Universidad Pablo de Olavide, de Sevilla


Ricardo Montecatine: “El ajedrez debería estar en los colegios como una faceta más de la enseñanza”

El presidente de la Federación Andaluza de Ajedrez defiende que su práctica beneficia la comprensión lectora, la lógica, la resolución de problemas, la responsabilidad en la toma de decisiones y mejora la capacidad de concentración

Ricardo Montecatine apuesta por la introducción del ajedrez en en todos los colegios, como una faceta más de la enseñanza.

Ricardo Montecatine apuesta por la introducción del ajedrez en en todos los colegios, como una faceta más de la enseñanza.

Si los niños españoles recibieran en la escuela nociones para la iniciación al ajedrez, mejorarían la comprensión lectora, la lógica, la resolución de problemas, la responsabilidad en la toma de decisiones y la capacidad de concentración de los alumnos. Es lo que ha defendido Ricardo Montecatine, presidente de la Federación Andaluza de Ajedrez, al apostar por la introducción del ajedrez en “en todos los colegios, como una faceta más de la enseñanza”, y citando como modelo a seguir lo que ocurre en Hamburgo, “donde una hora semanal del bloque de matemáticas se dedica al ajedrez. Eso es acertar en el planteamiento”, sentencia.

Ricardo Montecatine, presidente de la Federación Andaluza de Ajedrez.

Ricardo Montecatine, presidente de la Federación Andaluza de Ajedrez.

Ricardo Montecatine ha realizado estas declaraciones en el marco del curso de verano “Docencia del ajedrez en Educación Primaria”, que se viene desarrollando desde el lunes bajo la dirección de Eugenio M. Fedriani Martel, del Departamento de Economía, Métodos Cuantitativos e Historia Económica de la Universidad Pablo de Olavide, en la sede de la UPO en Carmona.

Montecatine denuncia la falta de implicación política en este asunto, ya que, a pesar de que se han presentado varias proposiciones no de ley en el Congreso de los Diputados, los distintos gobiernos “las han ignorado”, pese a que lo votado en la Cámara Baja “ya lo recomendaron la Unesco y el Senado en 1995, varios parlamentos autonómicos y el propio Parlamento Europeo en 2013”, recuerda. Estas propuestas postulan la introducción de asignaturas específicas en los planes de estudio de Educación Primaria, “pero mientras no se doten los presupuestos para formar a los docentes, de manera que hagan llegar los valores educativos de la práctica del ajedrez a sus alumnos y tengamos horas de clase reservadas a su enseñanza, lo del Congreso es un brindis al sol más”, lamenta.

Tras aclarar que hay que distinguir entre la práctica del ajedrez en competición federada, “que requiere una dedicación mayor”, del mero aprendizaje del juego y de su práctica en el ámbito docente, defiende que “aunque el ajedrez se presenta como una imitación de la guerra, realmente imita a la vida”, argumentando que “nos pide tomar decisiones con poco tiempo y nos castiga si nos equivocamos; nos pide no precipitarnos en nuestros juicios; nos empuja hacia un permanente ejercicio de objetividad en los análisis”. Ya en los años 70, recuerda, comenzaron a realizarse estudios sobre esta cuestión, concluyendo que el ajedrez “aumenta la creatividad, la concentración, el pensamiento mental crítico, la memoria, el rendimiento académico, la solución de problemas, el enriquecimiento cultural, la madurez intelectual, la autoestima y la puntuación en los exámenes”, enumera, citando a Fergusson.

Desde un punto de vista pedagógico, el presidente de la Federación Andaluza de Ajedrez recomienda “no dedicar un tiempo excesivo al estudio de las aperturas, los finales o la estrategia, sino dedicar el máximo tiempo posible al entrenamiento en la táctica, es decir, en las combinaciones”. Sobre la mejor edad para iniciarse en el ajedrez, Montecatine lo tiene claro: “entre los 7 y los 10 años”, concluye.

 


Archivado en: , , , , , , , ,