Institucional

“Conocer hacia dónde nos llevan los cambios ayuda a las empresas a dibujar escenarios futuros”

Paola Caballer es secretaria de la Asociación Andaluza de Coolhunting
Paola Caballer es secretaria de la Asociación Andaluza de Coolhunting

La Universidad Pablo de Olavide ha acogido esta mañana la celebración de taller competencial ‘Tendencias del mercado y coolhunting’, que ha sido impartido por Paola Caballer, secretaria de la Asociación Andaluza de Coolhunting. Paola, que también es miembro de Coolhunting Community y formadora para el Instituto de Economía Digital de ESIC, investiga tendencias empresariales para la gestión y el desarrollo del talento y escribe sobre organizaciones y Psicología en el trabajo.

Este taller se enmarca dentro de la Cátedra Andalucía Emprende, iniciativa de la Consejería de Conocimiento, Investigación y Universidad de la Junta de Andalucía que, a través de la Fundación Andalucía Emprende, financia el despliegue de la estrategia de emprendimiento en las universidades andaluzas. Está dirigida desde el Vicerrectorado de Estrategia, Empleabilidad y Emprendimiento y gestionada a través del Área de Empleabilidad y Emprendimiento de la Fundación UPO.

“El coolhunting es una metodología que permite anticipar las necesidades de consumo, identificar oportunidades y amenazas y adquirir una posición ventajosa frente a la competencia. Se basa en la observación del entorno para identificar indicios de cambio en varios niveles: socio-cultural, geopolítico o jurídico, estético, tecnológico…”, asegura Paola. Cuando el coolhunter recopila esas piezas, su trabajo es establecer las conexiones entre esos conceptos, y darles una explicación sociológica que indique esa nueva dirección hacia la que se mueve el consumo.

Aunque el día a día de un coolhunter es como cualquier otro, tiene una forma de mirar especial a su alrededor. “Generalmente, hace muchas fotos o toma notas de imágenes que le resultan interesantes: un graffiti, un escaparate, el titular de un medio de comunicación, etc… Suele acudir a foros o eventos sectoriales, para estar a la última sobre las innovaciones que acontecen, y generalmente, se relaciona con gente cool, que no son más que expertos en una materia concreta, o gente especialmente abierta a adoptar innovaciones”, según Caballer. Con todos estos elementos, va activando alertas en su mente en torno a conceptos novedosos relacionados con la cultura, la tecnología, la alimentación o la ciencia, entre otros sectores.

Tradicionalmente, el coolhunting se ha utilizado en áreas relacionadas con la cultura o la moda, pero en los últimos años, la investigación de tendencias -que es en realidad lo que hace un coolhunter- es necesaria en prácticamente todos los sectores económicos. “Conocer hacia dónde nos llevan los cambios de nuestra sociedad ayuda a las empresas a dibujar escenarios futuros donde quisieran verse”, puntualiza esta profesional. Actualmente, el análisis de tendencias se utiliza como herramienta de apoyo a la prospectiva empresarial para el sector alimentario, industrial, educativo, etc…

Con respecto a las tendencias del mercado en la actualidad, Paola Caballer cree que “el mercado irá hacia donde queramos llevarlo nosotros”, al tiempo que advierte de la necesidad de adquirir una conciencia colectiva, tanto por parte de las empresas como de los consumidores. Lo que sí parece cierto –según Paola– es que las grandes macro-tendencias nos llevan hacia una profunda reflexión sobre la forma en la que consumimos, hacia el modo en que gestionamos nuestros residuos, y cómo utilizamos los recursos.

“La conciencia ecológica es cada vez más fuerte. Por otro lado, los desarrollos tecnológicos, especialmente los relacionados con la inteligencia artificial, están agitando la industria fuertemente. Cada vez más robots co-trabajarán con las personas en las fábricas, y los procesos productivos se optimizarán gracias a la incorporación de los llamados ‘gemelos virtuales’. En un nivel más sociológico, las ideologías extremistas están ganando mucha presencia en Europa y el mundo entero, y eso debe hacernos reflexionar para evitar conflictos diplomáticos que pongan en riesgo los mercados”.

Por último, esta coolhunter ha hecho hincapié en que el concepto de investigación de tendencias tiene que disociarse del sector de la moda, y que la investigación de tendencias es una herramienta para la definición de escenarios. “Son las empresas las que deben decidir dónde quieren situarse, desde el conocimiento de a dónde va nuestra sociedad”, ha concluido.