Evaluación Institucional

Antecedentes históricos.

Desde que en 1995 el Consejo de Universidades decidiera iniciar el primer proyecto de evaluación de las Universidades, se han ido implantando día a día los principios de calidad en las instituciones universitarias.

En este sentido, el RD 1947/1995, de 1 de diciembre, estableció el Plan Nacional de Evaluación de la Calidad de las Universidades (PNECU), cuyos objetivos consistían en promover la evaluación institucional de la calidad de las Universidades, elaborar metodologías homogéneas para la evaluación de la calidad integradas en la práctica vigente en la Unión Europea y proporcionar información objetiva para la adopción de decisiones de las distintas organizaciones en el ámbito de su respectiva competencia.

La Comunidad Autónoma de Andalucía optó por apoyar decididamente la mejora de la calidad de las Universidades Andaluzas, constituyéndose en 1998 la Unidad para la Calidad de las Universidades Andaluzas  (UCUA), quien asumió a partir de entonces la gestión del PNECU en su ámbito.

Posteriormente, el RD 408/2001, de 20 de abril, estableció el II Plan de la Calidad de las Universidades (PCU) con el objetivo de garantizar la calidad de la educación superior europea. A pesar de que se creó con una vigencia de seis años quedó derogado a los dos, por lo que en Andalucía se decidió la continuación del PCU llamándose a partir de entonces Plan Andaluz de Calidad de las Universidades (PACU). A dicho Plan se incorporaron otros procesos asociados a los de evaluación, tales como los Planes de Apoyo a los Planes de Mejora derivados de los procesos de evaluación, concebidos a modo de sistemas de garantía interna de calidad tras su desarrollo y evaluación de seguimiento.

Es en este momento cuando la UCUA asumió la gestión de los dos Planes de Calidad en la Comunidad Autónoma de Andalucía y la coordinación del Plan Andaluz los cuales, en líneas generales, contemplaban la evaluación de titulaciones, departamentos, servicios administrativos y, más tarde, también la de títulos propios. Ello propició una incorporación progresiva de las Universidades Andaluzas a los Planes de Calidad.

En 2003 se creó la Agencia Andaluza de Evaluación de la Calidad y Acreditación Universitaria (AGAE), incluyéndose entre sus cometidos el proceso de Evaluación Institucional anteriormente llevado a cabo por la UCUA, entidad que pasó a formar parte de la AGAE desde la creación de esta última. En este contexto, cada Universidad realizó la planificación de la Evaluación Institucional de forma independiente al resto de Universidades, a pesar de que el proceso de evaluación fue diseñado de modo conjunto en tres fases: autoevaluación, evaluación externa y fase final.

La Universidad Pablo de Olavide inició el proceso Evaluación en 1998, contando en la actualidad con 7 titulaciones, 5 departamentos y 14 servicios administativos evaluados en el marco de los Planes mencionados. También se han evaluado, mediante la herramienta PERFIL, a otros 7 servicios administrativos.

Como consecuencia de todo ello, la Universidad Pablo de Olavide ha obtenido 26 Menciones de Calidad.