Con ciencia de mujer

María la Judía y el potencial creador

Ana Moral Rama
‘Con ciencia de mujer’: investigadores de la UPO nos hablan de sus científicas de referencia


maria-la-judia-1Una cálida mañana de primavera, tras llegar al trabajo, comencé de forma rutinaria a encender los equipos.  Rellenando el ‘baño María’ pensé… ¿por qué María? Una sencilla búsqueda citó como inventora a María la Judía, hecho que pasó a un segundo plano al darme cuenta de que, por casualidad, estaba ante la fundadora de la alquimia y primera mujer científica de la historia (María la Hebrea o Miriam la Profetisa, I-III d.C.).

Desde la ignorancia o el conocimiento hemos contribuido a hacer de María la científica más nombrada de la historia, al mencionarla en el invento del que partió mi curiosidad. Sin embargo, en su época pasó desapercibida, ya que la alquimia se asociaba a la brujería en ciertos sectores de la sociedad.

Fundadora de la alquimia, instauradora de la brujería…Múltiples leyendas e identidades se le atribuyeron a María, como la deMaría Magdalena o Miriam, hermana del profetaAarón. Zósimo de Panópolis recopiló el conocimiento alquimista en la enciclopedia del arte hermético (IV d.C.), citando a María como una de los “sabios antiguos”.

table-of-symbolsSorteando las falsas atribuciones que enturbiaban su historia, María escribió numerosos textos en los que dejó constancia de un amplio conocimiento científico, proclamándose fundadora de la alquimia. Hermetistas posteriores citaron sus enseñanzas plasmadas en ‘Extractos hechos por un filósofo cristiano anónimo’ o ‘Diálogo de María y Aros’.

maria-la-judia-3Sin embargo… ¿María sólo fue alquimista? Sus textos sobre alquimia y filosofía se encontraban en la escuela de Alejandría; los de espiritualidad en privado, donde hablaba del paso de lo humano a lo divino mediante el aprendizaje, elevando la energía hasta conectar con la parte espiritual y formar parte del todo adquiriendo potencial creador. Estos textos la podían haber tachado de bruja y es, precisamente, el potencial creador, el mensaje más importante que me ha transmitido María.

Desde mis comienzos en la química sentía curiosidad por las dos vertientes de la alquimia: brujería y ciencia madre de mi formación. Tras conocer el enfoque científico, la brujería era la única por descubrir. Los libros de alquimia/brujería de fuentes fiables eran escasos, sin embargo, curiosidad y casualidad jugaron a mi favor, poniendo en mi camino a María la Judía. Con ella descubrí el mundo espiritual que me condujo a los antiguos textos orientales y a ‘La leyenda de la mariposa azul’. Relata como un padre de dos niñas muy curiosas enviudó, y al sentirse incapaz de resolver sus preguntas, decidió enviarlas con un sabio. Para probar al sabio, la hermana mayor encerró en su mano a una mariposa azul y ambas fueron a preguntarle si estaba viva o muerta; si respondía viva, la niña apretaría a la mariposa y la mataría; si respondía muerta, la liberaría. El sabio respondió: depende de ti, ella está en tus manos.Nuestra realidad está en nuestras manos, el humano tiene el potencial de crear y modificar su propia realidad.

maria-la-judia-4Curiosidad y casualidad me llevaron hasta la leyenda, lo que despertó en mí la necesidad (sin saber el momento ni el lugar) de plasmarla. Pasados ocho años, junto con mi grupo de investigación ECOWAL nació su sitio, donde la leyenda se simboliza mediante un diseño realizado por Roberto Aguado García y es la imagen del grupo.

Paseando por una playa de Portugal, mientras me despedía del mar y del verano, unos residuos de marea con estructura parecida a los agrícolas llamaron mi atención. Guiada de nuevo por la curiosidad, decidí buscar una bolsa y llenarla de muestra para evaluar su uso como fuente de celulosa. Tras la vuelta al trabajo, realicé una búsqueda de estudios similares como referencia experimental, viendo, para mi sorpresa, que no existía nada publicado al respecto; si los residuos de marea eran aptos como materia prima, estaba ante una nueva línea de investigación. La caracterización aportó buenas noticias, los residuos de marea tenían porcentajes en celulosa iguales o superiores a los agrícolas siendo aptos para sustituir a la madera en los procesos de obtención de celulosa.

ECOWAL  tiene como filosofía la reducción del impacto medioambiental mediante el ahorro energético (Energy) en los procesos de producción de celulosa (Cellulose) y polímeros orgánicos (Organic), minimizando el consumo de agua (Water) y reutilizando los residuos de marea como materia prima alternativa a la madera (Algae) para evitar la deforestación.

ECOWAL apuesta en sus desarrollos por la investigación fundamental, en un acercamiento a los principios de la antigua alquimia, en contraposición a la actual tendencia del excesivo uso tecnológico. Tomando como premisa el valor de la aportación humana se reducen costes y aumenta la creatividad e innovación, disminuyendo la problemática actual de la elevada tasa de desempleo derivada de la sustitución de científicos y científicas por máquinas.

Si únicamente utilizamos la tecnología para lo estrictamente necesario, reducimos el consumo de agua, energía y madera (residuos de marea) estamos sentando las bases hacia una producción sostenible, más humana, y en sintonía con la naturaleza. No se trata únicamente de cambiar la perspectiva hacia el respeto por nuestro entorno, sino de construir un mundo mejor, aunque, como decía Marie Curie, para ello, cada uno de nosotros debe trabajar en su propia mejora, o como afirmaba María la Judía, el humano a través del aprendizaje adquiere el potencial creador.

 

Ana Moral Rama, Grupo ECOWAL.
Departamento de Biología Molecular e Ingeniería Bioquímica, Universidad  Pablo de Olavide. Sevilla

11defebrero.org