Comunidad UPO

La UPO pone en marcha un plan para fomentar la producción científica de las investigadoras y evitar la brecha de género

La Universidad Pablo de Olavide firma un acuerdo con los representantes del PDI que contempla la reducción de la carga docente de las investigadoras para fomentar su producción científica y la adopción de una serie de medidas para la conciliación de la vida laboral y familiar

El rector de la Universidad Pablo de Olavide, Vicente Guzmán, el presidente de la Junta de Personal Docente e Investigador, Francisco Javier Fernández, y el presidente del Comité de Empresa del Personal Docente e Investigador Laboral de la Universidad, David Cobos, han firmado esta mañana el Acuerdo sobre medidas para la conciliación de la vida familiar y laboral y reducción del encargo docente para fomentar la producción científica de las investigadoras tras la maternidad, adopción y/o acogimiento.

El acuerdo, fruto de la negociación del equipo de gobierno de la Universidad Pablo de Olavide con los órganos de representación del personal docente e investigador contiene dos partes diferenciadas: por un lado, la asignación y organización docente para conciliar la vida laboral y familiar y, por otro, la reducción de tareas docentes para fomentar la producción científica de las investigadoras tras la maternidad, adopción y/o acogimiento. Este último paquete de medidas busca evitar la brecha de género que afecta a las mujeres en las categorías de profesoras titulares y catedráticas.

“Es un día importante, gracias a la voluntad conjunta de los órganos de representación de la Universidad, gracias al talante negociador y al esfuerzo de todos los que han participado en este acuerdo”, afirma el rector de la UPO, Vicente Guzmán, quien ha puesto en valor la capacidad de la Universidad para concretar unas medidas que evitan que la maternidad sea “penalizadora” en la carrera profesional en el ámbito universitario. “Con este acuerdo procuramos mejorar los derechos de las personas que forman parte de la Universidad”, ha concluido en su intervención.

Asimismo, el presidente del Comité de Empresa del Personal Docente e Investigador Laboral de la UPO, David Cobos, ha destacado que “es un momento feliz para la comunidad universitaria”, y ha enfatizado que se ha llegado a un acuerdo de mínimos “muy importante”. “Es un texto que sirve de punto de partida y que debemos comprobar cómo va funcionando”, ha añadido Francisco Javier Fernández, presidente de la Junta de Personal Docente e Investigador.

Medidas para fomentar la producción científica de las investigadoras tras la maternidad, adopción y/o acogimiento

Los datos y cifras sobre la promoción profesional del PDI en la Universidad Pablo de Olavide evidencian una brecha por razón de género que perjudica al colectivo de investigadoras que, al alcanzar la categoría profesional de profesoras contratadas doctoras ven estancada su carrera por ralentizar su producción científica. Por ejemplo y según recoge el II Plan de Igualdad entre mujeres y hombres de la UPO con datos relativos al curso 2015/2016, el número de hombres que dirigen proyectos de investigación competitivos es de un 81% frente a un 19% de mujeres, cuando son más mujeres que hombres las que participan en proyectos de investigación europeos, internacionales y de excelencia.

La disminución del ritmo en la producción científica de las investigadoras coincide en la mayoría de los casos con la maternidad y el disfrute de los permisos que conlleva. Este hecho hace que queden relegadas en la consecución de sexenios de investigación (69% hombres y 31% mujeres en el periodo citado) y en la dirección de proyectos y de tesis doctorales, dificultándoles la promoción a las categorías de profesoras titulares y catedráticas. Para evitar esta brecha de género, la Universidad Pablo de Olavide ha acordado reducir la carga docente de las investigadoras integradas en el PDI que, habiendo sido madres, por nacimiento, acogida o adopción, tienen asignadas como obligaciones fundamentales tareas de investigación. De esta manera, las investigadoras podrán dedicar más tiempo a la producción científica y avanzar, por tanto, en su carrera profesional en el marco de la Universidad.

Las reducciones en tareas docentes a las que tienen derecho las mujeres PDI a tiempo completo que terminen su permiso de maternidad, adopción y/o acogimiento durante el curso 2018/2019 son:

  1. De hasta 90 horas (9 créditos ECTS) del encargo docente que legalmente le corresponda en los doce primeros meses desde que finaliza el permiso de maternidad, adopción y/o acogimiento.
  2. De hasta 50 horas entre los 12 y 24 meses tras la finalización del permiso.
  3. De hasta 30 horas entre los 24 y 36 meses después de la baja de maternidad, adopción y/o acogimiento.
  4. De hasta 30 horas hasta que el hijo o la hija cumpla 6 años, si se trata de una familia monoparental.

Aquellas investigadoras que decidan acogerse a esta reducción asumen un compromiso anual de producción investigadora y/o transferencia que justifique que las horas docentes han sido utilizadas para desarrollar tareas de investigación y producción científica. La dedicación docente nunca podrá ser inferior a 6 créditos.

Medidas para la conciliación de la vida familiar y laboral

El acuerdo firmado esta mañana también contempla un plan para la conciliación de la vida familiar y laboral, dirigido a todo el profesorado, con independencia de su género y de la figura contractual que le vincule a la Universidad. Este plan establece medidas para adecuar y racionalizar los horarios del personal docente e investigador que tenga responsabilidades familiares (menores de doce años siendo el único responsable, menores de cuatro años cuando la otra persona progenitora tenga una jornada laboral coincidente y no disfrute de ninguna adaptación horaria, personas dependientes o con discapacidad física, psíquica o sensorial igual o superior al 50 por ciento). Son medidas que se contemplan con carácter indefinido y con una clara vocación de permanecer en el tiempo. Éstas son:

  1. El número de horas de clases no deberá ser superior a 5 horas diarias y no deberá haber un intervalo superior a 8 horas entre la primera y la última clase que se imparta.
  2. Habrá un lapso sin actividades lectivas de al menos 14 horas entre el final de la última clase de un día y la primera del día siguiente.
  3. El profesorado con contrato de asociado o asociada a tiempo parcial tendrá derecho a tener su docencia concentrada en un porcentaje de días a la semana equivalente a la proporción de su dedicación respecto a la de un tiempo completo (por ejemplo, los docentes que tengan dedicación de 4 horas a la semana, es decir, la mitad de un tiempo completo, tienen derecho a tener su docencia en la mitad de los días de la semana).
  4. Para la organización docente semanal o semestral del profesorado, se tomará en consideración las condiciones impuestas en convenios reguladores de guarda y custodia o en situaciones de atención a la dependencia, especialmente en aquellos casos en los que la familia esté sometida a dispersión geográfica.

Otras medidas del acuerdo

Junto a estas medidas, el acuerdo contempla la creación de una Comisión de Seguimiento que tiene como principal objetivo analizar y evaluar periódicamente el impacto de las medidas adoptadas.

Asimismo, el acuerdo recoge la propuesta de mejora del Centro de Educación Infantil de la UPO, con posibilidad de extenderlo por las tardes con servicios complementarios de ludoteca, la creación de un aula vespertina/ludoteca hasta las 21:30 y la firma de convenios entre la UPO y centros asistenciales de día y asociaciones que ofrezcan servicios preferentes en la atención a familiares a cargo de los miembros de la comunidad universitaria.