Institucional

Se mantiene el retroceso de la financiación estatal y regional a proyectos de investigación de las universidades

Según un informe de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) que analiza las actividades del año 2015

José Carlos Gómez (en el centro), presidente de la sectorial CRUE I+D+i
José Carlos Gómez (en el centro), presidente de la sectorial CRUE I+D+i

El comportamiento de la actividad de las universidades españolas en investigación y transferencia de conocimiento en 2015 refleja un continuado descenso en el volumen de financiación de los proyectos de investigación competitivos sostenidos con fondos públicos estatales y regionales. En contraposición, se advierte una recuperación en la financiación captada en los proyectos colaborativos procedentes de la Unión Europea (UE) y en los programas propios de apoyo a la investigación financiados por las universidades.

Así se desprende del informe “Investigación y Transferencia de Conocimiento en las universidades españolas 2015” que ha presentado CRUE Universidades Españolas, cuyo contenido es elaborado desde 2003 por la comisión sectorial CRUE I+D+i a través de su Red de Oficinas de Transferencia de Resultados de Investigación (RedOTRI) y su Red de Unidades de Gestión de la Investigación (RedUGI). Este informe se ha consolidado como un referente en la información sobre la actividad universitaria en investigación y transferencia y es ampliamente utilizado por analistas y responsables del sistema de innovación. La edición correspondiente a 2015 ha sido elaborada con datos de un 95% de las 70 universidades a las que se ha remitido.

Durante la presentación del informe, el presidente de la comisión sectorial CRUE I+D+i, José Carlos Gómez Villamandos, ha destacado que se pone de manifiesto “cómo las universidades han sido capaces de seguir manteniendo un buen nivel de producción científica y de transferencia” pese a haber sufrido una gran bajada en la financiación que recibían destinada a estas actividades. En este sentido, ha aplaudido la “solidez” del sistema de I+D+i en las universidades y ha reclamado un pacto de Estado que lo dote de estabilidad: “Hace falta una apuesta de verdad. Es preciso que haya coherencia entre el discurso, el presupuesto y las medidas”.

El informe también apunta que el volumen del Personal Docente e Investigador (PDI) dedicado a actividades de investigación y transferencia de conocimiento en las universidades es todavía limitado: 40% y 18% del PDI total, respectivamente. Por otra parte, se ha producido una ligera mejora en los ingresos procedentes de las ayudas para recursos humanos destinados a estas actividades y el volumen de producción científica continuó en 2015 su tendencia al alza, destacando un incremento mayor en el número de artículos publicados y en las tesis leídas. En cuanto a la transferencia de conocimiento vinculada a la investigación contratada y colaborativa, así como a los contratos de apoyo técnico, prestaciones de servicio y los convenios de cátedra universidad-empresa, en 2015 se produjo una ligera recuperación con respecto al año anterior, alcanzando los 468 M€. También se advierte una mejoría en el número de contratos de licencia de patentes, que aún no se traducen en un incremento de los ingresos. Finalmente, el informe pone de manifiesto que la creación de empresas basadas en tecnología o conocimiento (spin-offs) presentó en 2015 cifras similares a las de años anteriores con 113 nuevas entidades.