DESCARGAR

ESTATUTOS DE LA FUNDACIÓN DE MUNCIPIOS PABLO DE OLAVIDE

Pincha este enlace para descargar íntegramente los Estatutos de la FMPO en formato .PDF
DESCARGAR

Estatutos de la Fundación de Municipios Pablo de Olavide

CAPÍTULO I: DISPOSICIONES GENERALES


La Fundación de Municipios “Pablo de Olavide” es una fundación docente, cultural y de investigación, sin ánimo de lucro.
La Fundación de Municipios “Pablo de Olavide” tiene personalidad jurídica propia y plena capacidad de obrar en derecho, sin otras limitaciones que las establecidas por las leyes y por los presentes Estatutos.
La Fundación se constituye con carácter permanente y, por tanto, por tiempo indefinido, sin perjuicio de su extinción cuando se den los supuestos legales para ello y los que se expresan en estos Estatutos.
El cumplimiento de los fines fundacionales de esta entidad y de todo lo que concierne a su existencia, desarrollo y gestión queda confiado a su Patronato, sin limitación alguna en sus actuaciones, aunque con sujeción a lo previsto en estos Estatutos, lo establecido con carácter obligatorio en las disposiciones legales aplicables y, en particular, de las competencias que la legislación vigente atribuye al Protectorado.
La Fundación de Municipios “Pablo de Olavide” es de nacionalidad española y tiene su domicilio en la sede de la Universidad Pablo de Olavide, de Sevilla, ctra. de Utrera, km. 1, como consecuencia de la autorización de uso concedida por el órgano competente de la Universidad.

El Patronato podrá promover el cambio de domicilio mediante la oportuna modificación estatutaria, con inmediata comunicación al Protectorado, en la forma prevista en la legislación vigente.

Su ámbito de actuación preferente será la Comunidad Autónoma Andaluza.

La Fundación tiene por finalidad principal la realización de actividades de promoción y desarrollo de la relación entre la vida universitaria y la local, en apoyo del desarrollo educativo e investigador; complementariamente, del desarrollo cultural, social, técnico y económico. Todo ello siguiendo -en atención a la naturaleza pública de sus fundadores- las directrices constitucionales del deber público de promoción de la ciencia y la investigación científica y técnica en beneficio del interés general, y de la promoción del acceso de todos a la cultura.

En estos términos, son beneficiarios de la fundación todos aquellos que, como miembros de la comunidad universitaria o como vecinos de las Entidades Locales en las que la Fundación ejerciera sus facultades, participen de los objetivos que son propios a la misma. La más concreta determinación de los mismos se regirá por lo dispuesto en el art. 22º.

Para la consecución de sus fines la Fundación podrá desarrollar, entre otras, las siguientes actividades:

  1. La promoción y organización de actividades culturales, científicas y de dotación de infraestructuras, referidas a la figura de Pablo de Olavide. Entre otras actividades posibles, promoverá con premios y publicaciones, la realización de ensayos sobre su figura y su pensamiento, así como la organización de congresos y seminarios que contribuyan a conocer y realzar el alcance de su persona y su obra.
  2. Promoción de estudios y actividades sobre el ámbito municipal de interés para los patronos de la Fundación.
  3. Convocatoria de premios y ayudas a los habitantes de los municipios patronos de la Fundación.
  4. Desarrollo de proyectos de infraestructuras, dotación de recursos económicos y turísticos y variables de interés para los patronos de la Fundación.
  5. La cooperación con entidades locales latinoamericanas.
  6. Todas aquellas actuaciones que redunden en estrechar lazos entre la Universidad Pablo de Olavide y los municipios patronos de la Fundación.
  7. La enumeración que antecede de actividades tiene carácter meramente enunciativo y no limitativo y no supondrá la obligatoriedad para el Patronato de atender el desarrollo de todos ellos, ni el orden de su exposición significa prelación alguna entre los mismos. En todo caso el órgano de Gobierno dará a los recursos de que disponga el destino que resulte conforme con los fines de la Fundación sin más limitaciones que las que expresamente se determinan en los Estatutos y en la Ley.

CAPÍTULO II: ÓRGANOS DE LA FUNDACIÓN


  1. El gobierno, administración y representación de la Fundación corresponde al Patronato designado con sujeción a lo establecido en estos Estatutos y a las disposiciones que resultan de aplicación, quien cumplirá los fines fundacionales y administrará con diligencia los bienes y derechos que integran el patrimonio de la Fundación manteniendo plenamente el rendimiento y utilidad de los mismos, con sujeción a lo dispuesto en el Ordenamiento Jurídico y en los presentes Estatutos.
  2. Así, a título enunciativo y no limitativo, el Patronato podrá: adquirir, poseer, enajenar, gravar y permutar bienes de toda clase, transigir y renunciar, celebrar contratos y contraer obligaciones de cualquier índoles; otorgar poderes, promover, oponerse, seguir y desistir los procedimientos ordinarios y especiales que sean oportunos en defensa de la Fundación y de sus legítimos intereses, ejercitando los correspondientes derechos y acciones y excepciones, reclamaciones y recursos, ante los Juzgados, Tribunales, Autoridades, Organismos, Corporaciones, etc., en cada caso competentes; y, cuantas acciones y decisiones tiendan a conseguir la efectividad del objeto fundacional dentro de los límites legales y con sujeción a las autorizaciones o posteriores comunicaciones que procedan del Protectorado de Fundaciones.
  3. Del igual modo y con la misma salvedad recogida en el párrafo anterior, podrá el Patronato disponer que el Gerente de la Fundación Universidad-Sociedad de la Universidad Pablo de Olavide lo sea también de la Fundación así como nombrar apoderados confiriendo a uno y otros, mediante el oportuno poder, las facultades que en cada caso estime procedentes. Las delegaciones y los apoderamientos generales y su revocación deberán inscribirse en el Registro de Fundaciones, previa comunicación al Protectorado de Fundaciones.
El Patronato estará compuesto por los miembros cuya procedencia, nombramiento y duración de cargos será la siguiente:

  1. La Universidad Pablo de Olavide, representada por su Rector.
  2. El Presidente del Consejo Social de la Universidad.
  3. Los municipios de: Aldeaquemada, Arquillos, Baeza, Carboneros, Cañada Rosal, Fuente Palmera, Guarromán, La Carlota, La Carolina, La Luisiana, Montizón, Prado del Rey, Santa Elena, San Sebastián de los Ballesteros, Dos Hermanas y Sevilla, representados por sus Alcaldes-Presidentes. Así como el Alcalde de la Ciudad de Lima “ad honorem”.
  4. Un Vicepresidente Ejecutivo, designado por el Presidente.
  5. Un Secretario, que será el Secretario General de la Universidad Pablo de Olavide, de Sevilla, o persona que le sustituya.

Estos miembros son Patronos natos de la Fundación y la duración de su cargo estará vinculada a la que tenga el que determina su nombramiento.

Podrá también incorporar un máximo de 10 vocales, elegidos por el patronato en la forma estatutariamente establecida en el artículo 11.

  1. Los cargos de Patronos serán de confianza, desempeñándose por sus titulares gratuitamente sin devengar por su ejercicio retribución alguna, y sin perjuicio del derecho a ser reembolsados de los gastos debidamente justificados que el desempeño de su función les ocasione.No obstante, el Patronato podrá contratar con un patrono, fijando para ello una retribución adecuada, y siempre que preste a la fundación servicios distintos de los que implica el desempeño de las funciones que le corresponde como miembros del Patronato, previa autorización del Protectorado.
  2. Los patronos comenzarán a ejercer sus funciones después de haber aceptado expresamente el cargo en documento público, en documento privado con firma legitimada notarialmente o mediante comparecencia realizada al efecto en el Registro de Fundaciones. Igualmente se podrá aceptar el cargo ante el Patronato, acreditándose a través de certificación expedida por el Secretario, con firma legitimada notarialmente.En todo case la aceptación deberá ser comunicada al Patronato e inscrita en el Registro de Fundaciones.Los patronos deberán desempeñar el cargo con la diligencia de un representante leal.
  3. Los Patronos responderán solidariamente frente a la fundación de los daños y perjuicios que causen por actos contrarios a la Ley o a los Estatutos, o por los realizados sin la diligencia con la que deben desempeñar el cargo. Quedarán exentos de responsabilidad quienes hayan votado en contra del acuerdo, y quienes prueben que, no habiendo intervenido en su adopción y ejecución, desconocían su existencia o, conociéndola. hicieron todo lo conveniente para evitar el daño o, al menos, se opusieron expresamente a aquél.
  4. La acción de responsabilidad se entablara ante la autoridad judicial, y en nombre de la fundación:
    1. Por el propio órgano de gobierno de la fundación, previo acuerdo motivado, en cuya adopción no participará el patrono afectado.
    2. Por el Protectorado, en los términos establecidos en la Ley.
    3. Por los Patronos disidentes o ausentes, en los términos del apartado anterior, así como por el fundador cuando no fuere patrono.
  5. El cargo de patrono, en el caso de recaer en persona física, deberá ejercerse personalmente. Se exceptúan quienes fueren llamados a ejercer esa función por razón del cargo que ocupen, en cuyo caso podrá actuar en su nombre la persona a quien legalmente corresponde su sustitución .Cuando el patrono sea una persona jurídica deberá designar a la persona natural que la represente. l os nombramientos de patronos o de quienes los representen han de recaer en personas con plena capacidad de obrar y que no estén inhabilitados, en su caso, para el ejercicio de cargos públicos.
Al Patronato, como órgano de gobierno y representación de la Fundación, le competen las siguientes atribuciones:

  1. Determinar las líneas de actividades de la Fundación y aprobar el programa de actividades, al que se unirá el estudio económico que permita darle cumplimiento.
  2. Aprobar el Plan de Actuación y las cuentas anuales previstas en la Ley. Las cuentas anuales comprenden el balance, la cuenta de resultados y la memoria.
  3. La interpretación y modificación de los presentes Estatutos.
  4. La admisión de nuevos miembros vocales del Patronato, mediante acuerdo adoptado por mayoría simple de los asistentes, en sesión válidamente constituida.
  5. Ostentar la suprema representación de la Fundación en toda clase de relaciones y actos, representación que será ejercitada a través del Presidente.
  6. Adquirir por cualquier titulo, incluyendo expresamente la subvención y la donación, bienes y derechos para la Fundación.
  7. Obligarse en nombre de la Fundación.
  8. Cobrar y percibir las rentas, frutos, dividendos, intereses, actividades, y cualesquiera productos y beneficios de los bienes que integran el Patrimonio de la Fundación.
  9. Organizar y dirigir el funcionamiento interno y externo de la Fundación, estableciendo para ello los reglamentos de todo orden que considere convenientes.
  10. Nombrar apoderados si lo estima oportuno confiriéndoles las facultades que estime pertinentes salvo lasque la Ley considere indelegables.
  11. Todas las demás facultades y funciones que resulten propias del carácter de órgano supremo de administración, disposición y representación de la Fundación y de su patrimonio.
Los patronos cesarán en sus cargos por las causas previstas en la Ley de Fundaciones:

  1. Por muerte o declaración de fallecimiento, así como por extinción de la persona jurídica.
  2. Por incapacidad, Inhabilitación o incompatibilidad, de acuerdo con lo establecido en la ley.
  3. Por cese en el cargo por razón del cual fueron nombrados miembros del Patronato.
  4. Por no desempeñar el cargo con la diligencia prevista en el apartado 2 del artículo diez, si así se declara en resolución judicial.
  5. Por resolución judicial que acoja la acción de responsabilidad por los actos mencionados en el apartado 3 del articulo diez.
  6. Por el transcurso del plazo de seis meses desde el otorgamiento de la escritura pública fundacional sin haber instado la inscripción en el correspondiente Registro de Fundaciones.
  7. Por el transcurso del periodo de su mandato si fueron nombrados por un determinado tiempo.
  8. Por renuncia, que podrá llevarse a cabo por cualquiera de los medios y mediante los trámites previstos para la aceptación.
  9. El incumplimiento grave de las obligaciones como patronos adoptado por acuerdo motivado de los dos tercios de la totalidad del Patronato
  10. Por otras causas establecidas en la ley.
  1. La presidencia del Patronato recaerá en el Rector de la Universidad Pablo de Olavide.
  2. El Presidente podrá ser sustituido por el Vicerrector de la Universidad Pablo de Olavide, de Sevilla, al que corresponda la sustitución.
  3. El Presidente del Patronato ostentará la representación del Patronato y dirigirá el mismo en cuanto que órgano colegiado. Ostentará además las facultades que le sean delegadas por el Patronato y no sean competencia indelegable de éste.
El Secretario llevará los libros de actas del Patronato y expedirá las certificaciones de las mismas con el visto bueno del Presidente.

En caso de ausencia del Secretario, ocupará su puesto la persona a la que corresponda su sustitución en la Universidad Pablo de Olavide.

El Patronato delegara en el Vicepresidente Ejecutivo las competencias que estime pertinentes, de conformidad con lo establecido en la legislación vigente:

  1. No son delegables la aprobación de las cuentas y del plan de actuación, la modificación de los Estatutos, la fusión, extinción y la liquidación de la fundación ni aquellos actos que requieran la autorización del Protectorado.
  2. Tampoco serán delegables los actos de constitución de otra persona jurídica, lo de participación o venta de participaciones en otras personas jurídicas cuyo importe supere el veinte por ciento del activo de la fundación.
  3. El aumento o la disminución de la dotación, y también los de fusión, de escisión, de cesión global de todos o de parte de los activos y los pasivos. o los de disolución de sociedades u otras personas jurídicas.
  4. Los Estatutos podrán prever la existencia de otros órganos para el desempeño de las funciones que expresamente se les encomienden, con las excepciones previstas en el párrafo anterior.
  5. El Patronato podrá otorgar y revocar poderes generales y especiales, salvo que los Estatutos dispongan lo centrario.
  6. Las delegaciones, los apoderamientos generales y su revocación , así como la creación de otros órganos, deberán inscribirse en el Registro de Fundaciones de Andalucía, previa comunicación al Protectorado.
El Presidente del Patronato convocará a este órgano por propia iniciativa o a petición de una tercera parte de sus miembros. Deberá necesariamente convocar al Patronato para que se reúna dentro de los seis primeros meses de cada ejercicio económico con objeto de aprobar las cuentas anuales del ejercicio anterior. Asimismo, lo convocará antes de finalizar el año, para la aprobación del Plan de Actuación del año siguiente con las correspondientes previsiones económicas y siempre que deba adoptar acuerdos sobre asuntos que requieran la autorización del Protectorado y demás de la competencia del Patronato.

La convocatoria se hará llegar a cada uno de los miembros, al menos con cinco días de antelación a la fecha de celebración, utilizando un medio que permita dejar constancia de su recepción. En la misma se indicará el lugar, día y hora de la celebración de la reunión, así como, el orden del día.

Se podrán celebrar sesiones extraordinarias a iniciativa del Presidente o a petición, cuando menos, de una tercera parte de sus miembros, previa solicitud dirigida al Presidente quien deberá convocarla dentro de los quince días siguientes. Las convocatorias se dirigirán por escrito al domicilio de cada uno de los miembros del Patronato, con antelación de cuarenta y ocho horas, como mínimo, a la fecha señalada para la reunión.

No será preciso convocatoria previa cuando se encuentren presentes todos los patronos y acuerden por unanimidad la celebración de la reunión.

  1. Para que el Patronato pueda adoptar acuerdos deberá estar válidamente constituido siendo el quórum mínimo el de la mitad más uno de los Patronos.
  2. Los acuerdos del Patronato se adoptarán por mayoría simple de votos emitidos. En caso de empate, se reiterará la votación y, de volver a producirse, el Presidente tendrá voto de calidad.
  3. Excepcionalmente, exigirán una mayoría cualificada los acuerdos sobre enajenación de bienes en los términos y para los casos en que se requiera la autorización del Protectorado, así como en cualquier otro supuesto previsto legalmente en materia de modificación, fusión y extinción de la fundación, y aquéllos en que así se declarase en estos Estatutos. En todos estos casos, se requiere el voto favorable de los dos tercios de los miembros del Patronato y representados en sesión válidamente constituida.
  1. El Patronato, podrá nombrar una Comisión Ejecutiva, de entre sus miembros, con las facultades que tenga a bien delegarle salvo las declaradas indelegables por la legislación vigente.La Comisión Ejecutiva estará compuesta por el Presidente del Patronato, que la presidirá. el Vicepresidente Ejecutivo, y por hasta cuatro miembros más, designados por el Patronato. La Comisión Ejecutiva designará a un secretario que actuará como secretario de actas.La duración del cargo de miembro de la Comisión Ejecutiva coincidirá con la condición de Patrono.El régimen de reuniones se verificará con aplicación de lo dispuesto en estos Estatutos para el Patronato.Tendrá las siguientes facultades:
    1. Velar por la ejecución de los acuerdos del Patronato.
    2. La elevación al Patronato, para su aprobación, de los documentos relativos a las Cuentas Anuales, que se mencionan en el artículo34 de la Ley 10/2005, de Fundaciones de la Comunidad Autónoma Andaluza.
    3. La aprobación de los criterios de selección de los beneficiarios con arreglo a las reglas básicas establecidas en el art. 6 de estos Estatutos.
    4. Aquellas que expresamente le delegue el Patronato, salvo las que por Ley son indelegables.
  2. Asimismo, el Patronato podrá nombrar un Comité Asesor, que estará integrado por un representante de las Diputaciones de Cádiz, Córdoba, Jaén y Sevilla y cuatro personas de reconocido prestigio nombrados por el Patronato. Estará presidido por el Presidente del Patronato.Es un órgano consultivo y participativo en la vida de la Fundación de Municipios Pablo de Olavide, cuyas funciones serán:
    • Conocer y asesorar sobre las actividades desarrollas por la Fundación.
    • Además de ser oído en cualquier asunto en el que así lo requiera el Patronato, podrá actuar individual o colegiadamente para proponer a éste actuaciones o proyectos concretos a desarrollar por la Fundación y que redunden en un mejor cumplimiento de los fines fundacionales.
    • Le corresponderá también la participación colectiva en cuantos actos sociales y culturales se proponga desarrollar la Fundación.

    Se reunirá una vez al año, aplicándose lo que en estos Estatutos se prevé para el Patronato en lodo lo no previsto en este precepto relativo a los acuerdos, convocatoria o cualquier otro extremo.

CAPÍTULO III: EL PATRIMONIO


El Patrimonio de la Fundación podrá estar constituido por cualquier clase de bienes, derechos y obligaciones que sean susceptibles de valoración económica, sea cualquiera el lugar en que radiquen, y para su administración y disposición se observará lo dispuesto en la Ley y en estos Estatutos.

En particular, estará constituido por aquellos bienes y derechos que se afecten a la dotación fundacional, las sucesivas ayudas económicas, subvenciones y donaciones que pueda recibir, así como por las adquisiciones o incorporaciones de bienes que por cualquiera de los medios admitidos en derecho obtenga, se afecten o no a la dotación fundacional.

La Fundación podrá, con las formalidades establecidas en la legislación vigente, en cada momento y cuantas veces sea preciso, a tenor de lo que aconsejen las coyunturas económicas a juicio del Patronato, efectuar las modificaciones, transformaciones y conversiones que estime necesarias o convenientes en las inversiones de los elementos componentes de su patrimonio, con el fin de evitar que aún manteniendo su valor nominal, se reduzca en su valor efectivo o poder adquisitivo.
Para asegurar la guarda de los bienes constitutivos del patrimonio de la Fundación se observarán las siguientes reglas.

  1. Todos los bienes que integran el patrimonio de la Fundación deberán estar a su nombre y constarán en su inventario.
  2. Los bienes inmuebles y derechos reales inmobiliarios se inscribirán en el Registro de la Propiedad a nombre de la Fundación; los demás bienes susceptibles de inscripción deberán inscribirse en los Registros correspondientes. También se inscribirán en el Registro de Fundaciones en la forma y casos establecidos reglamentariamente.
  3. Los fondos públicos y los valores mobiliarios, industriales o mercantiles se depositarán a nombre de la Fundación en establecimientos financieros.
  4. Los demás bienes muebles, los títulos de propiedad, los resguardos de depósitos y cualquier otro documento acreditativo del dominio, posesión, uso, disfrute o cualquier otro derecho del que sea titular la Fundación, serán custodiados en la forma que determine el Patronato.
  5. Lo dispuesto en este artículo se entiende sin perjuicio de la llevanza de los demás libros que en cada momento exija la legislación vigente.
  6. En la enajenación y gravamen de bien y derechos se observarán las prescripciones establecidas en la Ley, así como en la aceptación y repudiación de herencias y legados.

CAPÍTULO IV: APLICACIÓN DE LAS RENTAS AL OBJETO FUNDACIONAL Y DETERMINACIÓN DE LOS BENEFICIARIOS


La Fundación destinará a la realización de los fines fundacionales, al menos, el setenta por ciento de los resultados de las explotaciones económicas que se desarrollen y de los ingresos que se obtengan por cualquier otro concepto, deducidos los gastos realizados para su obtención, debiendo destinar el resto a incrementare la dotación fundacional o las reservas según el acuerdo del Patronato.

El plazo para el cumplimiento de esta obligación será el periodo comprendido entre el inicio del ejercicio en que se obtengan los resultados e ingresos y los tres años siguientes al cierre de dicho ejercicio.

CAPÍTULO V: GESTIÓN ECONÓMICA Y CONTABLE


  1. El ejercicio económico será anual, coincidiendo con los años naturales, concluyendo por tanto las previsiones de ingresos y de gastos, que se realizarán por el Patronato conforme a la legislación vigente, al 31 de Diciembre de cada año.
  2. El Patronato elaborará y remitirá al Protectorado, en los últimos tres meses de cada ejercicio, un Plan de actuaciones, en el que queden reflejadas los objetivos y las actividades que se prevean desarrollar durante el ejercicio siguiente.
En cuanto a la liquidación, cierre y demás obligaciones contables, presupuestarias y de auditorias a que hacen referencia los artículos 34. 35 y 36 de la Ley 10/2005 de Fundaciones de la Comunidad Autónoma de Andalucía, se estará a lo dispuesto en los referidos preceptos y en general a lo que imperen las restantes disposiciones legales aplicables, debiendo presentar el Presidente de la Fundación o la persona que el Patronato decida las cuentas anuales de la Fundación, consistentes en el balance, la cuenta de resultados y la memoria anual, en el plazo máximo de seis meses desde el cierre del ejercicio anterior para su aprobación por el Patronato. Aprobadas las cuentas anuales, deberán ser presentadas al Protectorado en los plazos, que determine la legislación vigente, desde la fecha de su aprobación.

CAPÍTULO VI: PERSONAL AL SERVICIO DE LA FUNDACIÓN


  1. Será competencia del Patronato y, en su caso, del Vicepresidente Ejecutivo, si a este último se les hubiere conferido tal facultad, la contratación o despido, en su caso, del personal directivo, facultativo, técnico, administrativo, auxiliar subalterno y de cualquier índole, que se estime necesario para la mejor realización de las funciones de la institución.
  2. El Presidente del Patronato podrá encomendar a la Fundación Universidad-Sociedad de la Universidad Pablo de Olavide, o a la propia Universidad, la gestión de actuaciones de la Fundación Pablo de Olavide o la prestación de servicios a ésta, cuando se considere necesario para su mejor funcionamiento sin que esta encomienda afecte a las funciones indelegables del Patronato de la Fundación, referidas en el artículo 20 de la Ley 10/2005 de Fundaciones de la Comunidad Autónoma de Andalucía.

CAPÍTULO VII: MODIFICACIÓN, FUSIÓN Y EXTINCIÓN


El Patronato se reserva el derecho de dictar normas complementarias o realizar modificaciones de estos Estatutos para el mejor y más eficaz funcionamiento de la Fundación, dando siempre para ello cumplimiento a lo dispuesto en las disposiciones legales de obligada observancia a las que igualmente habrá de atenerse en los casos de propuesta de fusión con otras fundaciones. El acuerdo de modificación o de fusión exigirá el voto favorable de los dos tercios de los miembros del Patronato en la forma establecida en el Artículo 17. La modificación de los Estatutos y la fusión de fundaciones, deberá ser comunicada al Protectorado para su ratificación conforme a los artículos 40 y 41 de la Ley 10/2005 de Fundaciones de la Comunidad Autónoma de Andalucía. El acuerdo de fusión de las fundaciones interesadas deberá ser razonado.
Cuando la Fundación no pueda cumplir los fines propuestos en sus Estatutos y en los demás casos establecidos por la Ley, el Patronato acordará su extinción por mayoría cualificada de dos tercios de sus miembros presentes y representados, designando al efecto una Comisión Liquidadora con los poderes adecuados y elevando el acuerdo de extinción al Protectorado con el oportuno expediente a los efectos de su ratificación. La extinción de la Fundación deberá ser ratificada por el Protectorado conforme a lo que determine la legislación vigente.
  1. Una vez extinguida la Fundación, excepto en caso de fusión, se procederá a la apertura de un procedimiento de liquidación, que se realizará por el Patronato, bajo el control del Protectorado. Terminado el procedimiento de liquidación se formará el oportuno balance de liquidación, que deberá ser aprobado por el Patronato y sometido a ratificación del Protectorado.
  2. Concluida la liquidación, se hará constar en el Registro de Fundaciones de Andalucía su baja, a solicitud del Patronato.
  3. Una vez satisfechas todas sus obligaciones, el remanente de los bienes será entregado a la Universidad Pablo de Olavide.
Comparte este contenido:
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page