Institucional

Alumnos del curso de Arqueología de campo retoman las prácticas arqueológicas en Carmona

El arqueólogo municipal Ricardo Lineros explica que este seminario supone la oportunidad de adquirir práctica, desarrollar la metodología y aplicar en un escenario real los conocimientos

De izquierda a derecha, los arqueólogos Juan Manuel Román y Ricardo Lineros.
De izquierda a derecha, los arqueólogos Juan Manuel Román y Ricardo Lineros.

Aprender técnicas topográficas para situar un yacimiento arqueológico, situar cuadrículas, aplicar técnicas de dibujo y fotografía… todo esto y mucho más podrán aprender los alumnos que hoy comienzan el curso “Arqueología de campo. Carmona Lab”. Y es que, durante todo el mes de agosto los estudiantes serán los auténticos protagonistas en la excavación situada en la plaza de Julián Besteiro de Carmona, popularmente conocida como plazuela de San José.

Y es que el subsuelo de esta plaza sigue albergando secretos que durante muchos años han permanecido ocultos. Rellenos de época islámica, casas mudéjares, restos del desaparecido convento de San José (siglo XVII), estructuras hidráulicas de una edificación romana construida a mediados del siglo I a. C…  En la campaña que ahora comienza, que continúa a nivel romano, la tarea se centrará en “hacer un seguimiento a los movimientos de tierra necesarios para continuar con la reforma del entorno y la limpieza de los restos exhumados anteriormente y su completa documentación”. Así lo ha explicado Ricardo Lineros, director del Museo de la Ciudad de Carmona y jefe de servicio de la Delegación de Patrimonio Histórico del ayuntamiento de la localidad.

De izquierda a derecha, Juan Manuel Román, Juan Ávila, Francisco Hidalgo y Ricardo Lineros en la inauguración del curso.
De izquierda a derecha, Juan Manuel Román, Juan Ávila, Francisco Hidalgo y Ricardo Lineros en la inauguración del curso.

Lineros ha realizado estas declaraciones con motivo de la inauguración hoy del seminario de Arqueología que codirige junto a Juan Manuel Román, arqueólogo del Museo de la Ciudad de Carmona y del servicio de Arqueología municipal, y que se impartirá hasta el 26 de agosto en el marco de cursos de verano que la Universidad Pablo de Olavide organiza cada año en su sede de Carmona. El acto de inauguración ha estado presidido por el alcalde de Carmona, Juan Ávila y el director de la sede de la Universidad Pablo de Olavide en Carmona – Rectora Rosario Valpuesta, Francisco Hidalgo.

La programación prevé sesiones teóricas y prácticas, con trabajo de campo en la plazuela de San José, a unos metros de la sede de la UPO en Carmona, así como la visita a los principales monumentos históricos y patrimoniales de la ciudad.

Según comenta el arqueólogo municipal, este curso supone “la oportunidad de adquirir práctica, desarrollar la metodología y aplicar en un escenario real los conocimientos teóricos”. En este sentido, Ricardo sostiene que “por la experiencia de otros cursos, la vocación se valora como algo muy importante. Tanto como la experiencia directa de excavar y sacar un fragmento que nadie había visto en mucho tiempo”. Por otro lado, el alumno puede aprovechar la transferencia de conocimiento y experiencia del equipo de Arqueología del Ayuntamiento de Carmona, “no sólo en los aspectos técnicos sino también en todo lo relativo a la gestión del patrimonio arqueológico e histórico a nivel local”, añade.

En este sentido, los alumnos participarán en todos los trabajos que ha de realizar un arqueólogo “a pie de obra”. Practicarán el reconocimiento e interpretación de la estratigrafía del yacimiento y tendrán que aplicar las técnicas auxiliares de dibujo, fotografía, topografía o levantamiento de planos. Los trabajos de campo se completarán con sesiones dedicadas a la gestión y administración del patrimonio arqueológico y al trabajo de laboratorio de clasificación y catalogación de cerámicas y restos óseos.

El curso de Arqueología de campo es sólo uno de los proyectos del Museo de la Ciudad, aunque Ricardo señala que el verdadero museo es Carmona en sí. Por ello, se plantea como objetivo poner en valor las funcionalidades que tiene la localidad, además de impulsar las actividades emprendedoras en el campo de las industrias culturales y creativas. Además, señala que la protección y puesta en valor de las actividades y el patrimonio del museo “es uno de los objetivos más importantes y tenemos que proteger ese legado importantísimo”, concluye.

 

13 de junio – 19:30 h