de la salud mental, actualmente muy solicitados.

Para más información sobre el máster: Máster en Gestión Clínica y Sanitaria en Salud Mental