Entrevistas

“Con el Espacio de Innovación Social queremos llevar al Polígono Sur actividades que mejoren el bienestar social del barrio”

José Luis Sarasola Sánchez-Serrano

La Universidad Pablo de Olavide, desde el vicerrectorado de Cultura y Políticas Sociales, con la colaboración y el apoyo del Ayuntamiento de Sevilla, da un nuevo paso para impulsar la transformación social de uno de los entornos más desfavorecidos de la ciudad, el Polígono Sur. Con la creación del Espacio de Innovación Social, Cultural y Tecnológico Flora Tristán, la UPO pone en marcha un proyecto abierto con la idea de mejorar este barrio a través del emprendimiento en economía social, la colaboración vecinal, la formación y la solidaridad. José Luis Sarasola Sánchez-Serrano, director general de Innovación Social de la Universidad y director de la Residencia Flora Tristán, comenta en esta entrevista algunos detalles del nuevo Espacio.

El nuevo Espacio de Innovación Social, Cultural y Tecnológico Flora Tristán nace con unos objetivos muy ambiciosos ¿por qué apelar a la innovación social justamente en uno de los entornos más degradados y con menores recursos?
Todo evoluciona y hoy es necesario desarrollar otras ideas y modelos para cubrir las necesidades de la ciudadanía. Es en ese sentido que necesitamos formular nuevas iniciativas junto a los distintos agentes socioeconómicos para poder avanzar. La Universidad tiene el encargo de la sociedad de formar profesionales, investigar y transferir conocimientos y metodologías de intervención y aquí es donde el Espacio de Innovación Social, Cultural y Tecnológico Flora Tristán se va a mover.

La idea es aunar los esfuerzos de administraciones públicas, empresas, sociedad civil y academia para impulsar la transformación del barrio. A día de hoy, ¿con qué apoyo cuenta el Espacio y cómo se tratará de implicar a más entidades?
La idea es llevar al Polígono Sur y otras zonas de transformación social de Sevilla un programa de actividades, consensuados con la administración pública y la sociedad civil para el avance del bienestar social en el Polígono Sur y en otras áreas de Sevilla. Esta idea ha sido muy bien acogida por la Delegación de Bienestar Social, Empleo y Planes Integrales en Zonas de Transformación Social del Ayuntamiento de Sevilla, por colegios profesionales como el Colegio Oficial de Trabajo Social de Sevilla, entidades de economía social como Areté, La Caixa y otras entidades que irán sumándose porque es un proyecto abierto a la participación basado en la co-gobernanza.

Uno de los pilares del proyecto es la creación de una consultoría especializada y un observatorio sobre emprendimiento social colectivo, ¿tiene la economía social y colaborativa potencial suficiente para impulsar el desarrollo de la zona teniendo en cuenta su nivel socioeconómico?
Por supuesto, contamos con personas que nos ayudarán en este cometido entre los que puedo citar a personas como María Paz Lagares y David Pino, directores de Empleo y de Innovación, respectivamente del Ayuntamiento de Sevilla, Alfonso Blázquez, de la Fundación Universidad Pablo de Olavide, Juan Manuel González coordinador de programas Eracis o Pepe Ariza, de la Escuela de Economía Social.

Desde este Observatorio se asesorarán experiencias innovadoras e inicialmente trataremos de poner en marcha un Fab-Lab, acompañados con empresas de inserción que desarrollan itinerarios con colectivos en riesgo de exclusión social. También potenciaremos formación de población sin titulación en el Polígono Sur para ayudarlos en la preparación de oposiciones… Y no perdemos de vista el componente de investigación junto al propio Ayuntamiento y la Junta de Andalucía, como mejor forma de obtener información contrastada que nos sirva para orientar las distintas políticas.

«Para tener éxito tenemos que implicar a la comunidad, no sustituirla. Hemos de impulsar la participación de la ciudadanía, escuchar sus demandas, trabajar junto con los vecinos y vecinas»

Precisamente la educación y la formación constituyen otra de las bases del proyecto para transformar la realidad del barrio ¿lo ve posible sin una gran inversión económica detrás?
Este aspecto también tendrá cabida en el Espacio de Innovación Social, Cultural y Tecnológico Flora Tristán. Los sábados y domingos por la mañana seguiremos con el proyecto financiado por la Delegación Municipal de Educación que consiste en abrir nuestra biblioteca para ofrecer un espacio de estudio y formación a niños, niñas y jóvenes del Polígono Sur que carezcan de un ambiente adecuado y posibilidades de estudio en sus domicilios. Contamos para ello con residentes colaboradores, estudiantes en prácticas y voluntarios de la Oficina de Voluntariado de la UPO que posibilitan la actividad.

Este curso también tenemos más de treinta estudiantes en prácticas de la Facultad de Ciencias Sociales y de los másteres de Mediación: Estrategia de Resolución de Conflictos, Intervención Social, Gerontología: dirección y Gestión de Centros Gerontológicos…entre otros. Junto a nuestros residentes colaboradores realizarán tareas en colegios, institutos y en prevención del absentismo escolar y facilitando el apoyo y la inserción social. Nuestro técnico de la Residencia Flora Tristán Miguel Ángel Escobar los coordina, supervisa y dirige con gran eficacia y maestría. Tenemos pues una fuerte base de trabajo voluntario y colaboradores muy comprometidos que nos permiten sacar adelante los proyectos con solvencia. No obstante, tratamos de conseguir mayor financiación y para ello concurrimos a proyectos en distintas convocatorias del Ayuntamiento de Sevilla, la Junta de Andalucía, Fundación La Caixa y otras.

Colaboración, voluntariado, emprendimiento colectivo, proyectos comunitarios, redes vecinales… El Espacio de Innovación Social, Cultural y Tecnológico Flora Tristán apela a la transformación desde dentro más que a la intervención externa para mejorar el Polígono Sur ¿cómo dinamizar a la sociedad civil para que el proyecto tenga éxito?
Para tener éxito tenemos que implicar a la comunidad, no sustituirla. Hemos de impulsar la participación de la ciudadanía, escuchar sus demandas, trabajar junto con los vecinos y vecinas… Llevamos un año trabajando a fondo con el tejido asociativo y conociendo el Polígono Sur en esta nueva realidad post-pandemia, estableciendo reuniones, visitas, contactos con entidades y las colaboraciones más diversas. Estando muy presentes en el barrio, desde el estudio de la comunidad y sus recursos, ya hemos dejado muy claro que no pretendemos ser competencia de nadie, de ninguna entidad, estamos en áreas y proyectos que nadie realiza y nos complementamos muy bien. Creo que la clave es establecer una relación de confianza mutua y trabajo en red, y en ello estamos.

«Nos planteamos un nuevo enfoque de innovación social, alternativo al asistencialismo»

La Universidad Pablo de Olavide apostó por el Polígono Sur con un proyecto que ahora dirige, la Residencia Universitaria Flora Tristán, y que se ha convertido en referente por impulsar el cambio mediante el voluntariado de los estudiantes y la cooperación con los vecinos y las entidades del barrio. ¿Qué retos afronta y qué proyectos se plantean para el futuro?
El vicerrectorado de Cultura y Políticas Sociales se ha marcado como línea estratégica consolidar a la UPO como un referente en Innovación Social y para ello se concibe a la Flora Tristán como incubadora para el desarrollo de nuevas iniciativas sociales de interés colectivo. Desarrollaremos un sinfín de actuaciones de economía colaborativa y planteamos proyectos en favor de la participación de las personas mayores, proyectos de mediación, de impulso laboral, proyectos comunitarios, proyectos de recuperación de espacios y de reducción del absentismo. No obstante, me gustaría señalar tres actuaciones concretas para el corto plazo: la creación de un Servicio de Mediación, que ofrecerá actuaciones a toda la comunidad universitaria, y a los vecinos y vecinas del Polígono Sur; la potenciación de un Banco del Tiempo, como herramienta de economía colaborativa; y el proyecto de Altas Capacidades, para favorecer el capital social de los jóvenes de la zona.

Además de profesor del Departamento de Trabajo Social y Servicios Sociales de la UPO, usted preside actualmente el Colegio Oficial de Trabajo Social de Sevilla y es trabajador social desde 1985. Como profesional y académico, ¿cómo valora que después de más de 40 años de democracia el Polígono Sur sea el barrio más pobre del país? ¿En qué estamos fracasando para que esta situación perdure a pesar de los avances de nuestro país?
Efectivamente, el Polígono Sur se encuentra en la última posición por ser, según el Instituto Nacional de Estadística, el barrio más pobre de toda España. Una de las causas es que las personas que mejoran laboral y educativamente, en su mayoría, abandonan el barrio. A su vez, han aparecido fenómenos como el cultivo de sustancias estupefacientes, que es un tema delincuencial complejo. Hay que ser autocríticos con el desarrollo de las distintas políticas sociales y laborales, también con las nuestras, porque lo cierto es que no han conseguido un despegue en cuanto al bienestar social y la consolidación del empleo en todos estos años. Precisamente por eso nos planteamos un nuevo enfoque de innovación social, alternativo al asistencialismo que aún persiste en determinados contextos. El reto que tenemos por delante ciertamente no es fácil, pero con el equipo que tenemos en el vicerrectorado de Cultura y Políticas Sociales y en la propia residencia Flora Tristán, estoy convencido de que conseguiremos resultados positivos.