-->

Vista detalle

La pintora Cristina Ybarra opina que en España no existe una verdadera conciencia ciudadana de la importancia de la conservación del patrimonio

La rehabilitadora y pintora Cristina Ybarra opina que es necesario pagar en los museos o monumentos visitables para contribuir al sostenimiento de los mismos

Olavide en Carmona - 22/07/2014

La pintora y rehabilitadora Cristina Ybarra opina que en España no existe una verdadera conciencia ciudadana de la importancia de la conservación del patrimonio. Según ha manifestado, se trata de un problema educativo, por lo que aboga por darle mayor importancia al arte y a la cultura, tanto en los colegios como en las casas, para que la sociedad vaya cambiando y asumiendo nuevos valores.

Ybarra ha realizado hoy estas declaraciones en el curso sobre “Quién rehabilita el patrimonio” que se está desarrollando en el marco de los cursos de verano de la Universidad Pablo de Olavide en Carmona y en el que ha impartido la ponencia “Rehabilitación del palacio de Portocarrero”. Durante la misma, ha explicado los orígenes, historia, restauración y el proyecto de puesta en valor del monumento.

cristina_ybarraLa rehabilitadora y pintora Cristina Ybarra opina que es necesario pagar en los museos o monumentos visitables para contribuir al sostenimiento de los mismos

Artista multidisciplinar, Cristina Ybarra pinta y lleva la dirección artística de la restauración del Palacio de Portocarrero (Palma del Río, Córdoba) y su gestión. Este monumento, declarado Bien de Interés Cultural, aúna en su historia milenaria forjada en época romana un alcázar almohade y un palacio del Renacimiento. Además, ha diseñado jardines y este año también ha estado exponiendo en la Fundación de Cultura Andaluza, en el Ayuntamiento de Sevilla y en el de Huelva. Este año también ha realizado el cartel anunciador de la Romería de la Virgen del Rocío, encargado por la Hermandad Matriz de Almonte.

Para Cristina, su labor consiste en dirigir artísticamente las obras, lo que le permite desarrollar proyectos en muchos ámbitos creativos. También el diseño de jardines, la supervisión de acabados, solerías, fachadas, frisos, detalles arquitectónicos, las pinturas murales, la iluminación, la decoración, etc. En la actualidad, también a la gestión y puesta en valor del palacio.

“En esta ocasión, ha sido la propiedad privada la que se ha adelantado a la administración en cuanto a la conservación del patrimonio, puesto que se renuncia a la concesión volumétrica de viviendas concedidas por el Ayuntamiento, que permitió la construcción de unos bloques de pisos dentro del casco histórico, y se aborda en 1988 la restauración de un monumento en ruinas. El interés por la protección del casco histórico se manifestó mucho más tarde, cuando se declaró BIC y comenzó a desarrollarse el plan especial de protección”, según ha asegurado.

Con respecto a las acciones que podemos llevar a cabo los ciudadanos para colaborar en la conservación del patrimonio, esta artista apuesta por entender que hay que valorar más las artes en general y acostumbrarnos a pagar para contribuir al sostenimiento y mejora en la cultura, en los museos o en los monumentos visitables. “Debemos tomar ejemplo de otros países como Reino Unido, Estados Unidos o Italia, por ejemplo, que se apoyan más en general con donaciones, asociaciones, fundaciones o algunas leyes interesantes que hacen más fácil el mantenimiento”, puntualiza.

A la hora de afrontar la tarea de rehabilitar un edificio, Cristina Ybarra señala que existen importantes problemas económicos y burocráticos. De esta manera, reconoce que la labor de restauración monumental no está lo suficientemente respaldada por las instituciones y organismos públicos: “Hay pocas ayudas para rehabilitaciones privadas, no hay patrocinios o subvenciones, o éstas no llegan a los privados. Es muy complicado, por no decir imposible acceder a ellas”, considera.

Para ello ha puesto un ejemplo: “mientras que en Italia un palacio se puede dividir horizontalmente por pisos, algo que permite su venta y conservar el edificio, evitando su deterioro, aquí está prohibido. Se trata de un problema urbanístico. Tampoco hay facilidades para la transmisión si el edificio no es BIC, existiendo muchas trabas burocráticas y administrativas que alargan eternamente las licencias”.

Por último, ha reflexionado sobre el proceso de rehabilitación de un monumento. En su opinión, para que sea adecuada es necesario respetar el mismo, su historia, emplazamiento y uso, adaptándolo si es necesario, pero manteniendo criterios estéticos y funcionales adecuados. “Hacerlo con un punto de humildad para que prime la esencia de la obra original, y hay que tener en cuenta otros factores diversos como el mantenimiento posterior, tanto arquitectónico como la gestión, la idoneidad de los materiales, el uso, el buen gusto, los cánones, el sentido común o el presupuesto”, concluye.

Por último, ha agradecido la colaboración y ayuda a particulares, empresas, fundaciones y a las instituciones que apoyan y han animado al Ayuntamiento de Palma del Río a valorar el gran esfuerzo privado llevado a cabo en este caso durante más de 25 años en la protección del patrimonio y puesta en valor del recinto del Palacio de Portocarrero.

Olavide en Carmona
Facebook Twitter
Validación de Accesibilidad
Validación CSS 3.0
Validación XHTML 1.0 Transitional
RSS

La Universidad Pablo de Olavide utiliza cookies propias y de terceros para facilitar, mejorar y optimizar la experiencia del usuario, por motivos de seguridad, y para conocer sus hábitos de navegación. Recuerde que, al utilizar nuestros servicios, acepta nuestro aviso legal y nuestra política de cookies