Ojo Biónico ¿Hasta dónde puede llegar la tecnología en la medicina?

Responsable científico: Alejandro Barriga Rivera. División de Neurociencias UPO.

Foto_Alejandro BarrigaTemas sobre los que conversar:

En los últimos años la medicina ha avanzado de la mano de los nuevos desarrollos tecnológicos. Muchos de los que antes eran desafíos son ahora elementos de la vida cotidiana. Así tenemos hoy una cirugía más precisa gracias a la robótica, unos diagnósticos más acertados gracias a las técnicas de imagen médica (resonancia magnética, ecografía, tomografía de coherencia óptica, etc.) o personas que recuperan la audición gracias a la biónica entre otros logros.

Cuando la ingeniería se pone al servicio de la medicina hablamos de Ingeniería biomédica. Una de las áreas englobadas dentro de esta disciplina es la Ingeniería neural, que, a grandes rasgos, consiste en conectar el sistema nervioso con dispositivos externos, como es el ejemplo del ojo biónico. Éste permite, a personas ciegas, recuperar una visión funcional, esto es, una visión limitada que les permita realizar tareas de movilidad o reconocimiento de objetos. Este tipo de dispositivos reemplaza los fotorreceptores (células de la retina que convierten la información visual en eléctrica) por una cámara y un conjunto de electrodos miniaturizados. Estos electrodos, implantados en el ojo, son capaces, mediante señales eléctricas, de comunicar información al sistema visual de modo que el paciente vuelve a percibir una sensación visual. Sin embargo, como casi todo, esta tecnología tiene limitaciones: por ejemplo, no podemos replicar el código que utiliza el ojo para comunicar la información al cerebro, o no podemos conseguir una perfecta integración biológica.

¿Qué podemos hacer entonces?    

Formación:

  • Estudios de Bachillerato en Ciencias (Matemáticas, Física, Química y Biología).
  • Ingeniería de Telecomunicación, Especialidad Robótica, Universidad de Sevilla.
  • Máster en Ingeniería Biomédica, University of New South Wales, Australia.
  • Doctorado en Ingeniería, Hospital Virgen del Rocío, Universidad de Sevilla.

1 día en la vida de un científico:

El mundo científico en mi area es muy diverso: un día estás en el quirófano, otro día desarrollando software para analizar datos, en otras ocasiones diseñas ciruitos electrónicos, en ocasiones asistes a congresos en otros países y siempre intentas escribir artículos sobre aquello que has descubierto.

Aficiones:

Pero también hay tiempo para otras cosas. Me encanta montar en bicileta y hacer deporte, viajar y tocar el piano, y además tengo tiempo para dedicárselo a mi hijo. Sin embargo, son los fines de semana cuando uno realmente puede escaparse a la montaña o la playa para cambiar de aire, caminar por el campo o simplemente tomar algunas tapas con amigos o familia.

Centro o departamento:

Actualmente realizo mis investigaciones en la División de Neurociencias de la Universidad Pablo Olavide de Sevilla gracias a un proyecto Marie Curie de la Unión Europea. Al mismo tiempo collaboro como Investigador Asociado con la Universidad de Sydney.

Línea de investigación en la que trabajas actualmente

Dentro de la Ingeniería biomédica, me dedico a desarrollar nuevas tecnicas para superar las limitaciones del ojo biónico. En particular, estudio qué tipo de señales eléctricas hay que enviar al ojo para que el paciente perciba una mejor sensación visual cuando utiliza el implante. En otras palablas, trabajo en replicar el códico que utilizan las neuronas para transmitir información desde el ojo hasta el cerebro.