Investidura Rector Magfco. 2012

Investidura Rector Magfco. 2012

27 de junio de 2012

En 1974 salió al mercado un LP titulado crisis? What crisis?, que era el segundo disco, en su formación definitiva, de un grupo musical llamadoinvestidura upo_guzman fluja_1_web Supertramp (realmente yo tenía 9 años y no fue hasta 1978, cuatro años después, que conocí este disco al interesarme la música de este grupo tras escuchar una canción “give a little bit” gran éxito en su momento). La portada de ese disco era curiosa: la imagen de un señor recostado en una tumbona de playa, tomando un refresco y disfrutando bajo una sombrilla amarilla – anaranjada, todo ello encima de un vertedero gris que dejaba en segundo plano la imagen de una ciudad industrial de Gran Bretaña. Curiosamente, ninguna de las diez canciones del disco contenía referencia alguna a la crisis, la crisis de 1973, la llamada crisis del petróleo. Treinta ocho años después, y en este complejo escenario de nueva crisis no dejo de pensar en la portada de ese disco y en sus dos posibles interpretaciones: la crisis no va con nosotros, una, y al mal tiempo buena cara, dos. Desgraciadamente no son excluyentes porque hay quien no se quiere enterar de que estamos en crisis y hay muchas personas a las que ya sólo les queda poner la buena cara ante el temporal que les está cayendo encima y tratar de continuar, de salir adelante.

Y a nosotros, a las Universidades, nos ha tocado enterarnos de forma muy directa de que estamos en crisis, pero también nos toca liderar, según entiendo y pese al oscuro panorama, el esfuerzo para salir adelante. De eso quiero hablaros hoy, en este día caluroso de finales de junio.

Ilusión y trabajo. Son los dos ingredientes que traigo en la recién estrenada mochila de Rector. No son desconocidos porque son los que me han acompañado durante mi vida académica, los que me enseñaron y los que, he podido comprobar, dan resultado.

investidura upo_guzman fluja_2_webSe acaba de consumar el último acto formal de adquisición de una responsabilidad que sólo se puede afrontar así, con ilusión y con trabajo, con altas dosis de ambos. Rector de la UPO con la que está cayendo (ya saben, como el chiste: me he enterado de que eres Rector; no hombre, a ti te lo habrán dicho, el que se está enterando soy yo). Bueno, no será por falta de ánimo: valiente, optimista antropológico, esto lo he escuchado mucho en las últimas semanas. También he escuchado mucho la palabra suerte. Sin duda la voy, la vamos, a necesitar, pero lo importante es que llegue cuando estemos trabajando.

En los últimos años la Universidad ha sufrido una enorme transformación, con un ingente esfuerzo. Creo que las Universidades públicas han sabido estar a la altura de ese reto en un contexto que no ha sido, ni es, precisamente el más favorable. Ahora se nos piden más esfuerzos todavía, de nuevo van a recaer en gran parte sobre las personas: profesores, investigadores, gestores, estudiantes. Ayer estrenaba mi responsabilidad como Rector en el Consejo Andaluz de Universidades en el que se tomaron decisiones graves que, os puedo asegurar, no han sido plato de gusto para quienes las tuvimos que tomar.

El horizonte amenaza, por si fuera poco, con otra transformación estructural de los estudios para pasar a un modelo de 3 + 2 en vez del actual 4 + 1. Y mientras tanto, parece que no queremos ver que lo que no volverá a ser lo mismo es el modelo económico y social, que se va agotando un ciclo sin que parezca que tengamos claro cómo continua la historia.

Y es ahí donde entran en juego las Universidades. Ese nuevo modelo se debe generar desde el conocimiento y la innovación, desde los valores del estado social y democrático, desde la responsabilidad social. Todos estos elementos están en las Universidades llamadas ahora más que nunca en la historia reciente a tener un papel transformador del modelo productivo, del modelo económico, del modelo social, y esa es la responsabilidad que nos toca asumir.

Por eso la enseñanza en general y la Universidad en particular es siempre inversión más que gasto. Esto es algo que no se puede ni se debe olvidar a la hora de tomar decisiones. Que la Universidad debe avanzar y debe plantearse una mejora, es cierto; que debemos encontrar un modelo más optimizado y eficiente, es cierto. Pero lo es porque toda la realidad, a su vez, se está transformando, sin negar errores o equivocaciones, pero reivindicando a quienes trabajamos en las Universidades públicas y, pese a todo, hemos derrochado esfuerzos para hacer que las cosas funcionen, a veces hasta hemos conseguido que funcionen bien.

Estamos dispuestos a asumir cambios, sacrificios, esfuerzos. Sólo pedimos dos cosas: que se piense investidura upo_guzman fluja_3_websiempre en las personas, en quienes eligieron el servicio público como forma de vida; que no se olvide que la salida de la crisis no podrá ser sin conocimiento e innovación, y que la mejor fuente de ambas está en las Universidades. Poner dinero en ellas no es gastar, es invertir en presente y futuro. Y, desde luego, como dinero público que es, dinero que viene del bolsillo de los ciudadanos, debemos ser absolutamente transparentes en su uso y rendir cuentas hasta el último céntimo de euro.

Desde lo anterior, como Rector UPO, tendré siempre lealtad institucional, primero a la comunidad universitaria a la que me debo, pero también al Sistema Universitario Andaluz al que pertenecemos. Igualmente, lo he dicho antes en la Junta de Andalucía, pero lo reitero ahora ante el Secretario General de Universidades, ten la seguridad, querido Paco, de que este Rector ofrece colaboración, diálogo y, sobre todo, arrimar el hombro, por encima de los acuerdos o posibles desacuerdos, tanto mi persona como la Universidad que represento estaremos institucionalmente al servicio de los intereses de la Comunidad Autónoma de Andalucía, no te quepa ninguna duda de nuestra lealtad institucional.

En este momento considero mi deber decir que como Rector mi compromiso está con la Universidad pública, con la autonomía universitaria y por tanto contra las medidas que nos vienen perjudicando como institución y como personas. Mi posición es contundente en relación con las medidas del gobierno central: no se entienden, son incomprensibles y no van a mejorar las Universidades, y por ello hay que seguir oponiéndose a ellas. Y no es una irresponsabilidad por mi parte, ni la negación de la realidad evidente de la falta de monetario; simplemente es decir que debemos mejorar el modelo universitario con otras alternativas posibles y reales que se asienten sobre la reivindicación de las funciones y cometidos de la Universidad pública.

En este sentido he hecho referencia al Consejo Andaluz de Universidades de ayer y a las duras medidas que tuvimos que aprobar. Y puedo decir, con conocimiento de causa, que fue un mal trago para todos, pero el menos malo que se ha podido. Sé que esto que digo es difícil de comprender porque muchas personas, muchas familias están ya al límite de lo soportable, y lo sé porque me lo contáis, porque he hablado con quienes trabajáis aquí. Tenemos que seguir trabajando para revertir esta situación, y tened la seguridad de que así lo haré y que haré llegar vuestras peticiones, solicitudes y reivindicaciones a las instancias oportunas. Pero también quiero decir que tanto el Consejero como el Secretario General de Universidades aquí presente y su equipo de trabajo, comparten estas preocupaciones y han mostrado su disposición plena para trabajar en la línea de revertir esta situación, y esto es de agradecer: ejemplo de ello es la propuesta de tasas, precios públicos, aprobada ayer.

investidura upo_guzman fluja_4_webA nuestra comunidad universitaria le quiero decir que son tiempos difíciles, hoy un poco más que ayer. Pero aquí tenéis un Rector que comparte vuestras preocupaciones y que piensa en las personas, que está junto a vosotros y que os defenderá hasta lo humanamente posible esperando tener éxito pero sin poder garantizaros que siempre lo tendré. Os lo dije durante el proceso electoral: no os prometo nada, únicamente os digo que trabajaré a pié de obra, hombro con hombro con vosotros, por la Universidad y por las personas que la componen. Lo dije y lo vuelvo a decir: juntos y unidos, no hay otra fórmula; lo vais a hacer y sé que, pese a todo lo que nos cae encima, arrimaréis el hombro como siempre. Y aquí comienza un poco de esa necesaria suerte: un Rector con la suerte de mirar a su alrededor y poder deciros que sois nuestro mejor activo, que tenéis talento sobrado, y que ya habéis demostrado generosidad y una enorme capacidad de esfuerzo y sacrificio. Estoy plenamente convencido de que daréis lo mejor de vosotros mismos y sabréis estar a la altura de las circunstancias, juntos seremos capaces de marcar la diferencia como Universidad, de innovar y de ser referencia.

A quienes se han convertido en equipo de gobierno de nuestra Universidad. Os ha tocado, hace tres horas estabais a tiempo  de pensarlo mejor y no lo habéis hecho, algo de lo que me alegro porque si estáis ahí es porque sois las personas idóneas. Sólo os pido, como hice antes, que recordéis siempre la importancia del factor humano, y que nuestras decisiones recaen sobre personas que ya están bastante sufridas.

Querido Juan, hace un año y cinco días, si no se me ha olvidado contar, estabas en este atril afrontando el inicio de tu segundo mandato como Rector de la UPO. Cinco años al frente de nuestra Universidad es más que suficiente para que te estemos agradecidos, sin duda. Recientes momentos de tribulación no deben hacernos olvidar el origen de esos cinco años: muchos de los aquí presentes componíamos un nutrido grupo que logró convencerte de que te presentaras a Rector en momentos difíciles para ti. Será la historia la que ponga tu gestión en su sitio, y estoy convencido de que te hará justicia sin duda. Yo sólo puedo decirte: muchísimas gracias por todo, también a quienes han conformado tu equipo de gobierno, por haber prestado vuestros servicios a nuestra Universidad dejándoos en el empeño muchas horas de sueño, y llevándoos muchas preocupaciones, y afrontando momentos y situaciones difíciles.

Para terminar, quiero dejar constancia de la importancia del incondicional apoyo de Victoria, mi novia, ni en los mejores sueños podría tener una mejor compañía para afrontar esta responsabilidad, muchas gracias por estar ahí. También muchas gracias a mi madre, a mi hermano, mi hermana, cuñada, cuñado, sobrinos, a mi suegra, a los que están y a los que ya no pueden estar, especialmente me acuerdo de mi padre, de mis tíos, porque soy lo que soy y soy quien soy gracias a todos ellos. Académicamente he aprendido mucho de mis profesores y compañeros en la Universidad de Sevilla, en la Carlos III y en la UPO, pero hoy quiero mencionar expresamente a quienes me precedieron en el Rectorado de la UPO: Rosario Valpuesta, Agustín Madrid y Juan Jiménez; y sobre todo a mi maestro y amigo, Víctor Moreno Catena. Espero estar a la altura de lo que me han enseñado y me han transmitido: la auténtica vocación por el servicio público.

Esta Universidad siempre ha tenido una especial vocación de compromiso social, que debe acentuarse en estos tiempos. Para ello hemos contado con la colaboración de Ayuntamientos, Diputaciones, empresas, instituciones públicas y privadas, fundaciones, etc. Sé que no nos vais a fallar en estos momentos. Sólo quiero aprovechar ahora para decir que estamos en un momento histórico de cuya adecuada superación tendremos que dar cuenta ante la historia: suspenderemos o aprobaremos, y sólo aprobaremos si unimos nuestras fuerzas para lograr una transformación hacia un mundo más justo, más equitativo, más solidario, más humano.

Ha terminado el tiempo de las palabras y es el tiempo del trabajo. Estoy convencido de que dará sus frutos porque estaremos todos juntos en este esfuerzo.

Pero ya me conocéis, no voy a terminar sin citar a mi cantautor de cabecera. Podría decir hoy “buenos días y buena suerte”, pero esa frase no es suya aunque no nos viene nada mal. No, hoy elijo unos versos de “rabo de nube”, Silvio Rodríguez:

Si me dijeran: pide un deseo
Preferiría un rabo de nube
Un torbellino en el suelo
Una gran ira que sube,
Que se llevara lo feo
Y nos dejara el querube

Un barredor de tristezas
Un aguacero en venganza
Que cuando escampe parezca
Nuestra ESPERANZA.

He dicho.

Rectorado
Facebook Twitter
Validación de Accesibilidad
Validación CSS 3.0
Validación XHTML 1.0 Transitional
RSS

La Universidad Pablo de Olavide utiliza cookies propias y de terceros para facilitar, mejorar y optimizar la experiencia del usuario, por motivos de seguridad, y para conocer sus hábitos de navegación. Recuerde que, al utilizar nuestros servicios, acepta nuestro aviso legal y nuestra política de cookies