Cursos de Verano

“El público no consume poesía, la lee. Eso es lo que nos diferencia de la narrativa”, según Olvido García

La escritora considera que la poesía vive en la actualidad un momento muy bueno y alude a que desde hace años existe entre los jóvenes un creciente interés por esta manifestación artística

Olvido García (d), que ha participado en el curso "El flamenco y las bellas artes", considera que la poesía vive en la actualidad un momento muy bueno
Olvido García (d), que ha participado en el curso “El flamenco y las bellas artes”, considera que la poesía vive en la actualidad un momento muy bueno

La poetisa Olvido García ha afirmado hoy que “el público no consume poesía, la lee” y ha querido dejar claro que esa es la principal diferencia que tiene la poesía con respecto a la narrativa. “Puedes leer una novela para entretenerte, lo mismo que ves una serie. Sin embargo, nunca lees un poema para entretenerte, lo lees buscando otra cosa”. En este sentido, ha querido hacer hincapié en que ése, precisamente, es el terreno fuerte de la poesía: “Es una lengua anticonsumo”.

La escritora asturiana ha realizado estas declaraciones durante la celebración del curso de verano “El flamenco y las bellas artes. Formación complementaria” que ha comenzado hoy en la Casa Palacio de los Briones dentro del programa estival de la Universidad Pablo de Olavide en Carmona.

García Valdés ha participado en dicho seminario ofreciendo la conferencia “Palabras mayores” que ha versado sobre, según sus propias palabras, la importancia de “lo físico de la voz” y “la intensidad y lo que se logra transmitir con ella, tanto en poesía como en el flamenco” aludiendo con ello, además, a que “es necesario escuchar antes de hablar, antes de escribir y antes de cantar” según ha explicado la escritora.

Licenciada en Filología Románica por la Universidad de Oviedo y el Filosofía por la Universidad de Valladolid, es profesora de Lengua Española y Literatura en el Instituto El Greco de Toledo. Fue también directora del Instituto Cervantes de Toulouse (Francia) y actualmente es codirectora de la revista ‘Los Infolios’. Premio Nacional de Poesía en 2007 por su obra “Y todos estábamos vivos” (2007), sus poemas se recogen en diversas antologías, como “La prueba del nueve” (1994), “Ellas tienen la palabra” (1997) o “Antología consultada de la poesía española” (1998). Sus poemas han sido traducidos al francésinglésalemánsueco y portugués.

Su amplia experiencia dentro del mundo docente como profesora de Lengua y Literatura le ha mostrado que hay un “creciente interés en los jóvenes por la poesía”. Además, sostiene que “a pesar de que los canales de difusión de este género no son el gran mercado, como ocurre con la narrativa, las ventas son muy buenas ya que en España hay extraordinarios poetas”.

Admite que escribe sobre cualquier cosa y en cualquier sitio: “He escrito en una sala de profesores llenas de ruidos y conversaciones…”. Respecto a su fuente de inspiración, explica que, en su caso, tiene más sentido si se entiende de la manera más clásica posible:

“Tiene que ver con algo que te llama mucho la atención, unas palabras que se te quedan en la cabeza, algún detalle que has visto o has vivido. Puede ser algo cotidiano, normal o banal, ya sean flores, una calle, una conversación…”.

Otro de los asuntos que ha abordado es la libertad que sienten los poetas para crear sus obras. La escritora ha explicado que, al tratarse de un arte no comercial, cuenta con otras vías de distribución. “Se trabaja con editoriales más pequeñas, en ocasiones, de boca a oídos o en librerías especializadas por lo que la difusión es otra” y esto en lo referente a los procesos creativos ayuda a que a los poetas nadie les dice cuánto y cuándo deben publicar, depende única y exclusivamente del creador.

Olvido ha aprovechado la ocasión, además, para destacar el impecable trabajo de los cantaores. Al respecto ha declarado que “a pesar de que en este campo exista una gran tradición histórica que pasa de generación en generación, que siempre está presente y a la que se remiten los artistas para hacer su cante cada una de sus manifestaciones supone una nueva creación, un cante único y una expresión que no volverá a repetirse. Al igual que ocurre con la poesía”.

Para finalizar su intervención ha querido reflejar cómo ambos movimientos artísticos han ido siempre de la mano y han servido de influencias uno para el otro. “Siempre ha existido un enorme interés por el flamenco dentro del ámbito de la poesía, al igual que es indudable la influencia de la poesía en las letras flamencas”.

DESTACADO