Asegura que estamos asistiendo a un tiempo de “reparación histórica” del papel histórico de la mujer en el flamenco con la puesta en valor de grandes artistas “como Pastora Pavón o Carmen Amaya”

Tiempo para el optimismo en el arte flamenco. La cantaora Rocío Márquez asegura que éste atraviesa un momento de “fertilidad creativa” con artistas “muy diferentes y singulares que están aportando y enriqueciendo este rico patrimonio”, de manera que el relevo generacional está garantizado sobre el escenario porque “están apareciendo proyectos diferentes e innovadores”. Otra cosa es lo que ocurre entre los aficionados, por lo que “ojalá esta eclosión se traduzca en un rejuvenecimiento del público del flamenco, que es vital para que sigamos en esto dentro de 30 años”, expresa.

En este sentido, la cantaora asegura que el arte flamenco se valora más fuera de España que en nuestro país, lo que se deduce “por la respuesta en los teatros, su presencia en circuitos y teatros de primer nivel; hay una atención y cariño que a veces echamos en falta en nuestro país”, lamenta.

Rocío Márquez ha hecho estas declaraciones en el ámbito del curso ‘Las fronteras del flamenco. Creatividad y nuevos imaginarios’, que se clausura hoy en la sede de la Universidad Pablo de Olavide en Carmona dentro de la programación de la XIX edición de los cursos de verano de la UPO. El seminario está dirigido por Ildefonso Vergara Camacho, doctor e investigador del flamenco y periodista de la cadena SER.

Cuestionada sobre el papel de la mujer en el flamenco, la cantaora afirma que ha tenido un papel fundamental “desde la misma génesis de este arte”, si bien “se ha invisibilizado por la sociedad patriarcal en la que vivimos”. No obstante, asegura que “estamos asistiendo a un momento de reparación histórica donde nos estamos dando cuenta del peso de las creadoras y empezamos a darles el lugar que se merecen a artistas como Pastora Pavón o Carmen Amaya, que han marcado el rumbo de este arte con su genialidad y talento”.

La artista subraya que el flamenco tiene la “virtud de acoger diferentes corrientes en su seno”, de manera que considera “totalmente compatible” que haya artistas “más fieles al canon clásico” con otros que “indagan en nuevos discursos poéticos, dancísticos, escénicos, conceptuales y musicales”. Reconoce que “pesa mucho” el marketing en la industria musical, tanto que “sólo unos pocos genios consiguen integrar las dinámicas de difusión de la música comercial manteniendo la excelencia artística”, a quienes considera “un ejemplo a seguir”.

En cuanto a sus proyectos a corto plazo, Rocío Márquez explica que éstos pasan por recuperar los muchos conciertos aplazados por la pandemia y “volver a girar y compartir con el público”. Además, prepara un disco con el productor musical Bronquio que verá la luz el año que viene. En definitiva, cumplir sus sueños como cantaora, que no son otros que “disfrutar, conocerme a mí misma, compartirme en el escenario con el público y que mi música haga de este mundo un lugar un poquito más humano y habitable”. Nada más. Y nada menos.

Comparte este contenido:
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page