Universidad Pablo de Olavide, de Sevilla


La arqueóloga Rocío Anglada asegura que “el valor fundamental que tiene el patrimonio es que enseña”

La profesional del Servicio de Arqueología de Carmona defiende que el patrimonio histórico “crea conciencias críticas y mentes formadas que a la larga suponen un importante potencial económico”

Rocío Anglada durante su conferencia

Rocío Anglada durante su conferencia

El patrimonio histórico genera riqueza de manera directa y evidente a través del turismo. Pero a más largo plazo, “va creando conciencias críticas y mentes formadas que tienen también un importante potencial económico”. Así se ha expresado este jueves la arqueóloga Rocío Anglada Curado, funcionaria del Ayuntamiento de Carmona, quien ha añadido que aunque “pueda sonar un poco idealista o haya que plantearlo a muy largo plazo, no hay que dejarlo de lado, porque el valor fundamental que tiene el patrimonio histórico es que enseña, además de un indudable valor económico”, ha subrayado.

Anglada ha hecho estas manifestaciones antes de participar en la segunda edición del curso ‘Quién rehabilita el patrimonio’, que se celebra dentro de los XVI Cursos de Verano de la Universidad Pablo de Olavide en Carmona, donde ha pronunciado la conferencia ‘Arqueología y rehabilitación’ en la Casa Palacio de los Briones y ha impartido el taller ‘Arqueología paramental in situ’, que se ha desarrollado en el Museo de Interpretación del Mudéjar de la ciudad. El seminario, que concluye hoy viernes, está dirigido por el arquitecto técnico José María Cabeza, Premio Nacional de Restauración y Conservación de Bienes Culturales y profesor de la Universidad de Sevilla; y por Menchu Sarrión, especialista en Patrimonio.

En opinión de la arqueóloga municipal de Carmona, existe una “indudable” concienciación ciudadana para la defensa y conservación del patrimonio histórico y nadie en la ciudad discute “que la Puerta de Sevilla merece una continua rehabilitación y conservación”. Pero esta preocupación conservacionista no se reduce sólo a lo monumental, sino que se extiende al ámbito doméstico en el caso de intervenciones en viviendas del conjunto histórico de Carmona, donde los propietarios “también tienen conciencia del valor que supone intervenir conservando y no demoliendo o destruyendo”.

 

En este sentido, la ponente ha añadido que “en Carmona se lleva mucho tiempo trabajando desde el punto de vista patrimonial y no sólo por parte de los arqueólogos o historiadores del arte, sino también de otros profesionales como arquitectos”. No en vano, existe una larga tradición que entronca con la presencia de Jorge Bonsor y otros investigadores en la ciudad durante el siglo XIX y que ha forjado una “madurez” en la ciudadanía de Carmona con respecto a la conservación del patrimonio histórico.

 

Rocío Anglada ha expuesto durante su ponencia el contexto legal en el que se desenvuelve toda la práctica, no sólo arqueológica sino también patrimonial, repasando el marco normativo que afecta directamente al patrimonio histórico y “contextualmente”, como la Ley del Suelo y sus implicaciones en el proceso administrativo. En definitiva, un “conocimiento imprescindible para quien se vaya a dedicar tanto a la rehabilitación del patrimonio histórico como directamente a la arqueología”. En la segunda parte de su intervención, ha explicado a los estudiantes matriculados en el curso “una de las metodologías que se utilizan en arqueología para estudiar las construcciones” durante un taller práctico celebrado en el Museo Mudéjar de Carmona.


Archivado en: , , , , , , ,