Juan Ávila ha participado en el acto de inauguración del curso de verano ‘Conceptos fundamentales e innovación en energía solar fotovoltaica’

El alcalde de Carmona, Juan Ávila, ha asegurado que los carmonenses son los auténticos protagonistas de la revolución verde y que Carmona puede liderar la producción de energía limpia en Europa en 2023, puesto que las plantas fotovoltaicas instaladas en su término municipal producirán cuatro millones de megavatios/hora, frente a los 108.559 megavatios que consumió la localidad en 2019. “Así, Carmona exportará energía limpia y segura, ahorrando emisiones de dióxido de carbono en 2023 por valor de 760.000 toneladas al año”.

El alcalde ha hecho estas declaraciones en la inauguración del curso de verano ‘Conceptos fundamentales e innovación en energía solar fotovoltaica: la tercera generación”, que se ha inaugurado hoy en el marco de la XIX edición de los cursos de verano de Olavide en Carmona y en el que ha impartido la ponencia “Energías renovables y fotovoltaica en Carmona. Retos y avances”.

En la actualidad, Carmona cuenta con cuatro plantas fotovoltaicas funcionando, que producen 400.000 megavatios/hora. Pero el sector de las fotovoltaicas seguirá creciendo en la localidad, puesto que el próximo año, “el 50 por ciento de todas las actuaciones que tiene pensado hacer Red Eléctrica en Andalucía, se realizarán en Carmona”, según ha asegurado Juan Ávila.

En este sentido, el regidor ha destacado que los Ayuntamientos coordinan con las instituciones la ubicación en su término municipal de las plantas fotovoltaicas, pero es su competencia decidirlo a través de un informe de compatibilidad urbanística y posterior licencia de construcción. Al mismo tiempo, ha puntualizado que la normativa medioambiental de la Junta de Andalucía en relación a las plantas fotovoltaicas es muy garantista y exigente.

“Uno de los objetivos en los que estamos trabajando desde el Ayuntamiento y de manera conjunta con el ámbito científico y universitario – ha señalado Juan Ávila – es hacer compatible estas instalaciones con la sostenibilidad del medio ambiente, protegiendo, conservando y poniendo en valor el entorno rural”. Así, ha comentado que una de las experiencias pioneras que está funcionando en Carmona es la plantación de flores aromáticas en las fincas en las que están instaladas las plantas fotovoltaicas, de forma paralela a la producción de la apicultura. “Contamos ya con miel solar que se está comercializando con carácter solidario, estamos consolidando oficios tradicionales del sector primario, como el pastoreo, y también tenemos proyectos destinados a la recuperación de especies sometidas a enfermedades, como la liebre o la perdiz, o incluso en peligro de extinción, aprovechando que estas plantas son recintos cerrados y protegidos”.

Los Ayuntamientos también se benefician de la instalación de plantas fotovoltaicas en sus términos municipales, a través del cobro de tasas, pago anual del IBI especial… que repercuten directamente en los ciudadanos, como las mejoras en inversión de infraestructuras de la ciudad o la reducción progresiva de impuestos y la creación de empleo.

“Carmona ha sido pionera en firmar convenios de colaboración con las empresas para la formación de trabajadores, y colaborando con las instituciones para la integración de personas con capacidades diferentes. Una planta fotovoltaica tiene un pico en su construcción de unos 300 trabajadores, al que hay que sumar el personal necesario para su posterior mantenimiento, ha concluido el alcalde.

Comparte este contenido:
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page