Cursos de Verano

Experto apuesta por las exportaciones de productos para fomentar el consumo en tiempos de crisis

El profesor de la Universidad Pablo de Olavide Francisco José González del Piñal desaconseja poner en marcha actividades relacionadas con el comercio tradicional, que tiene altos costes fijos

Francisco José González del Piñal
Francisco José González , profesor del Departamento de Organización de Empresas y Marketing

El profesor del Departamento de Organización de Empresas y Marketing de la Universidad Pablo de Olavide, Francisco José González del Piñal Pacheco, ha declarado hoy que tenemos que tener la mentalidad de vender fuera, porque tenemos productos muy buenos y exportables. “Aquí dentro ha caído el consumo de forma alarmante debido a la crisis, que está afectando a los países de la zona euro. Pero en el resto del mundo, empresas como el Santander, BBVA, Abengoa o Telefónica, que tienen la mayor parte del negocio fuera, están muy bien valoradas en bolsa porque en otros países no hay crisis, sino que la tenemos aquí dentro”.

El profesor ha realizado estas manifestaciones durante el curso “Cómo arrancar mi propio negocio en tiempos de crisis”, que se está celebrando en el marco de los cursos de verano de la Universidad Pablo de Olavide en Carmona y del que es coordinador, junto al también docente de la UPO Borja Villa Ramos.

Según González del Piñal, existen tres motivos fundamentales para emprender. En primer lugar, hay muchas personas que tienen necesidad de montar un negocio porque no tienen ingresos mensuales al estar en desempleo, pero tienen experiencia, formación y bagaje. Pueden optar por irse al extranjero a trabajar, algo que cree que debemos evitar por la pérdida de capital humano en nuestro país, y por otro lado, pueden intentar arrancar su propio negocio o proyecto que les permita tener unos ingresos que satisfagan sus necesidades básicas.

El segundo motivo, a su parecer, es que vivimos en una importante crisis que ha dado lugar a numerosos cambios, que suponen oportunidades que podemos aprovechar para hacer negocios relacionados con ellas. Y la tercera, es que vivimos en plena revolución tecnológica, lo que nos da acceso a mercados que están a miles de kilómetros a un solo clic, como el latinoamericano, que está creciendo mucho y en el que podemos vender multitud de productos.

En la actualidad, los datos del consumo que manejamos son desoladores, mientras que las perspectivas de aquí a final de año no son nada halagüeñas. En cambio, existen sectores que están funcionando, como las ventas por Internet, que están creciendo en tasas superiores al 25 por ciento cada año. En su opinión, el turismo también funciona muy bien y las exportaciones están creciendo. “Hay productos que, aquí para nosotros, tienen un coste bajo, y que son de lujo en países como México, donde la producción textil está muy bien valorada. Después hay otros sectores que también funcionan, como las escuelas de idiomas de inglés, alemán, chino o ruso”, apunta Francisco José.

Con respecto a las actividades que este experto recomienda no poner en marcha actualmente, señala el comercio tradicional, que tiene altos costes fijos, “por lo que uno tiene que hacer mucha caja para poder pagar los gastos. También evitaría aquellos negocios que suponen un importante desembolso inicial porque el riesgo que tenemos de perderlo es muy alto, además de obligarte a buscar financiación. Por lo tanto, lo ideal son actividades con una inversión inicial relativamente baja y con unos reducidos costes fijos”. Aunque admite que no es fácil, apuesta por intentarlo.

Hoy en día, los recursos son muy escasos, “pero el principal problema que nos encontramos es que, aunque existen ayudas para los que se deciden a crear un negocio, no hay una única política de apoyo al emprendedor desde los Gobierno central, autonómico o municipal, por lo que, con tanta amalgama de información, el emprendedor se pierde”. A su parecer, lo ideal es que hubiera un único organismo que englobara toda esta información, por lo tanto, se aprovecharan de forma eficiente los recursos, porque están todas desperdigadas.

Por otro lado, admite que en Andalucía no existe una cultura emprendedora. Según ha explicado, si le preguntas a un estudiante qué quiere hacer cuando termine, seguramente te va a responder que trabajar en una gran empresa, ser funcionario… pero si le preguntas lo mismo a un estudiante latinoamericano, habría que reformular la cuestión y preguntarle sobre qué va a montar. Es un cambio de cultura radical.

“Con los datos actuales de más de seis millones de parados, interesa más que nunca que se conviertan en seis millones de emprendedores, pero eso es imposible porque estamos hablando de un cambio cultural, que no se produce en dos o tres días, sino que es un proceso más lento”, concluye.

 

close

Actualidad UPO
Más cerca de ti

Recibe en tu bandeja de entrada las novedades de la
Universidad Pablo de Olavide,
cada semana.

¡Puedes darte de baja cuando desees!
Lee nuestra política de protección de datos personales para más información.