La asesora de programas del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM)en Sevilla, Marta Gómez, ha lamentado que el acceso a la sexualidad «se produce con un enorme desconocimiento» y teniendo como referencia «la información extraída de la pornografía, mitos o experiencias poco gratificantes de sus iguales».

Gómez ha participado en la inauguración del seminario ‘Sexualidad(es) e intervención socio-educativa. Más allá de la prevención. 2ª edición’ junto al director del mismo y profesor de la Universidad Pablo de Olavide (UPO) del Departamento de Trabajo Social y Servicios Sociales, Juan Blanco.

Este simposio, que se desarrolla en modalidad online, forma parte de la programación de la XIX edición de los Cursos de Verano de la UPO en Carmona (Sevilla).

La asesora de programas del IAM ha definido la sexualidad como «una dimensión del ser humano que le acompaña siempre» y ha indicado que la mujer «tiene una gran oportunidad para revertir la discriminación que ha sufrido al ser tratada como objeto sexual».

En esta línea, ha señalado que desde el IAM se ha puesto en marcha un proyecto denominado ‘Olimpia’, que «se trata de una aplicación para móviles y tabletas que va acompañada de una guía didáctica para el profesorado y las familias» que permite «que los niños y niñas estén formados y educados en la sexualidad desde las bases de la igualdad, el respeto y la tolerancia».

Ha recalcado la importancia de que los menores «vivan y conozcan su sexualidad plenamente desde la salud, la confianza, el autoestima y el conocimiento de su propio cuerpo».

Gómez ha añadido que el IAM pone a disposición de toda la ciudadanía «información sobre los derechos sexuales y reproductivos, campañas de sensibilización contra la violencia sexual, servicios específicos para la atención de dichas violencias y recursos para la intervención social».

La ponente ha destacado la «larga trayectoria colaborativa» del IAM con las Universidades públicas andaluzas, marcando el origen de estas colaboraciones en «las subvenciones que esta institución otorga a las universidades para la promoción de la igualdad de género», y en concreto para «la realización del programa ‘Universidades por la Empleabilidad y el Emprendimiento de las Mujeres Universitarias desde la Perspectiva de Género’ (Univergem)».

Por su parte, el director del curso ha manifestado su intención de «alejarse de la imagen de peligro que se le da a la sexualidad» ya que «el ser humano es sexuado, y la sexualidad aparece por todos lados, pero se trata de un tema tabú».

Blanco ha precisado que la sexualidad «en sí misma es una construcción específica de la modernidad occidental», explicando que se crea «con la mediación de los patrones culturales existentes en el momento».

A este respecto, el profesor ha explicado que el sexo «no es observable desde una posición biomédica, ni es un reflejo de nuestra biología» ya que «es la cultura la que indica qué es sexualidad y que no».

Ha explicado que la sexualidad «se encuentra contextualizada» puesto que «a través de factores culturales, como películas o canciones, se reciben unas pautas que inducen a una práctica sexual determinada».

Blanco ha puesto de relieve que «tiene mucho que ver con los derechos de la ciudadanía», y que, actualmente «la sexualidad está marcada por elementos heteronormativos y homófobos».

En relación a la intervención social, el profesor ha afirmado que «se trata de un concepto cultural, que guarda relación con el progreso y el avance», recalcando que «se basa en la idea de carencia, en el qué falta, siguiendo a un modelo que cumpla todas las características requeridas».

Comparte este contenido:
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page