Divulgación

La sede Olavide en Sevilla – Centro de la UPO acoge la V Jornada de Biodistritos de la Consejería de Agricultura

Destinada a personal técnico de la Administración pública vinculado con el impulso de estrategias para frenar el despoblamiento rural, la ordenación del territorio y el desarrollo de los pueblos

La secretaria general de la AGAPA (a la izquierda) inaugura las jornadas

La secretaria general de la Agencia de Gestión Agraria y Pesquera de Andalucía (AGAPA) de la Consejería de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, Margarita Cobos Sánchez, ha inaugurado la V Jornada de Biodistritos que, bajo el título ‘Reto demográfico y construcción de biodistritos’, se ha desarrollado en la sede Olavide en Sevilla – Centro de la Universidad Pablo de Olavide en la calle Laraña.

El panel inaugural ha dado paso a la mesa redonda ‘Reto demográfico desde una perspectiva agroecológica’. A continuación, se desarrollará otra con el nombre ‘Cómo afrontamos la brecha urbano-rural desde la construcción de los biodistritos y las biorregiones’; para concluir la jornada con un espacio de diálogo y taller de experiencias sobre los bloqueos que se identifican dentro de la Administración pública para una nueva ordenación del territorio que considere las brechas urbano-rural y producción-consumo como base para el impulso de los biodistritos.

Este encuentro está destinado a personal técnico de la Administración pública – Junta de Andalucía, ayuntamientos y diputaciones – vinculado con el impulso de estrategias para frenar el despoblamiento rural, la ordenación del territorio y el desarrollo de los pueblos. Para ello, cuenta con la coordinación de la Universidad de Córdoba, el think tank para la transición alimentaria ALIMENTTA y Taller Ecosocial.

Qué es un biodistrito

El término se refiere a un área geográfica en la que se articulan y dinamizan mercados de proximidad, se crean redes alimentarias entre personas productoras y consumidoras, así como otras actividades de dinamización agroecológica que aumentan la producción y consumo de modo coordinado y ajustan la oferta y la demanda local, lo que permite programar cultivos en función de la demanda interna y mejorar los márgenes de los operadores.

Estas acciones constituyen una estrategia de producción ecológica para construir una ecorregión en un territorio concreto, que sitúa a las comunidades locales en el centro de la toma de decisiones. Asimismo, estas actuaciones pueden ir parejas a otras relacionadas con la eficiencia energética y mejora de la economía circular que promuevan la sostenibilidad de los territorios.

27 de abril