La reducción del espesor de ciertas áreas de la corteza cerebral es un indicador temprano del alzheimer, Según un estudio del Laboratorio de Neurociencia Funcional de la UPO dirigido por el profesor José Luis Cantero Lorente

22 Sep 2011

Los pacientes con alto riesgo de padecer Alzheimer muestran una reducción del espesor de ciertas áreas de la corteza cerebral relacionadas con la memoria, en comparación con otras personas mayores sanas, según una de las principales conclusiones a las que ha llegado el equipo de investigación del Laboratorio de Neurociencia Funcional de la Universidad Pablo de Olavide (UPO), dirigido por el profesor José Luis Cantero Lorente.
 
Estos neurocientíficos tratan así de establecer la frontera entre el envejecimiento normal y los estadios que anteceden a la enfermedad de Alzheimer, como el deterioro cognitivo leve, según han revelado en el marco del Día Mundial de esta enfermedad, que se celebró ayer miércoles.

Con este objetivo, sus investigaciones se centran en establecer un patrón de atrofias corticales, relativas a la corteza cerebral, y lesiones de la sustancia blanca cerebral --compuesta por fibras nerviosas, denominadas axones, que interfieren en la comunicación neuronal entre regiones cerebrales distantes-- que facilite un diagnóstico cada vez más temprano de la enfermedad.

La muerte neuronal causada por procesos neurodegenerativos viene precedida por lesiones microscópicas que afectan a la integridad de la sustancia blanca cerebral e interfieren, por tanto, en el proceso de comunicación neuronal.

Mediante técnicas de neuroimagen anatómica estos investigadores han observado lesiones de los tractos de fibras nerviosas que facilitan la liberación de acetilcolina en la corteza cerebral, un neurotransmisor implicado en diferentes funciones cognitivas como la consolidación de memoria, el lenguaje o la atención.

"Hemos encontrado que los tractos de sustancia blanca encargados de conducir la acetilcolina a la corteza cerebral, se encuentran dañados en personas en riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer, impidiendo de esta forma la liberación normal de este neurotransmisor en la neocorteza, parte de la corteza encargada de los procesos de raciocinio", ha destacado el propio investigador.

Asimismo, utilizan técnicas de resonancia magnética que les permiten determinar el grosor de la corteza cerebral, detectando un adelgazamiento de determinadas estructuras íntimamente relacionadas con la memoria (corteza entorrinal) en pacientes con deterioro cognitivo leve.

Facilita el diagnóstico temprano

Este hecho podría considerarse como un primer indicio de la enfermedad que "facilitaría el diagnóstico temprano del Alzheimer al combinarse con marcadores biológicos de neurodegeneración", ha ahondado Cantero. Según explica Cantero, existen una serie de cambios biológicos intrínsecos al proceso de envejecimiento que se entremezclan con las lesiones causadas por la enfermedad de Alzheimer. "Nuestra investigación se mueve siempre en ese terreno indefinido, en el cual se solapan procesos de envejecimiento y neurodegeneración incipiente, lo que en investigación pre-clínica se denomina deterioro cognitivo leve", ha apostillado.

Estudios previos han demostrado que entre el 30 y el 50 por ciento de las personas que presentan deterioro cognitivo leve desarrollan Alzheimer en los siguientes de 3 a 5 años. En el otro 50 por ciento, ese deterioro suele desembocar en otras patologías neurológicas o, en contadas ocasiones, se mantiene de forma estable durante el resto de la vida del paciente. "En función del tipo de deterioro cognitivo se desarrolla una patología u otra. Si es de tipo amnésico, casi con total seguridad derivará en Alzheimer", ha aclarado este investigador.

Para analizar las distintas fases de la enfermedad, la investigación titulada 'Estudio in vivo del patrón de atrofias corticales y deterioro de la conectividad anatómica: del envejecimiento normal a la enfermedad de Alzheimer', que ha dispuesto de 169.673 euros financiados por la Junta de Andalucía, ha contado con una muestra de 90 personas que incluía ancianos sanos, personas con deterioro cognitivo leve, es decir, con alto riesgo de desarrollar Alzheimer y pacientes diagnosticados con la enfermedad en su fase más leve.

Prevenir el Alzheimer

Numerosos estudios multicéntricos realizados en diversos países, evidencian que tener hábitos sedentarios desde los 35 ó 40 años, una escasa actividad mental, es decir, realizar trabajos monótonos que apenas requieren estrategias cognitivas, y llevar una dieta inadecuada, rica en grasas saturadas, multiplican los riesgos de padecer la enfermedad de Alzheimer.

"La trilogía de hábitos sedentarios, escasa actividad mental y alimentación poco sana en general, favorece el desarrollo de la enfermedad en aquellas personas que presentan alto riesgo de padecerla", ha advertido Cantero, para quien este hecho "está comenzando a generar ciertas expectativas en relación a la prevención del Alzheimer". Así, ha aludido a los factores "dieta, actividad física y mental" como elementos claves para prevenir la enfermedad en la próxima década".

FUENTE: EUROPA PRESS



Facebook   Twitter

 NUBE DE TAGS

Accede a la oferta tecnológica de interés para tu empresa desde esta nube de tags.

Acuicultura aditivos Aeroespacial Agricultura Agua aguas residuales Alimentación alimentos funcionales almazaras antienvejecimiento antiinflamatorio antioxidantes Apoptosis Aprendizaje-Servicio ApS Aromas Arqueología Bebidas Big Data bioadsorción Biocarbon biocidas biodiesel Biodiversidad Bioenergética Bioinformática biomasa algal Biomedicina Biopilas Bioquímica Biotecnología bombas de destoxificación bombas destoxificación C.elegans Cáncer cardiovascular Celdas biocombustibles Celiaquía Células madre celulosa CO2 Coeducación Coenzima Q comercio electrónico competencias plurilingües y pluriculturales Compostaje compuestos bioactivos Conservación Construcción Cooperación territorial Cosmética Cultura Deporte Derecho desastres naturales Diabetes Dietética Dispositivo de salto Drosophila Edafología Educación Electricidad emergencias Emociones Empresas de Base Tecnológica Energías renovables enfermedad cardiovascular enfermedad gaucher enfermedad hígado graso no alcohólica (EHGNA) Enfermedades lisosomales Enfermedades mitocondriales Enfermedades raras Entrenamiento deportivo envejecimiento enzimas Estrés hídrico Estudios Sociales explotación FE-SEM Fenotipaje Fibromialgia Fibrosis hepática fotobiorreactores Ganaderia Gestión franquicias Gestión información Hidrógeno Hidroponía hueso aceituna Idiomas igualdad de género Impacto Cruzado Indicadores Infraestructuras inmovilización de enzimas inmunotolerancia Inteligencia Artificial Internet of things (IoT) Jurídicos lactosa macroalgas Maldi-Tof Maquinaria uso industrial material didáctico Materiales medicina regenerativa medioambientales Metagenoteca Métodos Alternativos microalgas microbiota intestinal microscopía Minería de Datos Miniería de Datos modelo formativo MOFs NACH nanopartículas Nanotecnología naturales Neurociencia Neurogestión neuroimagen Neuromanagement Nutrición obesidad infantil ocio Optimización Parkinson Patentes patrimonio Pedagogía perfumes pesticidas plaguicidas Proteómica protocolo LoRa Química Químicas Raman reactores enzimáticos Recursos Marinos Recursos naturales Rendimiento deportivo residuos resonancia magnética riesgo tóxico Robótica Root Simulators Running Salud SCT Seguridad Sensor FBRM Series temporales Sexado Aves Simulación Simulación Molecular Síndrome MELAS smart cities Social Media socialización socioeconómicos Soft Computing spin-off Suero lácteo Tecnologías terremotos Tic toxicología Traducción Transporte trata laboral turismo Valoración funcional vertidos Videojuegos Zeolitas

Contacto


Si tienes cualquier duda o consulta ponte en contacto con nosotros


Contacto

Otri 2.o


Te invitamos a conocer y participar en las diferentes herramientas basadas en la web social donde se encuentra la OTRI

Leer más ...


Contacto