Cursos de Verano

Experta afirma que la traducción literaria en España goza de excelente estado de salud

La profesora de la Universidad Pablo de Olavide Yolanda Morató señala que Alemania traduce un número importante de obras literarias españolas

Yolanda Morató en la sede universitaria de la UPO en Carmona
Yolanda Morató, profesora del Departamento de Filología y Traducción

La profesora del Departamento de Filología y Traducción de la Universidad Pablo de Olavide, Yolanda Morató Agrafojo, ha asegurado que la traducción literaria en España goza de excelente estado de salud, contando con profesionales de alto nivel. Así lo ha manifestado con motivo de la celebración del seminario ‘De la página al estante: Traducción literaria y editorial inglés>español. Teoría, práctica, derechos y deberes’, dentro del marco de los cursos de verano de la Universidad Pablo de Olavide en Carmona, del que es coordinadora.

El curso abarca todo el ámbito de la traducción literaria y editorial. Tiene una parte práctica en la traducción de poesía, narrativa y formatos audiovisuales; además de otra jurídica, que recoge aspectos desde qué hay que hacer para presentar una declaración de la renta, cómo aceptar un contrato que cumpla con la normativa vigente de propiedad intelectual, cómo negociar con un editor las distintas cláusulas de un contrato, etc.

Con respecto a la asignatura de traducción literaria, Yolanda Morató sostiene que está desapareciendo del grado de Traducción. “Generalmente, el traductor literario no ha sido educado en la Universidad porque la licenciatura en Traducción se implantó en el año 94, con lo cual los traductores éramos todos filólogos. Por lo tanto, seguíamos caminos literarios, teníamos amistad con autores o editores y éramos una especie de familia donde las cosas se comentaban en los congresos, reuniones… La traducción no se aprendía en Filología porque no estaba integrada en el currículo. Posteriormente, con la llegada de la licenciatura, se integraron en el currículo una asignatura de traducción literaria y otra editorial. Después llegó el grado, y en algunas universidades eliminaron la traducción literaria por el convencimiento de que no es una profesión de la que se pueda vivir”, sostiene.

Con la llegada del grado, algunas universidades eliminaron la traducción literaria por el convencimiento de que no es una profesión de la que se pueda vivir, apunta la profesora. “Pero es una creencia falsa porque eso va a depender de tu nivel de trabajo y del tipo de traductor que seas. Los profesionales del mundo de la traducción literaria tampoco hemos reivindicado lo suficiente esta asignatura”, manifiesta. De esta manera, considera que este tipo de cursos son muy interesantes para el alumno, porque existe una gran desconexión entre la Universidad y el mundo profesional.

En relación a las traducciones de obras españolas que se realizan en el extranjero, Yolanda Morató sostiene que va a depender del país en el que se realizan. Así, afirma que se traducen muchas obras latinoamericanas en Estados Unidos, aunque no españolas. Por otro lado, en Inglaterra apenas se traduce nada, porque tienen un mercado muy grande de escritores de países que hablan en inglés. “Alemania sí traduce bastante, entre las cuales se encuentran muchas obras españolas. De todas formas, Alemania es el país que más traduce del mundo. En nuestro país, existen autores traducidos a muchas lenguas, como Juan Bonilla, pero también es cuestión a veces del agente literario que tengas o cómo entras en la cultura. Es el caso de Javier Marías, que es muy leído en Estados Unidos porque hay autores que se convierten de culto en otros países y aquí no”, concluye.