Investigación

Descubierto un importante avance en el conocimiento de los mecanismos cerebrales que subyacen al síndrome de X frágil

Un trabajo publicado en la revista Molecular Autism por investigadores de la UCM y de la UPO demuestra la participación del cerebelo en este síndrome sugiriendo una posible aproximación terapéutica

Sinapsis de un ratón control (izquierda) y sinapsis de un ratón modelo del síndrome del X Frágil (derecha). Se puede apreciar claramente que el ratón modelo del FXS presenta más vesículas sinápticas en contacto con la membrana presináptica
Sinapsis de un ratón control (izquierda) y sinapsis de un ratón modelo del síndrome del X Frágil (derecha). El ratón modelo del FXS presenta más vesículas sinápticas en contacto con la membrana presináptica

El síndrome de X frágil es la discapacidad intelectual hereditaria del espectro autista más común, aparece en 1 de cada 4.000 hombres y 1 de cada 7.000 mujeres. Los pacientes con síndrome del X frágil sufren múltiples alteraciones del comportamiento como carencias cognitivas, hiperactividad, ansiedad, problemas de interacción social y, además, déficits motores que afectan a la adquisición de la motricidad fina para los cuales todavía no existe un tratamiento específico para la misma. Sin embargo, Ricardo Martín, profesor ayudante doctor del Departamento de Fisiología de la Universidad Complutense, en colaboración con Agnès Gruart y José M. Delgado, investigadores de la División de Neurociencias de la Universidad Pablo de Olavide, acaban de publicar un trabajo en la revista Molecular Autism que trae algo de esperanza para esta enfermedad.

Los contactos por los que las neuronas se comunican entre sí se denominan sinapsis y son sitios con una importante actividad metabólica y funcional. El estudio publicado apunta al anormal incremento en el número vesículas sinápticas de glutamato como la causa tanto de la pérdida la plasticidad sináptica a largo plazo en las sinapsis entre las fibras paralelas y las células de Purkinje del cerebelo como del aprendizaje motor y los déficits sociales de un modelo de ratón de este síndrome.

Además, estos investigadores demuestran que la restauración de estas alteraciones sinápticas mediante la activación farmacológica del receptor metabotrópico de glutamato mGluR4 mejora el aprendizaje motor y los déficits sociales de este modelo animal del síndrome del X frágil.

Referencia: 

Martín, R., Suárez-Pinilla, A. S., García-Font, N., Laguna-Luque, M. L., López-Ramos, J. C., Oset-Gasque, M. J., Gruart, A., Delgado-García, J. M., Torres, M., & Sánchez-Prieto, J. (2023). The activation of mGluR4 rescues parallel fiber synaptic transmission and LTP, motor learning and social behavior in a mouse model of Fragile X Syndrome. Molecular Autism, 14(1). https://doi.org/10.1186/s13229-023-00547-4

Fuente: Universidad Complutense de Madrid

23 de mayo – 19.30 h

Agenda Cultural UPO: Teatro 'Ojos, un paraíso casi perdido'