Investigación

Un estudio comparará las características de la salud y los hábitos de vida en la población de 70 a 79 años de Lleida y Sevilla

Se trata de una investigación cualitativa que analizará diversos determinantes de la salud para este grupo poblacional y la influencia de aspectos como el nivel socioeconómico, el género o el lugar de residencia

Una pareja de personas mayores pasean por una calleEl proyecto, financiado por la Cátedra ‘Salud, Educación y Calidad de Vida’ Fundación ASISA de la Universidad de Lleida, estará codirigido por Ignacio González Salgado, investigador del Departamento de Sociología de la Universidad Pablo de Olavide, y por Aïda Solé-Auró, profesora del Departamento de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Pompeu Fabra, coordinadores de un equipo multidisciplinar que, a partir de entrevistas semiestructuradas y grupos de discusión, tratará de profundizar en los factores de riesgo para la salud y los hábitos de vida en personas de 70 a 79 años en las ciudades de Sevilla y Lleida.

La investigación, con una duración de un año, analizará factores determinantes de la salud de la población estudiada como la alimentación, la actividad física, el consumo de alcohol y el tabaco, y la influencia que sobre estos determinantes pueden tener el nivel socioeconómico, el sexo y el sitio de residencia. Para ello aplicará una metodología cualitativa con dos métodos de recogida de datos, el grupo de discusión y la entrevista semiestructurada. Los grupos de discusión, cuatro en cada ciudad, aportarán una visión colectiva sobre aspectos relacionados con la salud como los hábitos de sueño, la actividad física, la alimentación o el estrés en la vida cotidiana de personas entre 70 y 79 años. Complementariamente al discurso colectivo, ocho entrevistas semiestructuradas a hombres y mujeres de distintos perfiles, tanto de Sevilla como de Lleida, permitirán aportar una perspectiva individual y profundizar en factores de riesgo y hábitos de vida.

¿Por qué se han escogido estas dos ciudades?

El contexto demográfico y de envejecimiento de la población andaluza y la catalana respecto al conjunto de España sirve como estímulo al equipo investigador para examinar los determinantes relacionados con la salud en el grupo poblacional de 70 a 79 años de Sevilla y Lleida.

Ignacio González Salgado
Ignacio González Salgado

“La población andaluza presenta unas condiciones idóneas para el estudio de los factores de riesgo y de los estilos de vida, debido a un perfil epidemiológico marcado por una mayor mortalidad de las personas mayores por enfermedades cardiovasculares y una mayor incidencia y prevalencia de factores de riesgo, como sedentarismo, hipertensión, diabetes, dislipemia, bajo nivel socioeconómico y obesidad”, afirma Ignacio González Salgado, investigador postdoctoral de la UPO en el grupo PAIDI ‘Demografía e Investigación Social en Salud’.

Además, según la profesora Aïda Solé-Auró, “la comparación entre las dos ciudades con distinto peso poblacional como Sevilla y Lleida puede servir para aportar información relevante respecto a las diferencias territoriales en cuanto a la salud de las personas mayores de las regiones del noreste y del suroeste de España”.

Este trabajo se enmarca en el estudio del envejecimiento y está motivado por el aumento proporcional de personas mayores en nuestra sociedad, que impacta en la estructura de la pirámide poblacional. Otros trabajos científicos señalan que los efectos de la pandemia han comportado una reducción de la actividad física y un aumento del sedentarismo dentro de este colectivo en España, así como un abandono de los comportamientos tradicionalmente asociados a la dieta mediterránea, hechos que hacen aún más primordial la necesidad de este tipo de investigaciones.

Estudiar los comportamientos negativos para la salud, especialmente relacionados con enfermedades cardiovasculares y crónicas; adecuar las actuales políticas públicas; y promover programas de salud preventiva y hábitos saludables, que garanticen un envejecimiento con mayor calidad de vida, es el objetivo final de un proyecto que permitirá a las administraciones públicas establecer líneas de actuación prioritarias en programas de salud preventiva.

Fuente: Universidad Pompeu Fabra – Comunicación

Curso 2024/25