Cultura Social

La UPO incorpora a ocho nuevas entidades a su Programa de Voluntariado Universitario

El rector firma los convenios de colaboración con Fundación Atenea, Fundación Esplai, Asociación Acercando Realidades, ESN UPO, Asociación ZALO, Residencia de Mayores San Juan de Dios, Fundación Manuela Saborido y Asociación Pasaje Begoña

Concepción Cardesa, Francisco Oliva y Blanca Gastalver en el centro de la imagen junto a representantes de las asociaciones y de la UPO
Concepción Cardesa, Francisco Oliva y Blanca Gastalver en el centro de la imagen junto a representantes de las asociaciones y de la UPO

El rector de la Universidad Pablo de Olavide, Francisco Oliva Blázquez, ha firmado los convenios de colaboración con las ocho nuevas entidades que se han incorporado al Programa de Voluntariado de la UPO, a través de la Oficina de Voluntariado y Compromiso Social, donde la comunidad universitaria realiza labores solidarias prestando, de esta manera, su tiempo de forma altruista.

En concreto, las entidades que se han incorporado con esta firma son: Fundación Atenea, Fundación Esplai, Asociación Acercando Realidades, ESN UPO, Asociación ZALO, Residencia de Mayores San Juan de Dios, Fundación Manuela Saborido ‘Manolita Chen’ y Asociación Pasaje Begoña.

Los objetivos que persiguen los convenios firmados es informar, formar y sensibilizar a toda la comunidad universitaria para la defensa y promoción de la participación social, la solidaridad y los valores humanos. Con estas firmas, se establece un marco jurídico e institucional para llevar a cabo actividades en materia de voluntariado en el marco del Programa de la Universidad Pablo de Olavide que pueden ser convalidadas por créditos ECTS.

Al acto han asistido también: la secretaria general de Familias, Igualdad, Violencia de Género y Diversidad de la Junta de Andalucía, Concepción Cardesa Cabrera; la delegada de Educación, Familia, Igualdad, Juventud y Asociaciones del Ayuntamiento de Sevilla, Blanca Gastalver Molina; y el presidente de la Plataforma de Voluntariado de Sevilla, José Pedraza Pérez. Además del vicerrector de Cultura y Política Sociales, David Cobos Sanchiz; y la directora de Inclusión y Políticas Socioculturales, María José Parejo Guzmán, por parte de la UPO.

Tras agradecer a las ocho nuevas asociaciones la colaboración que hoy inician con la Universidad Pablo de Olavide, Francisco Oliva ha señalado cómo, a través del voluntariado, “buscamos algo más para el estudiante, el compromiso social, que es el compromiso con nuestro entorno. Cada uno de nosotros tenemos que hacer lo mejor para que la sociedad vaya avanzando”. El rector se ha referido asimismo a la importancia de que la labor voluntaria figure en el expediente académico “como un elemento de diferencia que, sin duda, será tenido en cuenta por las empresas y entidades empleadoras”.

Ocho entidades con una amplia representación

La Fundación Atenea, con más de 38 años de experiencia en la intervención con colectivos en situación de vulnerabilidad social y el desarrollo de investigación social, se encarga de ofrecer ayuda en la búsqueda de empleo, intervención y formación en el ámbito de la drogadicción y otras adicciones e intervención en situaciones de emergencia social, entre otras labores.

Por su parte, la Fundación Esplai desarrolla, desde 1999, programas y proyectos dirigidos a la mejora de la sociedad desde la perspectiva de los derechos, la inclusión y la transformación social a través del trabajo en red, la acción socioeducativa y la integración en el ámbito de las TIC.

La Asociación Acercando Realidades (ACRE) nace en 1995 de la mano de estudiantes de Pedagogía de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Sevilla, con el objetivo de aplicar sus conocimientos teóricos en la intervención social con colectivos en situación de vulnerabilidad y centra su trabajo en la infancia y la adolescencia de barrios desfavorecidos de Sevilla.

Más cercana a la Universidad Pablo de Olavide es ESN UPO. Erasmus Student Network forma parte de una de las mayores asociaciones de estudiantes de Europa que, a través de diversos programas, facilita la integración de estudiantes internacionales. Con su participación en el Programa de Voluntariado del la UPO, los y las participantes encuentran una experiencia benefactora y de aprendizaje de las distintas culturas que eligen esta universidad como estancia.

La Asociación ZALO está formada por un grupo de mujeres con especialización en la intervención con personas con discapacidad que desarrollan programas enfocados, por ejemplo, a la transición a la vida adulta con el objetivo de dotar de autonomía a estas personas y mejorar su calidad de vida.

Por otro lado, desde su área de voluntariado, la Residencia de Mayores San Juan de Dios tiene como eje central la hospitalidad, donde personal sanitario y personas voluntarias se coordinan para satisfacer las necesidades de los y las residentes.

En el ámbito de la diversidad, la Fundación Manuela Saborido ‘Manolita Chen’ persigue promover el legado de quien ha luchado incansablemente por los derechos de las personas LGTBI. Entre sus iniciativas, cuenta con una casa de acogida cuyo objetivo es proporcionar alojamiento, información, asesoramiento, apoyo y atención a jóvenes LGTBI que se encuentren situación de vulnerabilidad, urgencia social, exclusión o víctimas de violencia.

Finalmente, la Asociación Pasaje Begoña está dedicada a descubrir, proteger y difundir la memoria histórica LGTBI y se incorpora al Programa de Voluntariado de la UPO con el desarrollo de varios proyectos dirigidos a la investigación en materia de diversidad y promoción del Pasaje Begoña de Torremolinos desde un punto de vista científico, histórico, educativo y cultural.

Compromiso social desde sus orígenes

Desde su creación, el compromiso social ha sido una de las señas de identidad de la Universidad Pablo de Olavide. De hecho, su Oficina de Voluntariado y Compromiso Social, creada en 1999, fue la primera de las universidades públicas andaluzas. Desde entonces, más de 10.000 universitarios y universitarias han colaborado en actividades, programas y proyectos de voluntariado a lo largo de estos años en alguna de las 130 asociaciones con las que colabora la UPO.

Recientemente, esta labor ha sido reconocida con el Premio Andalucía + Social concedido por la Consejería de Inclusión Social, Juventud, Familias e Igualdad de la Junta de Andalucía en la modalidad de buenas prácticas en materia de voluntariado.

Ocho nuevas entidades se incorporan al Programa de Voluntariado

23 de mayo – 19.30 h

Agenda Cultural UPO: Teatro 'Ojos, un paraíso casi perdido'