Institucional

Jóvenes emprendedores crean una empresa de análisis político a través de películas y series de televisión

Los impulsores de Cámara Cívica son dos estudiantes y un egresado de la Universidad Pablo de Olavide y un estudiante de la Universidad de Sevilla

camaracivica1
En la imagen, arriba y de izquierda a derecha, María Luque y Manuel Rodríguez. Abajo, de izquierda a derecha, Francisco Javier Álvarez y Pedro Nicolás Martínez.

¿Es posible realizar análisis político de una manera amena y entretenida? La respuesta la tienen los creadores de Cámara Cívica, una empresa de divulgación y asesoría política cuyo objetivo es acercar a los ciudadanos la realidad política y social a través del análisis de películas, series de televisión o videojuegos.

Los impulsores son cuatro jóvenes sevillanos, Manuel Rodríguez Morillo, licenciado en Derecho y Ciencias Políticas por la Universidad Pablo de Olavide; María Luque Fernández, estudiante de Ciencias Políticas de la UPO; Pedro Nicolás Martínez, estudiante de Derecho y Ciencias Políticas de la UPO, y Francisco Javier Álvarez, estudiante de Comunicación Audiovisual en la Universidad de Sevilla. “Cámara Cívica es una empresa basada en los principios de economía social cuyo objetivo es formar a la ciudadanía y contribuir así a la mejora de la democracia”, explican los creadores.

Una de las películas analizadas es El Rey León.
Una de las películas analizadas por Cámara Cívica es El Rey León.

Estos jóvenes adaptan así los análisis políticos de manera original y didáctica alejándolos del contenido académico. “Hay muchas personas que están interesadas en la política pero no entienden el lenguaje que se usa en los medios de comunicación o no les gusta el formato porque les resulta aburrido o muy agresivo”, explica Manuel Rodríguez. “Es por ello que queremos acercar la política a gente que no la busca o a gente que a priori no está interesada”, añade Pedro Nicolás Martínez. Todos los productos culturales tienen cabida en Cámara Cívica, pero las estrellas son series de televisión como Juego de Tronos, House of Cards o Scandal, o películas como El Rey León, Harry Potter o la trilogía de Batman creada por Christopher Nolan. “En los análisis empleamos un lenguaje que entienda la mayoría de la población, ya que pensamos firmemente que no solo la gente que esté interesada o iniciada en temas políticos debe ser parte de la participación democrática”, comenta Francisco Javier Álvarez.

ELECCIONES ANDALUZAS

Y qué mejor ejemplo que las elecciones andaluzas del 22 de marzo. “En Andalucía contamos con una larga tradición de gobierno con partido hegemónico, en este caso el PSOE. Ello ha dotado de estabilidad y certidumbre al sistema político, pero el desgaste, los errores en la gestión y la aparición de nuevas fuerzas políticas (Podemos, Ciudadanos, Vox…) amenazan con un aumento de la fragmentación electoral y parlamentaria. Esto nos recuerda al punto de partida de Juego de Tronos, en el que la crisis de legitimidad del sistema político (¿quién es el rey en el Trono de Hierro?) deriva en la autoproclamación de cinco reyes que entran en guerra, aumentando la dispersión del poder y la incertidumbre” explican estos jóvenes emprendedores.

La idea comenzó a gestarse en primero de carrera cuando Manuel y Pedro se plantearon crear una asociación para fomentar el pensamiento crítico entre los ciudadanos. Más adelante, durante la estancia Erasmus en Florencia de estos dos compañeros de la UPO, esta idea fue madurando. “La idea inicial era tan sencilla como subir videos a medios como youtube, y podcasts de radio a otros, como ivoox, explicando conceptos de teoría política en un tono desenfadado, de forma que todos pudieran entenderlo. Todo ello quedaría recogido en una web propia y serviría para iniciar una transformación social mediante la educación, que desde el principio era el primer objetivo”, explican. Cuando llegó en agosto de 2013 Francisco Javier Álvarez, procedente del mundo de la comunicación, vieron bastante claro que todo era factible, así que plantearon la creación de una página web.

María Luque conoció el proyecto en ciernes, y tras mostrarse en un principio cauta con la idea de adherirse por completo, se incorporó al equipo. “La idea era un diamante en bruto, pensé que también podríamos aplicar la estrategia educativa en el ámbito de la consultoría. Las posibilidades, con un objetivo tan genuino, no tienen límites, y es algo que ya estamos comprobando”, argumenta esta estudiante de la UPO. El punto de vista empresarial lo puso José Antonio Díaz, estudiante de la Universidad de Sevilla, actualmente desvinculado del proyecto pero que forma parte de su historia. Con el equipo ya formado, pusieron en marcha las redes sociales (Facebook y Twitter) y comenzaron a colaborar en el programa de radio Generación Geek y en medios de prensa digital.

Actualmente estos jóvenes también ejercen tareas de consultoría política pero con el objetivo, explican, de “educar en conceptos básicos y valores democráticos a nuestros representantes”. También ultiman los detalles de su página web, una plataforma divulgativa en la que podrá publicar sus análisis todo el que quiera y comulgue con el código ético de esta empresa, ya que como explican “nosotros no nos declaramos apolíticos, ni neutrales ni objetivos. Nos posicionamos a favor de la democracia, los derechos humanos y los valores democráticos de libertad, igualdad, justicia, tolerancia y solidaridad”.