-->

Toma de Posesión del Rector Magfco. en San Telmo 2012

Toma de Posesión del Rector Magfco. en San Telmo

27 de junio de 2012

Ilusión y trabajo. Son los dos ingredientes que traigo en la recién estrenada mochila de Rector. No son desconocidos porque son los que me han acompañado durante mi vida académica, los que me enseñaron y los que, he podido comprobar, dan resultado.

toma_posesion_san_telmo_guzman_fluja_web2Se consuma hoy la adquisición de una responsabilidad que sólo se puede afrontar así, con ilusión y con trabajo, con altas dosis de ambos. Rector de la UPO con la que está cayendo. No será por falta de ánimo: valiente, optimista antropológico, esto lo he escuchado mucho en las últimas semanas. También he escuchado mucho la palabra suerte. Sin duda la voy, la vamos, a necesitar, pero lo importante es que llegue cuando estemos trabajando.

En los últimos años la Universidad ha sufrido una enorme transformación, con un ingente esfuerzo. Creo que las Universidades públicas han sabido estar a la altura de ese reto en un contexto que no ha sido, ni es, precisamente el más favorable. Ahora se nos piden más esfuerzos todavía, de nuevo van a recaer en gran parte sobre las personas: profesores, investigadores, gestores, estudiantes. El horizonte amenaza, por si fuera poco, con otra transformación estructural de los estudios para pasar a un modelo de 3 + 2 en vez del actual 4 + 1. Y mientras tanto, parece que no queremos ver que lo que no volverá a ser lo mismo es el modelo económico y social, que se va agotando un ciclo sin que parezca que tengamos claro cómo continua la historia.

Y es ahí donde entran en juego las Universidades. Ese nuevo modelo se debe generar desde el conocimiento y la innovación, desde los valores del estado social y democrático, desde la responsabilidad social. Todos estos elementos están en las Universidades llamadas ahora más que nunca en la historia reciente a tener un papel transformador del modelo productivo, del modelo económico, del modelo social, y esa es la responsabilidad que nos toca asumir.

Por eso la enseñanza en general y la Universidad en particular es siempre inversión más que gasto. Esto es algo que no se puede ni se debe olvidar a la hora de tomar decisiones. Que la Universidad debe avanzar y debe plantearse una mejora, es cierto; que debemos encontrar un modelo más optimizado y eficiente, es cierto. Pero lo es porque toda la realidad, a su vez, se está transformando, sin negar errores o equivocaciones, pero reivindicando a quienes trabajamos en las Universidades públicas y, pese a todo, hemos derrochado esfuerzos para hacer que las cosas funcionen, a veces hasta hemos conseguido que funcionen bien.

Estamos dispuestos a asumir cambios, sacrificios, esfuerzos. Sólo pedimos dos cosas: que se piense siempre en las personas, en quienes eligieron el servicio público como forma de vida; que no se olvide que la salida de la crisis no podrá ser sin conocimiento e innovación, y que la mejor fuente de ambas está en las Universidades. Poner dinero en ellas no es gastar, es invertir en presente y futuro. Y, desde luego, como dinero público que es, dinero que viene del bolsillo de los ciudadanos, debemos ser absolutamente transparentes en su uso y rendir cuentas hasta el último céntimo de euro.

Desde lo anterior, como Rector UPO, tendré siempre lealtad institucional, primero a la comunidad universitaria a la que me debo, pero también al Sistema Universitario Andaluz al que pertenecemos. Igualmente, Presidente, ten la seguridad de que este Rector ofrece colaboración, diálogo y, sobre todo, arrimar el hombro, por encima de los acuerdos o posibles desacuerdos, tanto mi persona como la Universidad que represento estaremos institucionalmente al servicio de los intereses de la Comunidad Autónoma de Andalucía, no te quepa ninguna duda de nuestra lealtad institucional.

A la comunidad universitaria de la UPO, a su gente aquí representada, decirle que son nuestro mejor activo, que tienen talento sobrado, y que ya han demostrado su generosidad y enorme capacidad de esfuerzo y sacrificio. Estoy plenamente convencido de que dará lo mejor de sí misma y sabrá estar a la altura de las circunstancias, juntos seremos capaces de marcar la diferencia como Universidad, de innovar y de ser referencia.

Está por aquí el que en pocos minutos se convertirá en equipo de gobierno de la UPO. Os ha tocado, todavía estáis a tiempo, poco realmente, de pensarlo mejor, pero si estáis ahí es porque sois las personas idóneas. Sólo os pido que recordéis siempre la importancia del factor humano, y que nuestras decisiones recaen sobre personas.

Querido Juan, hace un año y cinco días, si no se me ha olvidado contar, estabas en este atril afrontando el inicio de tu segundo mandato como Rector de la UPO. Cinco años al frente de nuestra Universidad es más que suficiente para que te estemos agradecidos, sin duda. Recientes momentos de tribulación no deben hacernos olvidar el origen de esos cinco años: muchos de los aquí presentes componíamos un nutrido grupo que logró convencerte de que te presentaras a Rector en momentos difíciles para ti. Será la historia la que ponga tu gestión en su sitio, y estoy convencido de que te hará justicia sin duda. Yo sólo puedo decirte: muchísimas gracias por todo, también a quienes han conformado tu equipo de gobierno, por haber prestado vuestros servicios a nuestra Universidad dejándoos en el empeño muchas horas de sueño, y llevándoos muchas preocupaciones, y afrontando momentos y situaciones difíciles.

Para terminar, quiero dejar constancia de la importancia del incondicional apoyo de Victoria, mi novia, ni en los mejores sueños podría tener una mejor compañía para afrontar esta responsabilidad, muchas gracias por estar ahí. También muchas gracias a mi madre, a mi hermano, mi hermana, cuñada, cuñado, sobrinos, a mi suegra, a los que están y a los que ya no pueden estar, especialmente me acuerdo de mi padre, de mis tíos, porque soy lo que soy y soy quien soy gracias a todos ellos. Académicamente he aprendido mucho de mis profesores y compañeros en la Universidad de Sevilla, en la Carlos III y en la UPO, pero hoy quiero mencionar expresamente a quienes me precedieron en el Rectorado de la UPO: Rosario Valpuesta, Agustín Madrid y Juan Jiménez; y sobre todo a mi maestro y amigo, Víctor Moreno Catena. Espero estar a la altura de lo que me han enseñado y me han transmitido: la auténtica vocación por el servicio público.

Queda ahora un acto en la Universidad. Cuando concluya, habrá terminado el tiempo de las palabras y será el tiempo del trabajo. Estoy convencido de que dará sus frutos porque estaremos todos juntos en este esfuerzo.

Muchas gracias.

Rectorado
Facebook Twitter
Validación de Accesibilidad
Validación CSS 3.0
Validación XHTML 1.0 Transitional
RSS

La Universidad Pablo de Olavide utiliza cookies propias y de terceros para facilitar, mejorar y optimizar la experiencia del usuario, por motivos de seguridad, y para conocer sus hábitos de navegación. Recuerde que, al utilizar nuestros servicios, acepta nuestro aviso legal y nuestra política de cookies