Universidad Pablo de Olavide, de Sevilla


Se presenta el Informe del Segundo Trimestre de la Economía Andaluza, dirigido por el profesor Manuel A. Hidalgo

La economía andaluza experimentó un crecimiento intertrimestral del PIB del 0,5% en el segundo trimestre, lo que supone una décima menos que el crecimiento estimado para el primero del año

De izquierda a derecha: Francisco Ferraro, Francisco Herrero y Manuel A. Hidalgo

De izquierda a derecha: Francisco Ferraro, Francisco Herrero y Manuel A. Hidalgo

El presidente del Observatorio Económico de Andalucía Francisco Ferraro y el presidente de la Cámara de Comercio de Sevilla Francisco Herrero junto con el profesor de la Universidad Pablo de Olavide Manuel Alejandro Hidalgo han presentado el informe “Economía andaluza. 2º Trimestre de 2018”, que ha dirigido el profesor del Departamento de Economía, Métodos Cuantitativos e Historia Económica con la colaboración de la Fundación Cámara y el apoyo técnico de la UPO.

El informe refleja la estimación realizada por el Indicador Sintético de Actividad de Andalucía del Observatorio Económico de Andalucía (IOEA), según el cual, la economía andaluza experimentó un crecimiento intertrimestral del Producto Interior Bruto (PIB) del 0,5% en el segundo trimestre de 2018, lo que supone una décima menos que el crecimiento estimado para el primer trimestre del año. Esta cifra es, de nuevo, inferior en una décima a la estimada por el INE para el PIB español en el segundo trimestre. Con esta tasa, el crecimiento interanual del IOEA para el segundo trimestre de 2018 es del 2,5%, cuatro décimas inferior a la estimación ofrecida para el primer trimestre de 2018 y dos décimas menor que la estimada para España.

Según estos datos, el segundo trimestre del año confirma la desaceleración prevista, que viene explicada principalmente por una menor aportación del sector exterior, tanto de las exportaciones de bienes como de servicios como del consumo de los no residentes y una compensación solo parcial de la demanda interna, especialmente de la inversión. De nuevo, el consumo de las familias mantiene un perfil algo más bajo que la media del resto de componentes, aunque no existen indicios en la actualidad de una contracción ni en el corto ni en el medio plazo. Por el contrario, la inversión, y en particular la del sector de la construcción, mantiene su tendencia creciente. En la parte negativa, se observa una evolución deficiente de las partidas asociadas al sector exterior. Una caída en la entrada de turistas y un importante aumento de las importaciones explicarían al menos tres de las cinco décimas de menor crecimiento comparado con los tres primeros meses del año.

Previsiones

El informe refleja que los indicadores disponibles hasta la fecha señalan un crecimiento esperado para el tercer trimestre de 2018 similar al estimado para el segundo trimestre del año: una tasa de crecimiento en torno al 0,5%, manteniendo el ligero ajuste a la baja observado para el segundo trimestre y, a pesar de que las expectativas son positivas, no se puede descartar una revisión de esta previsión al 0,4%, especialmente después de los datos de empleo del mes de agosto.

Las previsiones para el resto del año 2018 y 2019 están marcadas por la intensificación de la desaceleración económica y por la acumulación de múltiples incertidumbres internas y externas, aunque el consenso de los analistas apunta a la continuidad de la recuperación, pero más moderada que en años anteriores.


Archivado en: , , , , , ,