Comunidad UPO

Los estudiantes Manuel Jesús Flores y Pablo Uceda, embajadores de Microsoft en la UPO

A través del programa 'Student Ambassadors' de Microsoft, los alumnos aprenden nuevas habilidades y comparten sus conocimientos con la comunidad universitaria

Pablo Uceda y Manuel Jesús Flores
Pablo Uceda y Manuel Jesús Flores

La Universidad Pablo de Olavide cuenta en el actual curso académico con dos estudiantes en el programa Student Ambassadors de Microsoft, una iniciativa en la que Manuel Jesús Flores Montaño y Pablo Uceda Fuentes, que cursan actualmente cuarto y tercer curso del Grado en Ingeniería Informática en Sistemas de Información, ejercen de representantes de esta corporación tecnológica dentro del ámbito universitario.

Se trata de un programa que prepara a los estudiantes para desarrollar aptitudes técnicas y profesionales para el futuro mediante oportunidades de crear comunidades y compartir las últimas novedades en tecnología con sus compañeros. “De manera resumida, somos un conector entre la comunidad universitaria dentro del estudiantado y Microsoft, es decir, nuestro objetivo es dar a conocer las herramientas y servicios que te proporciona Microsoft y cómo puedes usarlos para potenciar tu carrera profesional”, explica Pablo Uceda Fuentes.

El desarrollo de habilidades técnicas y la inteligencia emocional son dos de los valores que aporta esta iniciativa a sus miembros. “Por la forma en la que trabaja un Student Ambassador estamos acostumbrados al reciclaje constante de formación que acaba conllevando a especializarse en una tecnología, lo que conocemos como hard skills. Además, nuestras charlas son abiertas al público por lo que obtenemos habilidades como son trabajo en equipo, autogestión, gestión del fracaso, capacidad de expresión, motivación… Todo ello va dentro de lo que conocemos como Soft Skills”, resalta Manuel Jesús Flores, quien también ha impulsado en este curso académico en la UPO la comunidad tecnológica Google Students Developer Clubs (GSDC), “una red de comunidades universitarias que busca el mismo objetivo que Microsoft pero con una cierta diferencia y es que, en el caso de Microsoft, el estudiante no está asociado a una universidad o centro, mientras que en Google sí”, aclara el estudiante.

Comunidad de aprendizaje y cambio

Tanto Manuel Jesús Flores Montaño como Pablo Uceda Fuentes forman parte de ESOLIUPO, una asociación que gestiona las dos comunidades tecnológicas en la UPO, Microsoft y Google, y que está formada por estudiantes de Ingeniería Informática con el objetivo de dar a conocer las ventajas del software libre y cómo éste puede formar parte de sus vidas.

“A simple vista puede chocar un poco juntar en el mismo sitio Microsoft, Google y software libre. La imagen que tenemos de ambas empresas es de aquellas que venden servicios y ganan un dinero por ello, pero también participan en contribuciones al software libre” aclara Pablo Uceda, quien añade que “Google, sin ir más lejos, tiene como proyectos de código abierto algunas grandes aplicaciones como Android (el sistema operativo de muchos móviles), Chromium (el motor que hay debajo de navegadores como Google Chrome) o TensorFlow (una de las plataformas de Machine Learning más usadas en el mundo). Si pasamos a Microsoft podemos encontrar PowerShell (la terminal de comandos de Windows), Visual Studio Code (uno de los editores de códigos más empleados) o MS-DOS (el primer sistema operativo de Microsoft y del cual se basaron varios)”.

Compromiso social y avance tecnológico

ESOLIUPO (logo)ESOLIUPO, creada en plena pandemia, es una asociación de estudiantes interesados en aportar ideas que ayuden a la evolución de la sociedad mediante la tecnología, a través de la organización de actividades formativas y eventos de impacto social. “Aunque sea una asociación orientada a Ingeniería Informática, llevamos a cabo actividades con cualquier estudiante, facultad, asociación o entidad que lo requiera, ya que nuestro objetivo es contribuir al software libre, sea mediante talleres especializados en tecnologías, con debates sobre la ética de la inteligencia artificial, o el uso de determinadas herramientas en otros ámbitos como son el empresarial”, destacan los alumnos.

Los dos estudiantes insisten en que cualquier persona puede hacer software libre y que no se requiere de conocimientos avanzados en informática. “Algunas de las maneras es mediante la creación de documentación o manuales, la traducción de éstos o, en el caso de Inteligencia Artificial, usarla para poder entrenarla con datos reales para que funcione correctamente, por lo que, si alguien está interesado o interesada en participar, que no dude en ponerse en contacto con nosotros”, concluyen los miembros de ESOLIUPO.