Cursos de Verano

El arqueólogo Juan Manuel Román confirma que no se ha excavado «ni el 1%» de Carmona

El arqueólogo Juan Manuel Román ha confirmado en los cursos de verano de la Universidad Pablo de Olavide  que, aunque «el Servicio Municipal de Arqueología lleve más de 35 años realizando excavaciones urbanas», no se ha excavado «ni el 1%» de la ciudad de Carmona (Sevilla), así como que futuras excavaciones «van a seguir aportando información sobre la dinámica histórica de la ciudad».

El director del curso ‘Arqueología de campo’ ha declarado que la Arqueología «siempre puede deparar sorpresas», que «no es una ciencia exacta» y que en ocasiones «puede ser que durante el transcurso de la excavación se encuentren restos o estructuras que no estaban previstos».

Dichas palabras vienen a raíz de los derroteros por los que discurrirá la excavación: «La parte práctica del curso de arqueología de este año, en su decimoquinta edición, se celebra en el Conjunto Arqueológico de Carmona, en la necrópolis; el año pasado tuvimos una primera fase en la que excavamos en el sector sur, donde encontramos parte de una vía romana, que es la que tradicionalmente se ha interpretado como la que unía Carmona con Sevilla: la Vía Híspalis».

«Dado que el año pasado dimos con la vía de manera transversal, este año nos vamos a centrar sobre su trazado», ha apuntado el experto, que además ha recalcado que busca «recopilar más información acerca de las características constructivas o de la dirección de la vía» y que «vamos aumentando el nivel de conocimiento que teníamos sobre ese camino romano».

En relación a los motivos por los que, un año más, los esfuerzos se dediquen a la vía, Román ha comentado lo siguiente: «Nos parece bastante interesante; en los últimos 30 o 40 años se han realizado pocas intervenciones en el Conjunto Arqueológico» destacando las realizadas «en el anfiteatro o junto al mausoleo circular».

«Es interesante que se siga interviniendo y se siga generando información que nos permita ir conociendo más sobre la historia de lo que fue tanto el cementario de la antigua Carmo como de las vías de comunicación», ha profundizado el arqueólogo del Museo de la Ciudad de Carmona.

ARQUEOLOGÍA Y URBANISMO, OBLIGADOS A ENTENDERSE

Por otra parte, el miembro del servicio de Arqueología del Ayuntamiento de Carmona ha abundado en la convergencia de Urbanismo y Arqueología con la Vía Híspalis como ejemplo: «En el caso de Carmona, la calle Sevilla fosiliza esa antigua vía romana y puede ser normal que, en las obras que se puedan realizar en los edificios colindantes, aparezcan restos funerarios como el mausoleo que encontramos en el año 2019, precisamente en el curso de Arqueología».

«En el caso de la vía de este año, se trata de una excavación puntual, la cual se realiza bajo unos criterios de investigación; no obstante, la gran mayoría de excavaciones que se hacen son preventivas», ha especificado Román, que ha detallado que en los solares donde se va a construir una vivienda «previamente hay que hacer un estudio para determinar si las obras pueden alterar o destruir el sustrato arqueológico».

El director de la formación ha relatado que «la intervención arqueológica se hace por ley», concluyendo con lo siguiente: «Se documentan y determinan los restos que hay ahí y si su conservación es viable con la nueva edificación; normalmente se lleva a cabo la misma, aunque pueda ser normal que sea necesaria alguna modificación de cara a la preservación de los restos».

close

Actualidad UPO
Más cerca de ti

Recibe en tu bandeja de entrada las novedades de la
Universidad Pablo de Olavide,
cada semana.

¡Puedes darte de baja cuando desees!
Lee nuestra política de protección de datos personales para más información.