Universidad Pablo de Olavide, de Sevilla


Kike Mesa: “En cine, apostarlo todo a la posproducción es como pegarse un tiro en el pie porque es muy cara”

El productor ha participado junto a Olmo Figueredo en una mesa redonda sobre la utilización de los efectos especiales y aseguran que “a veces hay que hacer magia con muy poco dinero”

De izquierda a derecha: Kike Mesa y Olmo Figueredo

De izquierda a derecha: Kike Mesa y Olmo Figueredo

El productor de cine Kike Mesa ha asegurado este miércoles en Carmona que el proceso de posproducción de una película es una fase muy costosa porque requiere de mucho tiempo y recursos, por lo que “apostarlo todo a la posproducción es un error: como pegarse un tiro en el pie”. Por su parte, el productor Olmo Figueredo ha afirmado que cuando algo no sale bien en el rodaje siempre se dice “ya lo solucionaremos en pospro y al final te encuentras con un problema, porque a veces hay que hacer magia con poco dinero”.

Mesa y Figueredo han hecho estas declaraciones durante su participación en la mesa redonda ‘Utilización de efectos especiales: el punto de vista de los productores’, que se ha celebrado dentro del curso ‘Los efectos especiales en el cine’, que hoy se clausura en la sede universitaria Olavide en Carmona – Rectora Rosario Valpuesta. El seminario, incluido en la programación de la XVI edición de los Cursos de Verano de la Universidad Pablo de Olavide, está dirigido por Miguel Olid Suero, doctor en Comunicación Audiovisual, crítico de cine, autor de varios libros sobre cine español e iberoamericano y profesor de Lenguaje Audiovisual en el Centro Universitario San Isidoro, adscrito a la UPO.

Olmo Figueredo ha calificado como “imprescindibles” los efectos digitales “tanto visibles como invisibles” y ha asegurado que el cine “no es un trabajo individual, sino lo más parecido a una cooperativa que existe”. Para Kike Mesa, es “incuestionable” la importancia que tienen los efectos especiales “en cualquier tipo de producción”, si bien ha subrayado que hubo una época en la que eran protagonistas en una especie de “alarde de productores y directores” y, aunque hoy por hoy no es así, es un “aliado especial” en una película de género y se corre a veces el “error de magnificarlos”.

A juicio del productor malagueño, no se puede hacer un producto en el que se den simultáneamente las variables de “bueno, bonito y rápido”, sino que de entre las tres hay que optar porque “sólo pueden coincidir dos al mismo tiempo” y ha aseverado que en su último trabajo, los efectos visuales han copado el 25 por ciento del presupuesto global y han requerido el trabajo de entre 40 y 50 profesionales durante los 10 meses que duró el trabajo de posproducción, ha señalado Kike Mesa, quien ha reconocido que se plantea formar su propio equipo de efectos visuales.

Figueredo ha reconocido que los productores suelen consignar más dinero en previsión de las contingencias que puedan surgir en el capítulo de efectos visuales, por lo que ha recomendado ser “creativos” con la financiación para ir ampliando esta partida recortando de las demás, al tiempo que ha afirmado que los “efectos invisibles” son los más importantes en el cine y que es usual que los “evidentes” se caigan en el proceso de posproducción.

Por último, el productor de La Claqueta, que ha recordado los inicios de la empresa en el sector audiovisual allá por 2002 y la producción de su primer documental titulado ‘Ignacio Sánchez Mejías, más allá del toreo’ (2008), ha destacado que “no te puedes llevar mal con el director, lo tienes que convencer con mucha negociación pero sin forzarlo, porque cualquiera es prescindible excepto los directores”.


Archivado en: , , , , ,