Investigación

Avances genéticos iluminan la historia humana del área Istmo-Colombiana durante los últimos diez mil años

El estudio llevado a cabo por un equipo de investigación interdisciplinario, liderado por las Universidades de Pavía y Pablo de Olavide (Sevilla), ha revelado una ascendencia no descrita anteriormente entre los pueblos indígenas antiguos de las Américas

Corina Knipper (CEZA) y Alesssandro Achilli (Pavía) trabajan con restos de individuos de los periodos pre-hispánicos y colonial temprano conservados en el Patronato Panamá Viejo
Corina Knipper  y Alesssandro Achilli trabajan con restos de individuos de los periodos pre-hispánicos y colonial temprano conservados en el Patronato Panamá Viejo

Un grupo de investigación interdisciplinar, dirigido desde las Universidades de Pavía y Pablo de Olavide (Sevilla), describe complejos enterramientos prehispánicos excavados en Ciudad de Panamá y pone de relieve la particularidad genómica del área Istmo-Colombiana, basándose en el análisis del ADN de habitantes del istmo de Panamá, tanto pasados como actuales. La investigación ha revelado, además, un componente genético entre la población indígena de las Américas no descrita hasta ahora, exclusiva de esta región y observable en los antiguos habitantes prehispánicos, así como entre miembros de las actuales comunidades Indígenas, Afro-descendentes e Hispano-Indígenas.

El estudio, titulado ‘Archaeogenomic distinctiveness of the Isthmo-Colombian area’, sobre las particularidades arqueogenéticas del área Istmo-Colombiana, se ha publicado en línea hoy martes 23 de marzo, en Cell, una de las revistas de mayor impacto en ciencias de la vida. Se basa en un esfuerzo colaborativo internacional realizado por antropólogos, arqueólogos, historiadores y genetistas de Panamá, Colombia, Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Estonia, España e Italia, liderados por los genetistas Alessandro Achilli y Marco Rosario Capodiferro en la Universidad de Pavía y la historiadora Bethany Aram en la Universidad Pablo de Olavide. El trabajo supone un esfuerzo sin precedentes para reconstruir la historia demográfica de la región ístmica a lo largo de los últimos diez mil años mediante el uso del ADN como principal herramienta.

Aunque el ambiente tropical y la proximidad al océano de los terrenos de excavación ponían en riesgo la preservación del ADN antiguo, los investigadores emplearon con éxito las técnicas más avanzadas para extraer y analizar los primeros genomas fiables de los habitantes ístmicos ancestrales junto con los datos del genoma completo de los panameños contemporáneos. Sus descubrimientos se basan en el ADN procedente de muestras óseas extraídas de diez individuos prehispánicos y dos de principios del período colonial enterrados en Ciudad de Panamá (concretamente, en Coco del Mar y Panamá Viejo) y en las muestras de ADN donadas para esta investigación por 84 habitantes de varias regiones panameñas en 2016.

Gráfico que resume los hallazgos principales del trabajo a escala continental. Se representan las ascendencias y los eventos de mezcla genética que formaron la distinción arqueogenómica del área istmo-colombiana.
Hallazgos principales del trabajo a escala continental: ascendencias y eventos de mezcla genética que formaron la distinción arqueogenómica del área istmo-colombiana.

El Dr. Marco Capodiferro describe la variación genética en el istmo: “La investigación ha identificado una estructura genómica claramente diferenciada en Panamá, que solapa en gran parte la de los pueblos indígenas analizados en este estudio, así como la de los individuos prehispánicos muestreados”. Esto implica que cada grupo tiene su propia historia genética. Sin embargo, estos pueblos muestran también un parentesco común a lo largo de miles de años, especialmente en la región caribeña fronteriza entre el oeste de Panamá y el sudeste de Costa Rica (el Bribri, el Cabécar, el Naso Djërd y el Ngäbe). Por otro lado, se identificaron menos similitudes genéticas entre los pueblos indígenas localizados al este de Panamá (el Guna y el Emberá), y entre el Emberá y los panameños prehispánicos que vivían en los alrededores de Panamá Viejo antes del contacto con los europeos. “Con respecto a la conexión con las culturas prehispánicas locales—añade Capodiferro—estos macrogrupos reflejan algunas de las zonas culturales precoloniales anteriormente identificadas, concretamente en el oeste del istmo, muy similar a la región cultural de la Gran Chiriquí, mientras que la coherencia de una región en el este, normalmente conocida como ‘el Gran Darién’ es menos evidente”, explica Marco Capodiferro.

El impacto de esta investigación se extiende más allá del área del istmo. Constata que los pueblos indígenas antiguos y contemporáneos del istmo de Panamá comparten una historia genética con otros pueblos indígenas de América del Norte, del Sur y Central, pero en un eje específico de variación del panorama genético americano. Como explica el profesor Alessandro Achilli, “dentro del continente la comparación realizada entre más de 1800 datos genómicos antiguos y actuales identificó un componente genético característico en los indígenas del área istmo-colombiana”. Así, “con el objetivo de explicar esta singularidad genómica—indica el profesor Achilli—se deberían examinar al menos tres ancestros ligados a diferentes pueblos indígenas originarios de la Norteamérica de la época del Pleistoceno, incluyendo la población del istmo de la que aún no se tienen pruebas, a la que denominamos UPopI (Unsampled Population of the Isthmus), por sus siglas en inglés. Estos antepasados llegaron al istmo de Panamá hace más de diez mil años, se extendieron por la zona durante el Holoceno temprano y dejaron rastros genómicos que llegan hasta nuestros días, especialmente entre los gunas”.

Por su parte, la profesora Bethany Aram indica que el estudio también aborda cuestiones planteadas desde hace tiempo acerca de los enterramientos precolombinos. Los genomas antiguos dan lugar a nuevas interpretaciones sobre dos enterramientos de la época prehispánica encontrados en Panamá Viejo y Coco del Mar, “destacando el papel de las mujeres que fueron enterradas junto a los cráneos de nueve y tres hombres, respectivamente, entre los años 600 y 1450 e. c.”. La profesora Aram señala, adicionalmente, la necesidad de emplear genomas en alta resolución para evaluar los indicios de una disminución en la población de la región que comenzó antes del 1500 y se intensificó durante el siglo XVI, también publicados en este estudio, así como para conocer el tamaño de la población de la región en la época prehispánica.

“Esta investigación ofrece un punto de partida para futuros estudios interdisciplinares sobre el cruce istmo-colombiano”, concluye el profesor Achilli, quien añade que “como siguiente paso, incluiremos genomas completos de individuos contemporáneos y datos antiguos de gran cobertura de otros yacimientos arqueológicos y que abarquen un periodo de tiempo más amplio, desde el Holoceno temprano hasta finales del Siglo XVII, con el objetivo de concretar el historial genético de la región”.

El grupo de investigación que ha desarrollado el trabajo incluye genetistas del Laboratorio Genómico del Grupo de Poblaciones Humanas y Animales de la  Universidad de Pavía (Ornella Semino, Antonio Torroni, Anna Olivieri and Ugo A. Perego); Francesco Montinaro, de la Universidad de Bari y Ripan Malhi, de la Universidad de Illinois; los arqueólogos Juan Guillermo Martín y Javier Rivera Sandoval de la Universidad del Norte, de Barranquilla, Colombia; Tomás Mendizábal, del Patonato Panamá Viejo; Richard Cooke, del Smithsonian Institute for Tropical Research; y Jorge Motta, del Instituto Memorial Gorgas para Estudios de la Salud, Panamá.

Desde la izquierda, Marco R. Capodiferro (Pavía), Javier Aceituno (Antioquía), Tomás Mendizábal (Patronato Panamá Viejo), Juan Guillermo Martín (Uninorte), Iosvany Hernández Mora (Uninorte), Alejandro García Montón (UPO), Bethany Aram (UPO), Alessandro Achilli (Pavía), Corina Knipper (CEZA), Rainer Schreg (Bamberg) y Javier Rivera Sandoval (Uninorte)

La investigación objeto de este artículo ha recibido financiación por parte del European Research Council (Horizonte 2020, ERC CoG 648535, ‘ArtEmpire’, proyecto dirigido por la profesora Aram), la Universidad de Pavía (programa INROAd), la Fondazione Cariplo (proyecto 2018–2045) y el proyecto PRIN2017 20174BTC4R del Ministerio de Educación, Universidad e Investigación de Italia (MIUR). Se ha llevado a cabo en colaboración con el Patronato de Panamá Viejo, el Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud de Panamá y los laboratorios de genética del ADN antiguo y de la población contemporánea de la Universidad de Illinois y la Universidad de Tartu, y con el permiso de las autoridades panameñas (Dirección Nacional de Patrimonio Histórico, Instituto Nacional de Cultura).

Referencia:
Capodiferro MR, Aram B, Raveane A, Rambaldi Migliore N, Colombo G, Ongaro L, Rivera J, Mendizábal T, Hernández-Mora I, Tribaldos M, Perego UA, Li H, Scheib CL, Modi A, GòmezCarballa A, Grugni V, Lombardo G, Hellenthal G, Pascale JM, Bertolini F, Grieco G, Cereda C, Lari M, Caramelli D, Pagani L, Metspalu M, Friedrich R, Knipper C, Olivieri A, Salas A, Cooke R, Montinaro F, Motta J, Torroni A, Martín JG, Semino O, Malhi RS, Achilli A. Archaeogenomic distinctiveness of the Isthmo-Colombian area. March 23, 2021. Cell [IF2019: 38.637]. https://doi.org/10.1016/j.cell.2021.02.040

> English Press Release